Anuncios

¡Manos limpias!

Mi Ventana Óptica
Por Alejandro Almánzar

Alejandro Almanzar alex15958@hotmail.com Twitter, @alexalma09

Alejandro Almanzar
alex15958@hotmail.com
Twitter, @alexalma09

Les he dicho a colegas, que el estilo de gobierno y discurso de Danilo, se parece al de Jorge Blanco, y así lo sigo concibiendo. El presidente olvidó, que con ese slogan, se abrió paso Salvador, quien terminó con estas tan sucias, que salió del Palacio hacia La Preventiva del Ensanche La Fe.

Recluido allí, comenzó a salir la mugre que en su gestión se acumuló, ojalá el jefe de Estado no tenga que verse en semejante realidad política, porque es verdad que entre competidores, unos son más que otros, pero finalmente iguales.

Quisiéramos creer, en que más que sus manos, su conciencia está pulcra, pero partiendo de “dimes de lo que te alardeas, y te diré, de lo que careces, no es a Medina a quien le corresponde exhibir la limpieza de sus manos, si no, a una auditoría.

No sólo Salvador se auto elogió, Balaguer y sus lacayos, se la pasaron hablando de honradez, que este no poseía bienes, y el final demostró todo lo contrario, dejó fincas y propiedades e hijos por doquiera sin apellido.

En una nación, donde nadie rinde cuentas de los bienes públicos manejados, es poco probable que su administrador pueda exhibir la limpieza de sus manos. Tal vez, quiera serlo, pero donde este lo decide y controla todo, a él se le atribuye también todo.

Apostar a quién sea menos corrupto, no es lo que anhela el pueblo, demanda diafanidad, pero Medina, igual olvidó, que al decir de la Cámara de Cuentas, un número muy mínimo de funcionarios ha hecho su Declaración Jurada de bienes.

Y por tonto que sea un dominicano, sabe lo que esto implica, en lugar de hablar de manos limpias, debería decirles a sus subalternos, que todo aquel no haya cumplido con ese mandato de ley, será destituido e investigado por los tribunales.

¿Puede hablarse de “manos limpias” cuando la reelección presidencial fue impuesta en base al soborno, y la reprimenda para quienes se opusieran? ¿No fueron recursos del Estado los usados para esos fines? Por suerte, Danilo escogió el slogan más desacreditado que haya hecho político alguno en una campaña electoral.

Porque se demostró, que quién pregonó más lo de manos limpias, terminó con la conciencia más enlodada, y como lo peor de la política. Hasta en el mundo faldístico, decían mujeres del barrio, “las que pregonan dotes de señoras, eran las más infieles”.

A la sociedad no le interesa que un dirigente sea más serio que otros, lo que desea es, que exista una política de Estado, donde todo el que llegue, tema de la justicia, y gobierne en base a los mejores intereses de todos.

No se puede hablar de pulcritud, en una nación donde el que llega al poder maneja el país como su finca privada, donde nadie rinde cuentas de nada, y sólo con discursos trasnochados intentan pintar un panorama muy distante a la realidad.

Le interesa, que la corrupción no encuentre cabida en ningún gobierno, que le gobiernen personas de conciencia limpia, pues eso de manos limpias, le trae a la memoria cuando una Piña que costaba dos pesos, se la facturaron a 25.00 pesos, y que en nombre del Estado, se hicieron los negocios más burdos.

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: