Una mujer debe reemplazar a Jackson, no a Hamilton en nuestra moneda impresa

Frances Perkins y Eleanor Roosevelt

Frances Perkins y Eleanor Roosevelt

Por Eric Schneiderman.-El secretario del Tesoro Jack Lew está en lo correcto al anunciar que su departamento va a poner por fin a una mujer en el papel moneda de nuestra nación. Las enormes contribuciones de generaciones de mujeres a la historia de América han sido pasadas por alto durante demasiado tiempo.

Pero escogieron el billete equivocado. Hay pocas personas que ejemplifican los ideales de oportunidad, el espíritu empresarial y el compromiso con el bien colectivo que el gran neoyorquino, cuya cara está impresa en el billete de $10, Alexander Hamilton.

Nacido de una madre soltera en West Indies, Hamilton quedó huérfano y prácticamente sin un centavo cuando emigró a Nueva York cuando era un adolescente en 1773. En sólo unos pocos años, se convirtió en ayudante de confianza a George Washington y uno de los principales intelectuales y voces morales de la naciente nación.

Pero es su impacto duradero en la economía estadounidense, la estructura de nuestro gobierno, y su visión única de progreso social y económico lo que lo debe mantener en el billete de $10.

Hamilton fue uno de los primeros en proveer fundamental apoyo a la idea de un gobierno nacional fuerte, capaz de afrontar los retos enormes y la realización de soluciones grandes y abarcadoras. Su idea de una unión fuerte inspiró las políticas y programas progresistas que dieron forma a nuestra república durante siglos.

Además, entendió que la fuerza de la unión estaba inextricablemente ligada con la fuerza, la equidad y la flexibilidad de la economía nacional.

Para Hamilton, la fuerza económica nacional es un requisito previo para la dignidad individual y la libertad. En una ocasión dijo que “el precio de la libertad”, fue la deuda nacional que estabilizó y salvó a la economía de Estados Unidos después de la Guerra de la Independencia.

Un abolicionista acérrimo, Hamilton fue uno de los miembros fundadores de la Sociedad de Manumission de Nueva York. Él era un administrador y homónimo de Hamilton-Oneida Academy, una escuela de Nueva York al norte del estado dedicada a la educación de los niños-Nativos Americanos.

El compromiso de Hamilton a la igualdad de justicia bajo la ley se puso a prueba al final de la guerra revolucionaria. Cuando llegó el momento de decidir cómo tratar a los colonos que se habían aliado con los británicos, Hamilton se destacó una vez más.

Aunque muchos ciudadanos trataron de despojar a británicos leales de sus derechos, Hamilton tomó estos casos, no sólo para defender los derechos fundamentales, pero para mantener la diversidad de puntos de vista políticos en América. Su trabajo en uno de estos casos, Rutgers vs. Waddington, avanzó la creación de la revisión judicial.

Además de demostrar su integridad y consciente de los conflictos que podría causar, él cortó todas las fuentes externas de ingresos, mientras estaba en la oficina, algo que ni siquiera Washington o Jefferson hicieron.

Así que, si el Departamento del Tesoro no debe quitar Hamilton del billete de $10, ¿qué deben hacer? La respuesta es bastante simple: Reemplazar Andrew Jackson en el billete de $20.

No necesitamos cavar muy profundo para ver que el hombre responsable del “Trail of Tears” no puede ser el mejor ejemplo de los ideales americanos de libertad y justicia para todos.

En lugar de Jackson, debemos colocar a una gran luchadora por los derechos de los trabajadores. Nueva York ha producido dos excelentes opciones: Eleanor Roosevelt y Frances Perkins, Secretaria del Trabajo de Franklin Roosevelt y la primera mujer en un gabinete presidencial.

Ambas mujeres fueron fundamentales en establecer muchas de las políticas públicas más impactantes del siglo 20, incluyendo el Seguro Social, las leyes sobre el trabajo infantil, las leyes de salario mínimo y otras protecciones para los trabajadores que por suerte se dan por sentadas hoy en día.

No es fortuito que la primera mujer presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, sugiriera que Perkins debe ser la primera mujer en nuestra moneda impresa.

Hamilton es un modelo del sueño americano y un faro para millones de inmigrantes que lo siguieron a nuestras costas. América es más fuerte, más inclusiva nación gracias a él.

La solución es clara: Honremos a Hamilton dejándolo donde está – y reemplazar a Jackson con una mujer que verdaderamente representa los mejores ideales de esta gran nación.

Schneiderman es el Fiscal General del Estado de Nueva York

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: