Politicos

Se atiza el pleito entre los políticos del Partido Nacional y Alianza de Oposición


Tegucigalpa.-El fuego cruzado entre el gobernante Partido Nacional y la Alianza de Oposición se ha reactivado a niveles preocupantes, al punto que pareciera que el país está de nuevo en campaña política.

La tensión y la intranquilidad comienza a apoderarse de la población que merece mejor suerte, según los entendidos, por haber soportado casi todo el año pasado un bombardeo propagandístico.

Este estuvo seguido de un ambiente prelectoral tenso y de un período poscomicios caracterizado por manifestaciones violentas que dejaron más de 30 muertos y saqueos a la banca, la industria y el comercio.

Los calificativos de “ladrones”, “delincuentes”, “narcotraficantes”, “cucarachas” y “Juancito el bandido”, entre otros, teniendo como fondo irónicas carcajadas de los dirigentes de la oposición, han vuelto a atizar el “fuego” político.

Y los nacionalistas no se han quedado atrás. Epítetos comovándalos”, “saqueadores”, “mareros”, “extorsionadores” “señorito Salva”, “loco” y “mentiroso” han salido de boca de algunos dirigentes del partido de gobierno.Esperaron que se fueran

Los políticos responsables de esta crisis que no da señales de solución solo esperaron que abandonaran el país los tres integrantes de la misión exploratoria de las Naciones Unidas (Catalina Soberanis, Carlos Vergara y Marcie Bersky) para volver a los niveles de confrontación que los caracterizó previo a los comicios generales.

La misión de la ONU se reunió con todos lo sectores protagonistas de la crisis, escuchó sus planteamientos y llegó a la conclusión de que sí hay condiciones para impulsar un proceso de diálogo nacional que conduzca a la finalización del conflicto. Por lo menos eso fue lo que percibió al conversar con ellos.

Ellos expresaron esta necesidad al concluir una entrevista con el presidente Juan Orlando Hernández el jueves de la semana pasada. La misión abandonó el país y solo falta saber si la ONU nombrará el mediador o facilitador, según el caso.

El origen del reavivamiento

El detonante para que se reactivaran los señalamientos mutuos entre los políticos fueron varios mensajes que publicó el 11 de febrero el expresidente Manuel Zelaya, coordinador de la Alianza de Oposición, en los cuales revelaba la organización de diez mil comandos de insurgencia que utilizarán “métodos no violentos” para la toma del poder.

La meta, dice el exgobernante en su cuenta de Twitter, “es organizar diez mil comandos de lucha en todo el territorio nacional (y) en sesenta días seleccionar 300 mil miembros de comandos a nivel nacional y redefinir (un) plan de movilizaciones”.

La reacción nacionalista

La reacción del Partido Nacional no se hizo esperar. El mismo domingo el Comité Central del Partido Nacional (CCPN) emitió un comunicado acusando directamente a los líderes de la oposición, Manuel Zelaya Rosales y Salvador Nasralla, de estar coludidos con el crimen organizado y de haber contratado mareros para que representaran a la Alianza en las mesas electorales receptoras.

“Vemos a grupos extremistas de la oposición encabezados por Salvador Nasralla y Manuel Zelaya generando actos de violencia apoyados por mareros, crimen, narcotráfico y los agentes extremistas internacionales”, dice el comunicado.

“En la etapa poselectoral vimos a Nasralla y Zelaya usando estrategias basadas en el cinismo y una práctica antigua y siniestra”, agrega.

Luego dice: “Los que realmente quisieron robarse las elecciones, al verse perdidos, inmediatamente empezaron a acusar a los legítimos ganadores de lo que ellos mismos habían tratado de hacer: robarse las elecciones”.

Con sus actuaciones, según el Partido Nacional, Nasralla y Zelaya “dejan desenmascarado sus verdaderas intenciones, que son las mismas de siempre –el caos, la ingobernabilidad, la desestabilización, la violencia–, el método de ellos es el caos, su propósito es causar un daño económico grave para el país”.

Ver:  El saneamiento universal y la energía renovable, fundamentales para el desarrollo sostenible

Las carcajadas de Nasralla

Preguntado sobre estas acusaciones nacionalistas, Nasralla se tiró una sonora carcajada y afirmó que “son manotadas de ahogado, están desesperados y sacó (JOH) a todas sus cucarachas a dar declaraciones en diferentes foros y medios”.

Dijo que él proviene de una familia decente y nunca ha necesitado recurrir “a los negocios sucios ni al crimen organizado”.

Luego le pidió pruebas al nacionalismo de que tanto él como Zelaya están coludidos con el narcotráfico. “El crimen organizado en Honduras lo maneja el señor Hernández y su pandilla”, insistió Nasralla en un programa de Hch.

Nasralla también la arremetió contra el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, de quien dijo es “un hombrecito de Choluteca, mentiroso y empleadito de Juancito el bandido”.

El expresidente Manuel Zelaya también se rio cuando se le preguntó si realmente fueron ellos los que se quisieron robar las elecciones. Estas acusaciones “las veo como propaganda política”, aseguró.

“Toñito” y RIAL lo llamaron

Nasralla, en una entrevista esta vez al programa Frente a Frente, reveló que dos dirigentes nacionalistas, el diputado Antonio Rivera Callejas y el designado presidencial Ricardo Álvarez lo llamaron a él y a sus cercanos colaboradores por teléfono la madrugada del lunes 27 de noviembre para felicitarlo por el triunfo.

“La misma gente del Partido Nacional llamó a nuestra gente el 26 (27) de noviembre para ponerse a las órdenes: Toño Rivera y Ricardo Álvarez llamaron para ponerse a las órdenes porque se dieron cuenta que habían perdido”, dijo.

“Ni te tirés”

Esta revelación de Nasralla molestó a Rivera y a Álvarez. El primero no se aguantó y se trasladó al canal para rechazar los señalamientos mientras que el designado presidencial prefirió llamar y mandar mensajes por su cuenta de Twitter.

Ver:  Trump recibe a Macron en la Casa Blanca y elogia alianza EE.UU.-Francia

“Nasralla en su frustración por no haber ganado las elecciones, sigue en esa estrategia de mentira, de odio y de división. Esta última mentira que se ha tirado: miente, miente y miente”, afirmó el designado. “No es él (Nasralla) el que va a poner en duda mi cachurequismo y mi amor al partido”, aseguró.

Luego Álvarez posteó en su cuenta de twitter varios mensajes entre los cuales dijo: “Hay un mentiroso patológico, objeto de estudio por la ciencia médica, con mentiras pretende poner en duda mi lealtad al Partido Nacional”.

Agrega: “Nasralla, ni te tirés, no lo vas a lograr, mi partido sabe de lo que estoy hecho”.
Mientras, Rivera Callejas se refirió en el estudio de televisión a Nasralla como “el señorito Salva”, quien es “cínico, miente y dispara a lo loco”.

“Nasralla dispara a lo loco, pero llegó el momento de pararlo. Yo por lo menos espero un tiempo prudencial para que él se retracte de lo que dijo de que yo lo he felicitado y que me le he puesto a la orden”, afirmó. “No lo he felicitado por su triunfo”. ¿cómo lo voy a felicitar si perdió?, se preguntó el vicepresidente del Congreso. A estos cruces de palabras, de acusaciones, se sumaron las de otros dirigentes de ambos sectores.

El presidente Hernández pidió el lunes que la ONU investigue los vínculos entre un partido político y las pandillas y el crimen organizado. Dijo que esta amenaza la pueden vivir otros países que van camino a procesos electorales.

FUENTE; EL PAIS

Déjanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: