Otra vez el juez investigado por traslado de prisión a Quirinito no asiste a interrogatorio

SANTO DOMINGO, RD.-Nuevamente, el  suspendido juez de Ejecución de la Pena de San Cristóbal, Willy de Jesús Núñez, no acudió al interrogatorio en la Inspectoría de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), que acudirá el próximo lunes.

Inicialmente,  el interrogatorio estaba pautado para el miércoles 18 de octubre, pero no fue realizado porque el juez  envió una excusa alegando que se encontraba en Panamá en un curso y que retornaría ayer, por lo cual fue citado para este viernes.

El requerimiento al juez fue hecho por el director del departamento de Inspectoría de la SCJ, Radhamés Peña, a fin de interrogarlo sobre la resolución que emitió, disponiendo el  traslado de Quirinito de la cárcel Modelo de Najayo-Hombres al Centro de Corrección y Rehabilitación Vista del Valle en San Francisco de Macorís.La “Muerte” de “Quirinito”

La “Muerte” de “Quirinito”

A principios del 2010, Pedro José Castillo Paniagua (Quirinito), se encontraba detenido mientras se le encausaba por la muerte del ciudadano español, Adolfo Justo Cervantes Arellano (Waikikí), pero luego fue dejado en libertad, favorecido por un Habeas Corpus conocido por el Juez Alejandro Vargas, quien atendió el alegato de sus abogados de que había sido apresado ilegalmente.

El 8 de febrero de ese año el imputado fue re apresado en la Fiscalía de San Cristóbal cuando se presentó a firmar el libro que garantizaba su permanencia en el país.   Sometido a juicio en un tribunal de San Cristóbal, fue encontrado culpable y condenado a 30 años de cárcel, pero esta sentencia le fue reducida a 20 años por un tribunal de la provincia Peravia que conoció la primera sentencia en apelación. El veredicto debía cumplirse en la cárcel de Najayo, pero por “razones de salud” y “para que estuviera cerca de su familia”, se le envió a cumplir la pena en la cárcel de San Francisco de Macorís.

El 26 de mayo de este año, la jueza del Tribunal de Ejecución de la Pena, Aleida Jiménez Acosta, varió la modalidad del cumplimiento de la Pena a Prisión Domiciliaria. Esta medida se basaba en un Certificado expedido por un médico del Instituto Oncológico de San Francisco de Macorís (el doctor Ángel Garabot).

Semanas después de emitir esta medida “humanitaria”, se comprobó que “Quirinito” había desaparecido y que existía un Acta de Defunción donde era declarado su deceso. Sin embargo, numerosas interrogantes se generan por esta extraña “muerte”. A quien se le concedió la custodia y responsabilidad de presentarlo periódicamente a las autoridades fue a Jennifer Stephanie Domínguez, medida improcedente y sospechosa ya que se trataba de la esposa del imputado; a sus familiares nadie le informó sobre su fallecimiento (estos creen que aún está vivo); su cadáver no aparece en ningún cementerio y entre otras confusiones, no hay pruebas de que estuvo en Prisión domiciliaria en el lugar donde lo impuso su sentencia (en el Residencial Betty Marie de SFM).

Aparentemente “Quirinito” desapareció desde que salió de la cárcel de San Francisco de Macorís, culminando el éxito de una amplia operación de encubrimiento y complicidades, o ¿realmente murió y su cadáver cremado? Ninguna versión es fiable y las conjeturas aumentan por el silencio y la inoperancia de las autoridades, quienes, al momento de escribir este artículo, no han apresado a nadie, “no saben” de la suerte de Quirinito ni tienen ninguna versión oficial al respecto.

A muchos criminales poderosos y evasivos, cuando se consigue su detención por alguno de sus hechos, les rodean siempre misteriosos eventos que implican sospechas de sobornos a jueces, médicos, policías custodios, fiscales, alcaldes de prisiones, etc. Esta gente dispone de muchos recursos y con avidez se mueven a la sombra hasta lograr sentencias favorables, no ser enjuiciados, comodidades en las cárceles, certificados médicos falsos, etc., esto parece haber acontecido con “Quirinito”.

Desde su sometimiento inicial en el 2010, se produjeron eventos cuestionados en torno a su persona. Sentencias injustificadas para ponerlo en libertad o benévolas con pobres argumentos, traslados sospechosos de una cárcel a otra, certificados médicos de supuestas enfermedades, una sentencia ordenando prisión domiciliaria, y finalmente, un Acta de Defunción certificando “su muerte” y la desaparición de su cadáver.

El sistema judicial corrupto, ha “matado” en forma extraña a Pedro José Castillo Paniagua “Quirinito” y luego ha desaparecido su cadáver. Es uno más de los tantos eventos extraños que se producen en nuestro sistema judicial y cada uno de los cuales es un duro golpe que hiere profundamente a la justicia dominicana. Es otro gran escándalo judicial que “se investiga” a paso de tortuga, sin aparente interés en encontrar a los culpables, porque posiblemente haya personas, judicial o políticamente muy importantes.

 

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: