PLD 44 años después y …¿para qué?


El Partido de la Liberación Dominicana cumple 44 años de fundado, bajo un lema que practicamente quedó en el pasado, desde el mismo momento que esta organización politica llegó al poder por primera vez en el 1996, especialmente lo de “Servir al partido para servir al pueblo’’. Pero también el partido que fundó el profesor Juan Bosch, ya no discute los principios fundamentales de carácter ético y filosófico; que le dieron razon de ser y cada vez menos se perciben propuestas seria y coherente ante el pertinaz empobrecimiento del Pueblo Dominicano.

Evidentemente los trapitos, no se lavan en casa, la guerra sin guartel, por el afán continuista del actual mandatario, se evidencia entre danilistas y leonelistas, que para algunos analistas politicos amenaza con la división del partido, y posiblemente el detonante para su sálida del poder a partir del 2020.

El tema de la celebración de las primarias aparentemente, es la causante de que estos dos ‘’sorros’’ politicos, se encuentren enfrentados, pero no, sus diferencias vienen de lejos. Ambos aplican los método de Maquiavelo, sobretodo Medina, quien para mantenerse en el poder modificó un solo articulo de la Constitución de la República y ha demostrado que es capaz de hacer lo que sea para mantenerse en el poder, sin detenerse a tomar en cuenta que el país colapsa y que nos lleva a la conclusión de que es imposible derrotar en cualquier proceso eleccionario.

El presidente Medina aboga por primarias abiertas y simultáneas, mientras que el Dr. Fernández propugna por primarias cerradas, atendiendo al artículo 216 de la Constitución de la República, el cual indica que cada partido es libre de escoger la forma de realizar sus primarias endógenas, siempre y cuando se respete la democracia interna y la transparencia, acorde a la ley.

En un intento de aparentar una unidad imposible en un partido que ha desfraudado a millones de dominicanos por sus malas ejecusiones el pasado sábado Medina y Fernández se saludaron con un abrazo definido como el abrazo de ‘’judas’’ en la boda de la hija mayor del presidente, Candy Sibeli Medina.

El abrazo quedó registrado en una instantánea que circuló con insistencia por las redes sociales, al igual que otras fotografías, en una de las cuales se ve cuando Fernández es saludado por el ministro administrativo de la presidencia, José Ramón Peralta.

Danilo Leonel 1

Fuente externa

Es importante recordar que el profesor Juan Bosch, cuando hizo pública su renuncia como presidente del Partido Revolucionario Dominicana (PRD), concibió la idea de formar un nuevo partido, con una organización muy diferente al PRD, hoy aliado al oficialismo, persiguiendo una mística y disciplina únicas a partir del establecimiento de los Círculos de Estudio, confiriéndole a la organización morada la estructura de un partido de cuadros.

De lo que se trata es que el partido de Bosch, está muy lejos de lo que fue creado y cada cual lucha por sus intereses, de ahí se desprende que para muchos, ser miembro del PLD y nada, es la misma cosa, por eso quieren primarias abiertas y simultáneas con el padrón universal de la Junta Central Electoral, para continuar menospreciando y olvidando que la máxima condición que ostenta un peledeísta, es ser miembro y pertenecer a un comité de base, y desde esta posición seguir subiendo peldaños en el escalafón político.

Ver:  Nacerán nuevas naciones

Juan Bosch

Es que la cúpula peledeísta, los llamado nuevos ricos de RD, que se sienten tan grandes, les importa un pito que lo señalen como corruptos, y se olvidaron de los pobres padres de familias que están criando sus hijos con el sueldito ‘’sebollas’, que ganan esos compañeritos de la base, como despectivamente, suelen llamarles esos pejes gordos.

Pasemos un breve balance de casi 20 años en la administración pública de un partido que ha roto todos los principios.

Durante años se viene calculando a cuánto asciende lo que se le roba al pueblo dominicano por un sistema de corrupción profundamente arraigado, alentado por la mayor impunidad, al punto de que no hay un solo condenado por ese delito, pese a incontables denuncias que han alcanzado a miles de millones de pesos.

Para 1996 Leonel Fernández sostuvo que montaba a 30 mil millones de pesos, y más recientemente la expresidenta de la Cámara de Cuentas Liselotte Marte dijo que equivale a dos República Dominicana, con el 1% del PIB sería $36 mil millones, y con el 10% del gasto público alcanzaría a 51 mil millones de pesos en el 2017.

Dos República Dominicana. Hace tres años la entonces presidenta de la Cámara de Cuentas Liselotte Marte de Barrios sostuvo que con lo que se lleva la corrupción se podrían construir dos República Dominicana, al quejarse de las sistemáticas irregularidades y depredaciones del patrimonio público que se encuentran en gran parte de las auditorías.

Si se aceptasen los cálculos del expresidente Leonel Fernández, la corrupción nacional representaría cientos de miles de millones de pesos anuales. Ya en la campaña que lo llevó por primera vez a la presidencia en 1996, la estimó en 30 mil millones de pesos, lo que él mismo recordó en el artículo “Odebrecht y el Combate a la Corrupción” del pasado 5 de junio en el Listín Diario.

Era una exageración ya que entonces las recaudaciones fiscales apena alcanzaban esa cifra, y fue en el 2000 que llegaron a 48 mil millones de pesos.

Eso restando al presupuesto de 711 mil millones de pesos, los 201 mil destinados al pago del capital y los intereses de la deuda. Aunque en la interna media también una considerable corrupción por el cobro de comisiones por pagos.

El expresidente Joaquín Balaguer llegó a considerar normal las comisiones del 10 por ciento robado en las obras y contrataciones públicas, pero ese nivel quedó muy atrás hace años, cuando se han estimado sobrevaluaciones sobre el cien por ciento en múltiples obras públicas y no sólo de Odebrecht, y a un solo funcionario, Félix Bautista, el Ministerio Público le formuló un expediente por 26 mil millones de pesos.

Joaqu N Balaguer1


Cultura de corrupción
. Las encuestas de cultura política han evidenciado que los dominicanos tienen una acendrada afición a la corrupción, llegando a legitimarla como “aprovechamiento de oportunidad”, y el dame lo mio es normal, aunque tras el escándalo Odebrecht parece alcanzarse la mayor cota de rechazo a esa práctica y a la impunidad que la incentiva.

Ver:  Miguel y Margarita: “Líderes de los arquitectos”

La sorpresiva fortaleza de la Marcha Verde, aunque se encuentre en un letargo, pareciera indicar que la población comienza a tomar conciencia de lo que le roba la corrupción y de cómo se reproduce en delincuencia por el efecto demostración de los depredadores del patrimonio público través de sus subordinados, trabajadores domésticos, choferes, vigilantes, militares, policías y otros servidores que llegan a creer que también deben aprovechar cualquier brecha para incrementar sus magros ingresos.

Los análisis más elementales concluyen en la imperiosa necesidad de rebajar el altísimo costo de la política, que es uno de los mayores incentivos a la corrupción, lo que resiste el sistema político. Una prueba es que acaban de anunciar consenso en el proyecto de ley de partidos para limitar los aportes individuales a las campañas electorales al 1 por ciento de lo máximo que reciba del Estado un partido. Como en el 2016 tres recibieron 419 millones de pesos, habría implicado un límite de 4 millones de pesos, equivalentes a unos 84 mil dólares, cuando en Estados Unidos el límite es de 3 mil dólares por persona y 10 mil por entidades.

Sobran las regulaciones.

En el orden administrativo sobran las regulaciones aprobadas en las últimas dos décadas, tras los compromisos del país con las Convenciones de las Naciones Unidas e Interamericana para combate a la corrupción, y las exigencias de organismos como el Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y el programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

El mismo Leonel Fernández en el artículo arriba citado se refirió a todo un nuevo sistema de controles estatales, de presupuesto, de función pública, contraloría, cámara de cuentas, compras y contrataciones, de libre acceso a la información, de declaración jurada de bienes, planificación e inversión pública, de crédito público, sobre el lavado de activos, de salarios públicos y hasta una nueva y ampulosa Constitución.

El hoy con prisión domiciliaria Marcelo Odebrecht, presidente de Odebrecht (izquierda) junto al ex presidente Leonel Fernández, presidente del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD)

El estudio Finanzas Públicas y Desorden Institucional entregado esta semana por la Marcha Verde, documentó la violación de numerosos acápites de 6 artículos constitucionales y 7 leyes del sistema de control en las contrataciones con la Odebrecht.

La sistemática violación de la Ley Orgánica del Presupuesto y las leyes anuales de presupuesto, son claros indicadores de la renuencia a acatar las reformas que buscan restringir la corrupción, que el Papa Francisco ha definido como “la peor plaga social porque genera gravísimos problemas y crímenes que implican a todos”, razón por la que un foro internacional celebrado a mediados de junio en el Vaticano concluyó recomendando la excomunión para los corruptos.-

En el pasado mes de octubre Barómetro Global de Corrupción 2017, UN 46% ,COIMAS EN REPUBLICA DOMINICANA

Coimas, mordidas, sobornos. Llámense como quieran, 90 millones de ciudadanos en América Latina y el Caribe se han visto obligados a pagarlas por servicios públicos en el último año, según el más reciente informe de Transparencia Internacional.

Ver:  ¿Por qué ganó Trump?

El informe, Barómetro Global de Corrupción 2017, está basado en las encuestas de más de 22.000 personas en 20 países y concluye que el fenómeno va en ascenso en toda la región.

La experiencia de pagar coimas y mordidas se ha vuelto común cuando se solicitan servicios públicos, particularmente en los sectores de la salud y la educación.

El sondeo estima que un tercio de las personas que accedieron a servicios públicos -unos 90 millones de ciudadanos- tuvieron que pagar algún tipo de soborno, ya fuera en dinero, un regalo o favor.

Este fenómeno está más pronunciado en México (51% de los encuestados denunciando la experiencia), República Dominicana (46%), Perú (39%) y Panamá (38%).

Los otros servicios donde se puede presentar el mayor riesgo de corrupción son en la expedición de documentos de identidad, la solicitud de asistencia policial y en los tribunales.

La imagen que tienen los dominicanos sobre los políticos es muy negativa, de acuerdo con la encuesta CID, pues el 63% considera que son corruptos, y un 37% estima que son mala gente.

Un 35% de la población los considera educados, y un 31% cree se interesan por la gente.

La firma encuestadora explica que “esta imagen negativa que prevalece, tiende a ser más común entre aquellos que no muestran preferencias por algún partido político o tienen estudios universitarios.

“Sin embargo, también se observan definiciones positivas. Algunos, en especial aquellos con nivel de estudios medio o bajo residentes fuera de Santo Domingo, perciben a los políticos “educados”, “trabajadores” e “interesados por la gente”.

Con relación a la confianza que sienten los ciudadanos por los líderes políticos, un 52% de la gente está en desacuerdo con la idea de que estos hacen lo mejor para el pueblo.

Sin embargo, el 46% sí está de acuerdo con que los líderes políticos hacen lo mejor para el pueblo.

La encuestadora plantea que “la imagen de los líderes recibe opiniones encontradas cuando se trata de evaluar sus intenciones de ayudar a la gente”.

Mientras que los simpatizantes de partidos políticos o personas con un bajo nivel educativo mencionan proporcionalmente más que buscan con sus acciones hacer lo que es bueno para el pueblo, aquellos con estudios universitarios mencionan que lo que buscan quienes ostentan cargos públicos es el beneficio propio.

Casa Nacional-PLD

En definitiva partir del año 2000 el PLD dejó de ser el instrumento social concebido por Juan Bosch para redimir al pueblo dominicano, siendo convertido en una maquinaria electoral basada en el clientelismo, el amiguismo, el populismo, el oportunismo, entre otros vicios del conservadurismo político, matándole con ellos las utopías, las ilusiones y los sueños de tener y vivir en una nación desarrollada, próspera y sostenible.Otra de las razones que motivan el descontento de esa gran parte de la sociedad dominicana que representan las bases del PLD, consiste en que desde el año 2000 a la fecha, la dirección del partido ha preferido negociar con sectores externos a la organización, algunos de ellos enemigos viscerales del partido y de su fundador el profesor Juan Bosch, mientras mantienen las bases del partido segregadas y excluidas de los mecanismos de poder, a las que sólo buscan en los procesos electorales.

Déjanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: