Depósito de sal del Departamento de Sanidad en Brooklyn. Foto: P/P

sal-1


Déjanos tu comentario