Anuncios

Por Editorial Semanario Camino

SANTIAGO, RD.-Los enfermos que en nuestro país viven en situaciones de pobreza están condenados a morir antes de tiempo. Es la realidad que observamos. Decir lo contrario es querer tapar el sol con un dedo. Además, las condiciones en que se encuentran muchos centros de salud, sobre todo aquellos ubicados lejos de las grandes ciudades, no son las mejores y esto empeora y hace más difícil la situación de abandono y orfandad de tantos dominicanos carentes de salud.

A esto se agrega la incertidumbre que sufren los empobrecidos que tienen el privilegio de estar en la Seguridad Social porque deben pagar un complemento por consultas y en otras ocasiones, cuando van a un especialista, éste no acepta ningún tipo de seguro, alegando que las ARS no compensan como debe ser, el trabajo que hacen estos profesionales de la medicina.

También hay casos en los que las ARS no cubren los medicamentos específicos indicados por los médicos, tampoco el tratamiento para ciertas enfermedades. Esto lleva a las familias a tener que recurrir a la venta lo poco que tienen, quedando en la pobreza extrema.

Hospital Rd 4

Esta realidad nos lleva a recordar lo que nos dice el Papa Francisco cuando expresa que: La sanidad es un derecho, no un negocio. Y sigue diciendo el Sucesor de Pedro:
“Cuando la persona enferma no se coloca en el centro y no se considera en dignidad, se generan actitudes que pueden llevar incluso a especular sobre la desgracia de los demás. ¡Y esto es muy grave! Es necesario vigilar, sobre todo cuando los pacientes son ancianos con una salud muy comprometida, si sufren patologías graves y costosas para su cuidado o son particularmente difíciles, como los enfermos psiquiátricos.

Si se adopta de forma indiscriminada el modelo empresarial en el sector sanitario, en lugar de optimizar los recursos, significa utilizarlos de forma ética y solidaria y no de penalizar los más frágiles.” Nos hacemos eco de esta preocupación del Papa porque creemos que es inhumano acumular riqueza en base al dolor y angustia de tantas personas enfermas que ven cerrados los caminos para llegar a recuperar la salud perdida.

Hospital Salcedo

Ahora que el Ministerio de Salud Pública, la Asociación Dominicana de Administradoras de Riesgos de Salud, Asociación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados, y la Sociedad de Médicos Especializados, y otras instancias de ese sector están dialogando para buscar una salida a este problema, solicitamos a las autoridades que asuman su rol emprendiendo acciones que vayan en beneficio de los que no tienen voz, que son los pacientes, para así lograr un sistema de salud más humano, en donde el lucro no esté por encima de la vida, y que vaya en beneficio de los que no tienen la posibilidad de contar con atenciones médicas dignas y a tiempo. Si en otras naciones lo han logrado, aquí también podemos alcanzarlo.

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: