Anuncios
Francias
El atacante ingresó al supermercado al grito de "Alá es el más grande". Foto: Reuters

Ataque yihadista en Francia con rehenes: tres muertos

PARIS.-Francia fue blanco ayer viernes de un nuevo atentado yihadista a manos de un “lobo solitario” que actuó inspirado en el extremista Estado Islámico (ISIS). Mató a tres personas e hirió a otras 16 en el sur de Francia.

“Nuestro país sufrió un ataque terrorista islamista”, declaró el presidente francés Emmanuel Macron, que se enteró del atentado mientras daba una conferencia junto a la canciller alemana Angela Merkel en el marco de la cumbre de la Unión Europea en Bruselas.

El autor de este ataque, cometido en varias etapas entre las ciudades de Carcasona y Trèbes, un marroquí identificado como Redouane Lakdim, de 25 años, actuó “solo” y era conocido por “pequeña delincuencia”, dijo el ministro francés del Interior, Gérard Collomb. “Todos los días detectamos y frustramos nuevos ataques. Por desgracia, este golpeó sin que pudiésemos contrarrestarlo”, afirmó Collomb.

El grupo yihadista ISIS reivindicó rápidamente el atentado a través de su agencia de propaganda Amaq. “El hombre (…) es un soldado del Estado Islámico, que actuó en respuesta al llamamiento” a actuar “contra los países miembros de la coalición” internacional contra el ISIS en Irak y en Siria, dijo.

El héroe

El atacante perpetró su matanza en un sangriento recorrido que culminó con una toma de rehenes en un gran supermercado en Trebes.

Robó primero un automóvil en Carcasona, matando a un pasajero e hiriendo al conductor. Un poco más lejos, disparó e hirió levemente a un policía que volvía de correr con otros agentes cerca de un cuartel.

Unos minutos más tarde entró en un supermercado de Trebes, a menos de 10 kilómetros de Carcasona, y mató a otras dos personas, un empleado y un cliente. En el interior, retuvo a una mujer, mientras otros rehenes consiguieron huir.

Un teniente coronel de 45 años de la gendarmería enviado al lugar se propuso como rehén en lugar de la mujer. Este oficial resultó herido de gravedad por los disparos del atacante, lo que desencadenó el asalto de las fuerzas de élite de la gendarmería, que escucharon los disparos porque el teniente coronel había dejado su teléfono conectado encima de una mesa. Este gendarme “lucha contra la muerte”, dijo Macron.

El momento en que Macron es informado del atentado terroristas en Trebes. Foto: AFP

momento en que Macron es informado del atentado terroristas en Trebes. Foto: AFP

El atacante.

Redouane Lakdim, nacido el 11 de abril de 1992 en Marruecos, era objeto de una ficha “S” de seguimiento por radicalización desde 2014 y, aunque había sido vigilado en 2016 y 2017 por los servicios de inteligencia, no hubo elementos que hicieran pensar que iba a actuar. Lakdim fue condenado en mayo de 2011 a un mes de cárcel por portar un arma prohibida y a otro mes por uso de estupefacientes, que cumplió en Carcasona en 2016.

Armado con cuchillos, un arma corta y granadas, el agresor gritó “Alá Akbar” (Alá es el más grande) al entrar en el supermercado, según testigos.

“Gritó y empezó a disparar varias veces”, aseguró un cliente del supermercado a la radio FranceInfo. “Vi la puerta de una cámara frigorífica y le pedí a la gente que viniera a refugiarse allí. Éramos 10 y nos quedamos una hora. Hubo más disparos y salimos por la puerta de emergencia trasera”, contó.

Ayer de tarde la policía francesa detuvo a una mujer relacionada con el atentado en Trèbes. El fiscal François Molins, cuya sección antiterrorista está a cargo de la investigación, indicó que la arrestada ha sido acusada de asociación criminal con fines terroristas. La detenida, según los primeros datos de las pesquisas, “compartía su vida” con el autor del ataque.

La amenaza.

Este atentado de ayer reivindicado por el ISIS sería el primero importante desde la elección de Macron en mayo pasado. Francia sigue en alerta tras una serie de atentados desde el ataque contra el semanario Charlie Hebdo en enero de 2015, que dejó 12 muertos. La ola de atentados yihadistas dejó un total de 238 muertos y cientos de heridos en 2015 y 2016. Varios de esos ataques o intentos de ataque apuntaron a militares o policías.

Las autoridades temen nuevos atentados a pesar del incremento de las medidas de seguridad instauradas por el gobierno, cuya señal más visible es el despliegue de 10.000 policías y militares en las calles, estaciones y lugares turísticos.

El anterior ataque reivindicado en Francia por el ISIS había tenido lugar en Marsella, el pasado 1 de octubre. Ese día, un tunecino de 29 años mató a dos jóvenes ante la estación Saint-Charles de la ciudad meridional al grito de “Alá Akbar”, antes de ser abatido.

“Insto a nuestros conciudadanos franceses a que se mantengan conscientes de la amenaza terrorista, pero también que sepan de la fuerza y la resistencia que nuestra gente demostró cada vez que fue atacada”, dijo ayer Macron.

Toma de rehenes, la cuarta vez desde 2015

La toma de rehenes ayer en Trèbes supone la cuarta vez que el terrorismo yihadista recurre en Francia a este tipo de métodos desde 2015. El 9 de enero de ese año, un terrorista secuestró a más de una docena de personas en un súper judío en París y mató a cuatro. Ese mismo día, otros dos yihadistas, que dos días antes mataron a doce personas en la revista Charlie Hebdo, tomaron un rehén en su huida. Pero la mayor toma de rehenes llegó en la oleada de atentados de noviembre de 2015, en la que murieron 89 personas.

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: