Taxis Voladores

Taxis “voladores” en 10 años


LONDRES.-Lilium, una start-up alemana con ambiciones de poner “taxis voladores” eléctricos en el aire la próxima década, contrató a Frank Stephenson, diseñador de emblemáticas marcas de autos, incluyendo los modernos Mini, Fiat 500 y McLaren P1.

Lilium está desarrollando un avión ligero propulsado por 36 motores a reacción eléctricos montados en sus alas. Su objetivo es viajar a velocidades de hasta 300 kilómetros (186 millas) por hora, con un alcance de 300 km con una sola carga, ha dicho la firma.

Fundada en 2015 por cuatro estudiantes de la Universidad Técnica de Munich, la firma bávara ha establecido planes para demostrar un avión eléctrico de despegue vertical totalmente funcional para el próximo año, con planes para comenzar la reserva en línea de los vuelos para 2025.

Es una de varias compañías, desde la automotriz china Geely hasta la firma estadounidense Uber, que busca aprovechar los avances en tecnología de drones, materiales de alto rendimiento y manejo automático para convertir en realidad la conducción aérea, un elemento básico de películas de ciencia ficción como “Blade Runner”.

Stephenson, de 58 años, que posee ciudadanía estadounidense y británica, se unirá a la empresa de aviación en mayo. Vive al oeste de Londres y viajará semanalmente a las oficinas de Lilium fuera de Munich.

Famoso por una serie de éxitos en BMW, Mini, Ferrari, Maserati, Fiat, Alfa Romeo y McLaren, Stephenson liderará todos los aspectos del diseño de Lilium, incluidos el interior y el exterior de sus aviones, las plataformas de aterrizaje del servicio e incluso sus salas de embarque.

Stephenson recordó haber trabajado en Ferrari hace años y pensar que era el mejor trabajo que un niño adulto podría desear.

Su traslado a McLaren, donde trabajó desde 2008 hasta 2017, lo liberó para diseñar un nuevo estilo de diseño y diseño desde cero: “Eso fue lo mejor para un diseñador”, dijo.

Lilium está desarrollando un vehículo eléctrico volador de cinco asientos para pasajeros después de las pruebas en 2017 de un avión de dos asientos capaz de una transición en el aire desde el modo de vuelo estacionario, como aviones teledirigidos, en vuelo de alas, como aviones convencionales.

La combinación de estas dos características es lo que diferencia a Lilium de las empresas emergentes rivales que trabajan en los llamados automóviles voladores o taxis que dependen de las tecnologías similares a drones o helicópteros, como el rival alemán Volocopter o el gigante aeroespacial europeo Airbus.

Déjanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: