Crisis fiscal coloca al filo de la navaja a Grecia

Enm una acción sin precedente en Europa,  primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha puesto en manos de su pueblo decidir qué hacer con la enorme carga fiscal heredada por administraciones  anteriores. Foto tomada de el portal  digital RT

Enm una acción sin precedente en Europa, primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha puesto en manos de su pueblo decidir qué hacer con la enorme carga fiscal heredada por administraciones anteriores. Foto tomada de el portal digital RT

ATENAS- Acosada por una insostenible crisis fiscal heredada de administraciones anteriores, el gobierno popular que encabeza Alexis Tsipras, ha puesto en manos del electorado  decidir en un referéndum este domingo si se rinde ante la presión de los acreedores o por el contrario continúa la línea de inclusión social que ha catapultado su liderazgo entre los indignados de Europa.

Con su llegada al poder, aupado por grupos sociales cansados de los partidos tradicionales, la agenda política cambió radicalmente en la cuna de la democracia: pese a la gravedad de la crisis, el nuevo gobernante aceptó el desafío de asumir como prioridad número uno, promover políticas sociales de inclusión social.
Pero el apremio de los acreedores le ha obligado a delegar en el poder popular la decisión que se debe tomar. El mandatario se comprometió a respetar la voluntad popular que se exprese en el referéndum, “sea cual sea el resultado”.

Aunque algunos acreedores europeos se oponen al referéndum, el congreso griego confirmó la convocatoria para este domingo.

Entretanto, el primer ministro Tsipras entregó al Fondo Monetario Internacional (FMI una solicitud de prolongación de las obligaciones de reembolso de Grecia que vencieron esta semana.

En una carta a su pueblo, el gobernante agrega que “en medio año para que Grecia pueda solventar las necesidades mínimas, sin afectar a los más necesitados, como se estila en el resto de Europa, el nuevo gobierno se vio forzado a negociar la deuda multimillonaria cuyo destinatario al parecer no fue el pueblo griego”.

“Nuestra promesa consistía en negociar con nuestros socios europeos el fin de la austeridad y el retorno de la justicia social a nuestro país”, recordó Tsipras..

Se queja de que tras cinco meses de negociaciones, “nuestros socios europeos nos presentaron un ultimátum” que contraviene  los principios y valores de Europa.

Señala entre las medidas que reclaman los acreedores como la desregulación del mercado laboral, recortes en las pensiones, recortes en salarios públicos, incremento del IVA en alimentos.

“Estas propuestas violan las reglas europeas y los derechos fundamentales del trabajo, la igualdad y la dignidad”, manifiesta.

Y puntualiza: “ El objetivo de algunos de nuestros socios no era más que la humillación de todo el pueblo griego”.

En opinión del  mandatario griego ante “ esta austeridad descarnada y autocrática debemos responder con democracia, compostura y decisión”.

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: