Cancer Estudio

Insuficiencia cardíaca ataca más a sobrevivientes de cáncer de mama y linfoma


MÉXICO.- Los pacientes con un tratamiento previo para cáncer de mama o linfoma tienen tres veces más riesgo de sufrir insuficiencia cardíaca congestiva que aquellos sin cáncer, afirmó a Efe el cardiólogo Héctor Villarraga.

“La insuficiencia cardíaca congestiva ocurre cuando el músculo cardíaco no bombea la sangre tan bien como debería. En el caso de los pacientes que superaron el cáncer, logramos detectar que al menos 7 % la padecían”, dijo el profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Clínica Mayo.

Investigadores de ese centro descubrieron que el mayor riesgo de insuficiencia cardíaca se producía apenas un año después del diagnóstico de cáncer y continuaba hasta pasados 20 años luego de haber completado su tratamiento.

Con los datos del Proyecto Epidemiológico de Rochester, los investigadores siguieron de forma retrospectiva, entre 1985 y 2010, los casos de insuficiencia cardíaca de 900 pacientes con cáncer de mama y linfoma, así como de 1.550 pacientes sin cáncer, todos habitantes del condado de Olmsted, Minnesota.

“Seguimos a esos pacientes por 25 años y encontramos que la falla cardíaca ocurría en alrededor de 7 % en los pacientes que habían tenido cáncer y en la comunidad alrededor del 3 al 3,5 %”, detalló.

Explicó que con ello lograron concluir que eran las terapias que se dan para el cáncer las que hacen que la persona desarrolle la falla cardíaca.

“Miramos las medicaciones que reciben los pacientes, la quimioterapia que es un medicamento que se llama antraciclina y eso estaba más relacionado con tener falla cardiaca de acuerdo a la dosis”, señaló.

Villarraga, quien es también consultor de la división de ultrasonido cardiovascular del Departamento de Medicina Cardiovascular, exaltó la relevancia de este estudio pues la falla cardíaca es un padecimiento que puede ser tratado con medicamentos.

“El mensaje más grande sería que la mayoría no desarrollará falla cardíaca pero tenemos que estar monitoreando para que cuando el paciente sea diagnosticado con cáncer asista más frecuentemente con el médico general, internista, cardiólogo o el mismo oncólogo para que le esté mirando el corazón”, explicó.

El especialista explicó también que enfermedades como la diabetes aumentan riesgo de sufrir este problema.

“Descubrimos que entre los pacientes con cáncer, los que también eran diabéticos o recibieron altas dosis de quimioterapia con el tipo de fármaco llamado antraciclina tenían aun mayor riesgo de insuficiencia cardíaca”, señaló.

El doctor indicó que la diabetes es una enfermedad que afecta a todos los órganos, y con ello el corazón puede estar más susceptible a que un medicamento, la radioterapia o ambos puedan dañar la función de ese músculo y llevarlo a la falla.

El estudio también subrayó la importancia de que tanto los pacientes con cáncer como los supervivientes se esfuercen por llevar un estilo de vida sano para el corazón a fin de reducir el riesgo general de enfermedad cardíaca.

“Nosotros hemos montado la clínica de cardioncología. Ahí le sugerimos al paciente que tenga un estilo de vida saludable de verduras, frutas, que haga ejercicio, controle su hipertensión, obesidad y diabetes, que deje de fumar y deje de tomar”, detalló Villarraga.

No obstante, aceptó que es muy difícil lograr esto en todos los pacientes. “Cuando una persona que acaba de ser diagnosticada con cáncer está muy triste y si le piden que haga ejercicio, baje su colesterol, cuide su presión, recibe mucha información en ese momento. Por eso hay que hacerlo de una manera paulatina”, advirtió.

Por último, recordó que el estudio sirve para alertar al paciente de cuidar su salud en cualquier momento de la vida.

“Si empieza con el mensaje desde que es diagnosticado, el paciente entenderá que se tratará y curará el cáncer y que si se cuida puede garantizar que su corazón no le falle en el futuro”, concluyó.

EFE

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: