Dilma
Dilma Rousseff teme un “baño de violencia” tras ataques a Lula

Dilma Rousseff teme un “baño de violencia” tras ataques a Lula


RIO DE JANEIRO.-La expresidenta de Brasil Dilma Rousseff teme que se produzca un ‘baño de violencia’ durante la campaña presidencial del Partido de los Trabajadores (PT) tras los ataques el domingo contra el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva durante una caravana proselitista por el sur del país.

“Lo que está ocurriendo en la caravana de Lula es muy grave”, advirtió el lunes Rousseff en una rueda de prensa con medios internacionales en Río de Janeiro. “Vine aquí a denunciar lo que puede ocurrir en la campaña electoral: un baño de violencia contra nosotros”, añadió la expresidenta.

Rousseff acusó de la violencia a milicias parapoliciales supuestamente vinculadas con la “extrema derecha” que ha emergido en Brasil desde el golpe de Estado que la sacó del poder, y que relacionó también con el reciente asesinato en Río de la concejal de izquierda Marielle Franco, que abogaba por la igualdad racial y de género.

“No fue en vano que Marielle fue asesinada (…) Ella debía ser silenciada, al igual que la voz de Lula. Esto es un avance del fascismo”, manifestó durante la misma rueda de prensa Celso Amorim, canciller de Lula (2003-2010) y ministro de Defensa de Rousseff.

Lo que está ocurriendo en la caravana de Lula es muy grave, (…) Vine aquí a denunciar lo que puede ocurrir en la campaña electoral: un baño de violencia contra nosotros”, declaró la expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

Lula da Silva: Quiero regresar y reconstruir Brasil sin odio | HISPANTV

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva quiere regresar al poder para ‘arreglar el país’, recalcó el domingo, y tras criticar la burocracia, que muchas veces obstaculiza la materialización de proyectos gubernamentales, prometió que muchas cosas van a cambiar.

Ayer lunes un tribunal de apelaciones ratificó la condena a 12 años y un mes de prisión a Lula por recibir un apartamento de una constructora a cambio de favores, dando así luz verde al encarcelamiento del exmandatario, si bien la medida no podrá hacerse efectiva hasta después del 4 de abril.

No obstante, Lula da Silva, que gobernó entre 2003 y 2010, asegura que no existen pruebas en su contra y acusa a los jueces de imparcialidad en su caso con miras a evitar que se presente en las competencias electorales por un nuevo mandato.

Aunque el ex jefe de Estado se ha postulado como candidato del Partido de los Trabajadores para los comicios presidenciales, esta aspiración puede truncarse puesto que existen normas electorales que impiden que un condenado en segunda instancia pueda optar a un cargo electivo.

lvs/ktg/alg

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: