Fernando A. De León

Solidaridad del bonobo


Por Fernando A. De León

Se dice que los simios tienen de un 96 a 98 por ciento de nuestros genes. Pero aunque somos animales racionales tal vez con nuestra falta de solidaridad y actitudes mezquinas, los humanos, nos diferenciarnos diametralmente de los antropoides, que son nuestros ancestros.

Sin embargo, un grupo de científicos que estudia el comportamiento de los primates, determinó que es muy posible que heredemos una dosis de su generosidad Sobre todo de uno que es “remanente” de nuestros ascendentes, oriundo de un santuario de la República Democrática del Congo y que lleva el mismo nombre de ese lugar; nos referimos al bonobo.

En un reportaje del New York Times se explica que éste, por su solidaridad y actitud pro-social comparte sus alimentos con los demás de su especie, entre los que se incluye al chimpancé, su primo cercano. Pero con todo y esas bondades, el hombre, ha evolucionado con ostensibles falencias en cuanto a lo idóneo de esa bondad, si partimos de otro informe señalando que en el mundo de hoy hay alrededor de 821 millones de personas pasando hambre.

Un grupo de especialistas da cuenta de que de cada diez personas, por lo menos una pasa hambre. Parecería que no hay mayores escollos, pero si nos basamos en que sólo una reducida cantidad de ellas posee la riqueza equivalente a la que tiene la mitad de la tierra; ese resultado no es justo.

En conclusión, por pretender ser más ambiciosos y “civilizados” nuestra intención es apartarnos de la actitud altruista del bonobo. Nuestro país, donde pese a un presunto crecimiento económico hay mucha desigualdad e inequidad, no parece ser la excepción; escasea la nobleza de estos simios y ello rezuma en que quizás heredemos más la malicia y burla del chimpancé, y no la justeza, solidaridad y generosidad del bonobo.

El autor es periodista, miembro del CDP en Nueva York, donde reside.

Déjanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: