Lucha política, y Constitución

Mi Ventana Óptica

Por Alejandro Almanzar.-Cada vez que en los partidos políticos se desatan los demonios de la ambición, sus dirigentes no encuentran otra salida para resolver sus problemas que no sea modificando la Constitución, haciéndose trajes a la medida.

El PRD acostumbró a eso, y la cúpula peledeista persigue hacer lo propio. Los que desconocen el valor intrínseco de la Constitución creen que se trata de cambiar la dirección de una vía pública, sin alterar su superficie.

Olvidan, que esta nos identifica como Pueblo, Estado, País o Nación. Que permitir su profanación para complacer a individuos, estamos condenándonos a pagar el precio de la pérdida de nuestra soberanía.

Diario Libre viene publicando unos trabajos sobre los 50 años de la revuelta de Abril, convertida en guerra patria por el gobierno de USA, que veía el comunismo hasta en la sopa, reflejando el apego del dominicano a la institucionalidad.

La desclasificación de esta historia que muchos conocíamos, pero no en todos sus alcances, le da un claro indicio a la clase política de hasta dónde el ciudadano es capaz de defender su Constitución.

El país valora la gestión gubernamental del presidente Medina, pero desaprueba que para solucionar lucha política entre peledeistas se violente la Constitución, por la que pelearon niños, mujeres y hombres en 1965.

Si permitimos Leonel y Danilo resuelvan sus diferencias modificando la Constitución, entonces no podemos quejarnos cuando aparezca otro Santana promoviendo otra anexión, ya no a España, pero a cualquier potencia, de esas que viven al asecho de nuestras debilidades.

Por eso, el pueblo debe detener la intentona grosera de los que creen tener luz verde para desde el poder saciar su ambición, debilitando la institucionalidad democrática conquistada mediante sangre y fuego.

Como soberano, sobre quien descansa el poder de decidir según la Democracia, debe darle su lesión. Es momento de hacer conciencia y decirle a quienes intentan modificarla para sus beneficios personales “basta ya”.

Si finalmente se imponen, usando el poder que les otorgó el pueblo, entonces esa determinación que tiene el elector cada cuatro años, debe ser aprovechada para vengarse de esos fariseos el día de las elecciones, dándoles un voto de castigo.

Ese día, en lugar de marcar el rostro de los candidatos, expresémonos con un mensaje pidiendo respeto a la Constitución. Los dirigentes pueden pactar para lograr sus objetivos, pues muchos de los que hoy se oponen a la modificación, mañana cambian de parecer por conveniencias.

Pero los hijos de Los Trinitarios son los que finalmente tienen la última palabra, cuando se encierren solos en el espacio reservado para sufragar, con la oportunidad de hacer prevalecer sus derechos contra los que se disfrazan de ovejas, siendo hienas.

Ya sabemos no se diferencian ni en los métodos para con argucias llegar o mantenerse en el poder. El último de ese reducto es el actual mandatario, quien en poco tiempo se une al clan de los que para sus fines, no descartan medios posibles.

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: