Anuncios
Terremoto V
Terremoto de magnitud 7,3 sacude Venezuela y desata el pánico en Caracas. (AP).

El terremoto de magnitud 7,3 que sacudió Venezuela deja daños materiales tras el mayor sismo desde 1900

CARACAS.-Un poderoso terremoto que sacudió la costa noreste de Venezuela ayer, obligó a los residentes de la capital a evacuar edificios y a interrumpir una manifestación progubernamental en apoyo de las controvertidas reformas económicas, reporta AP.

El terremoto de 7.3 fue el más grande en ocurre en Venezuela desde 1900, según el Servicio Geológico de EEUU. Pero a una profundidad de 76 millas (123 kilómetros) parece haber causado daños limitados incluso cerca de su epicentro, a pocas millas de la península de Cariaco, escasamente poblada, que se extiende hacia el este en el Caribe.

En Cumaná, la ciudad más grande cerca del centro del terremoto, las estanterías de los supermercados se derrumbaron. En un centro comercial, una mujer sorprendida por el pánico de las personas que salían corriendo del edificio cayó sobre una escalera mecánica y se hirió.

En el centro de Caracas, el concreto de los pisos superiores del rascacielos inconcluso de la Torre de David cayó a la acera, obligando a los bomberos a cerrar el tráfico.

Un terremoto del mismo tamaño en la misma zona dejó docenas de muertos en 1997.

Pero la sismóloga Lucy Jones, investigadora asociada al Instituto de Tecnología de California, dijo que la considerable profundidad del terremoto probablemente evitó una tragedia.

“La sacudida se muere a distancia”, dijo, y agregó que la profundidad del terremoto significa que es probable que haya menos réplicas.

El terremoto también se sintió en Colombia, Guyana, Barbados y Granada.

Cuando la Tierra dejó de agitarse, trozos de la fachada del edificio Girasol -una estructura residencial de siete pisos al centro-norte de Caracas– se desplomaron sobre el suelo de una Venezuela recién agitada por reformas económicas que aún no parecieran garantizar estabilidad en el país.

“Sentí una fuerte vibración en el piso y se escuchaba como un fuerte zumbido. A lo que sonó el estruendo de la fachada todos en el depósito salimos a la calle”, relató Walter Nieves, empleado de un depósito de 45 años.

 

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: