Molina Morillo y el periodismo

Mi Ventana Óptica

Alejandro Almanzar alex15958@hotmail.com Twitter, @alexalma09

Alejandro Almanzar
alex15958@hotmail.com
Twitter, @alexalma09

Por Alejandro Almánzar

Este ilustre ciudadano, no sólo decano del periodismo nacional, si no, una autoridad moral y profesional, recomendó a quienes se ceban con su oficio, que si no pueden ejercerlo con la dignidad exigida, se dediquen a otra cosa.

Molina Morillo, es parte de esa minoría ética en este quehacer, con plena conciencia de que un periodismo bien llevado no genera riquezas, y que apartado de la ética, nunca puede servir a los fines que les dan sentido a su existencia.

Que lo primero sólo es posible, ejerciéndolo mediante el chantaje, la extorsión y la bajeza periodística. Tiene claro, que en el Código Deontológico del Periodismo no tiene cabida el comunicador que no siente respeto por la Verdad.

El que sea incapaz, de llegar al fondo de la investigación, para obtener un resultado imparcial de la información. Ese, para quien la Objetividad, es un eufemismo inaceptable, a quien para nada, le preocupa la Contrastación de datos recopilados.

Por eso, un ciudadano preocupado por los males sociales, como este insigne periodista, se ve obligado a tronar contra el descredito en que han sumido al oficio, mercenarios que ofenden esta profesión.

Para quienes las Redes Sociales, es el nuevo rumbo que enmarca el periodismo, olvidando, que este es mucho más que vocinglería y aberraciones gramaticales, carentes de todo estilo y profesionalidad. Como aventureros, ignoran qué es una Información y una Opinión.

Evaden enfrentar versiones sobre hechos para llegar al fondo. No respetan Códigos normativos, incluyendo uno elemental, la “presunción de Inocencia”. Confundiendo su función con la del fiscal o policía, que en lugar de entrevistar, Interroga.

Convertido en juez y parte, juzga y condena sin escuchar, “aplicando justicia” en Contumacia. En una oportunidad, que hacía mi pasantía en un Canal de Televisión, en Santiago, me atribuyeron un error del titulador.

Dos programeros, la emprendieron contra este novel periodista, lo menos que me dijeron fue “ignorante” de la historia dominicana. Al descubrir el culpable, Cesar Núñez, director de prensa, me pidió que fuera a donde ellos, y exigiera una disculpa pública.

Le respondí, que no lo haría, porque estos “comunicadores” no respetarían la “Rectificación de una Información errada. Además, de que al actuar como lo hicieron, mostraban desconocer el Código de Ética de la profesión, que ya yo conocía.

Como vemos, desde siempre, el periodismo se ha llenado de gente con gran resentimiento social y mercaderes, que usan estos medios para cebarse de todo aquel que consideran culpable de sus desgracias, y contra la sociedad.

Mediante ese periodismo ensañado y corrupto, vuelcan todo su resentimiento hacia gente que nunca les ha hecho nada, ni tienen qué ver con lo lúgubre o luminoso del mundo para ellos. Algunos se burlan cuando afirmo, que este debe asumirse como un sacerdocio, al servicio de las verdaderas causas sociales.

Esta voz que se levanta como poderosa columna, acaba de darme una lesión y la razón. Pero consciente, de que todo aquel que siente respeto por el periodismo, no podrá más que cubrirse la nariz para evadir el hedor.

Máxime, cuando al CDP lo han convertido en una entelequia, incapaz de hacer respetar el oficio de Rafael Molina Morillo, quien como Fray Antón de Montesino, no podrá más que seguir clamando en el desierto, sólo satisfecho de servir a la honra.

alex15958@hotmail.com
Twitter, @alexalma09

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: