Mafias y Estado


Por Narciso Isa Conde

La Corporación económica-política que domina el Estado dominicano y  gran parte del sistema tradicional de partidos,  ha devenido en suma de mafias articuladas – sicarios en su interior- insertadas en sus instituciones civiles y militares.

Tales mafias tienen diversas  especialidades. Igual varían sus  historiales de fechorías, pero en común tienen que son consustanciales al clientelismo y al Estado concebido como patrimonio particular de funcionarios, plataforma de robos, tráficos ilegales, contrabando, saqueos, narco-negocios, paramilitarismo, asociaciones de malhechores e impunidad.

Ellas son funcionales a las reelecciones de partidos y candidatos/as, transfuguismos, sobornos políticos, compras políticas incluidas. Se nutren de desfalcos, contratos sobrevalorados, licitaciones amañadas, extorsiones, chantajes y tráficos ilegales de mercancías y seres humanos. Cuentan con padrinazgos políticos, empresariales y militares, y disfrutan de sucias conexiones con el oficialismo y la maltrecha oposición electoralista. Su inserción mayor es en la dictadura institucionalizada, centralmente tutelada por la Presidencia de la República y el Comité Político del PLD, en franco proceso de descomposición.

La podredumbre está estatalmente generalizada y desenfrenada, siempre en contubernio con el enriquecimiento ilícito privado. Un escándalo sucede al otro y a continuos robos les siguen  horripilantes asesinatos acompañados de represiones a cargo de autoridades situadas, por la emergencia de Marcha Verde, ante el dilema de ser desplazadas o tiranizar su ya ilegítimo ejercicio de poder, en pro de lo imposible: dominar a más largo plazo.

El modelo mafioso impuesto en México – ideado por halcones estadounidenses delincuentes para cuando se desbordan las crisis en países recolonizados- está pintado en las enmierdadas y ensangrentadas paredes del degradado sistema imperante.

Sin remontarse muy lejos… la Mafia de OISOE fue develada por el suicidio  de un de ingeniero-contratista extorsionado. A Quirino -usado por Danilo- le sigue Quirinito, “fugado” con protección gubernamental. A la mafia Tres Brazos, con Cancillería incluida, le sigue la del CEA y sus muertos. A los cadáveres de Quevedo le sigue el horripilante asesinato de Yuniol Ramírez, que retumba porque es mucho más sonoro.

Y no hablemos de Odebrech, Punta Catalina y sobrevaluaciones. De Tucanos, Barrick y Falcondo. Antena Latina y Puerto Caucedo. PN, DNCD y DNI. De los presidentes y sus alcancías impunes. Todo esto da un Estado mafioso a desmantelar, meta imposible de alcanzar si los verdes se ensucian pactando con una oposición electoral de calaña parecida al oficialismo, o exhortando al presidente  a “dar un viraje ético” desde la corruptela que encabeza. ¡Solo ejerciendo democracia de calle y poder paralelo podemos triunfar!  (El Nacional, domingo 22-10-17)

 

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: