Limpiemos el rostro de nuestra nación

Por Margarito Carlos De León

Durante los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el país se ha visto sacudido por las peores crisis en todos los ámbitos de la vida nacional: todos los días recibimos las malas noticias que surgen del pobre manejo que ha tenido esa corporación política de los recursos del Estado.

La corrupción, los crímenes callejeros, las estafas cometidas por funcionarios, los suicidios de profesionales que han sido víctimas de extorsión oficial, la subida repentina de los precios en los productos de primera necesidad, en fin un escándalo sucede tras otro escándalo, llevando a la población a perder su capacidad de asombro.

La última noticia nos habla del diplomático dominicano Francis Lorenzo, embajador adjunto del país ante las Naciones Unidas (ONU), quien según la Fiscalía Federal del Distrito Sur de Nueva York, está bajo arresto acusado de corrupción, junto al ex presidente de la Asamblea General de la ONU John Ashe y otras cinco personas.

Según documentos hechos públicos por la Fiscalía, Ashe y el dominicano Lorenzo están acusado de recibir más de 500.000 dólares en sobornos por parte de un constructor que buscaba desarrollar un centro de conferencias de las Naciones Unidas en el territorio chino de Macao. También se habría embolsado más de 800.000 dólares de parte de empresarios chinos para apoyar sus intereses en la ONU y en Antigua y Barbuda, su país de origen y al que representaba ante la organización.

Para algunos parecería extraño que un funcionario dominicano esté involucrado en actividades que no tienen que ver directamente con el país. Pero a los que seguimos la trayectoria del gobierno de Danilo Medina y sus gentes del PLD, es algo común que obedece a la avaricia de los miembros de esa corporación, los cuales han hecho de la política un negocio muy lucrativo.

Previo a este ultimo escándalo, se regó como pólvora la noticia de que en el consulado dominicano en New York, se habían aumentado los precios por servicios, lo que generó se realizaran protestas frente a ese centro oficial. Ese aumento es por igual parte de la avaricia que tienen los funcionarios de la corporación peledeísta de enriquecerse a como dé lugar y lo más pronto posible.

Esto no puede seguir así, según manifiestan la mayoría de los dominicanos, que claman que se produzca un cambio de rumbo en la política del país, ya que el actual presidente Medina, al igual que sus predecesores, no se ocupan ni se van a ocupar de resolver los problemas nacionales, sino aprovechar el tiempo para robarse todos los recursos.

Medina se encuentra distraído en sus pretensiones reeleccionistas, pese a que como es de todos conocido, él había declarado que para que un gobernante reelegirse primero tendría que tirar los escrúpulos al zafacón y ser capaz de engullirse un tiburón podrido.

De la corrupción gubernamental, se derivan todas las demás lacras sociales: El clientelismo, el paternalismo, el reparto de los bienes del Estado, el soborno, el boato, el chantaje a nuestros empresarios y comerciantes, la indisciplina en nuestras instituciones castrenses, la inversión y pérdida de valores éticos y morales, etc.

Es por eso que invitamos a nuestros ciudadanos, militantes o no de los partidos políticos vigentes, a que combatamos decidida y resueltamente el imperio de la corrupción que se ha agudizado tras el anuncio del candidato oficialista de abandonar los escrúpulos y ser capaz de cualquier cosa para lograr su reelección.

Compatriotas, esto no puede seguir así. Cambiemos el rostro del país apoyando la candidatura presidencial del licenciado Luis Abinader, del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y la Convergencia por un Mejor País. Luis es la única esperanza, la nueva cara del cambio.

Apóyalo votando por él en mayo del 2016.

Margarito Carlos De León es el Coordinador General en Ultramar del Consejo de Campaña del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y la candidatura de Luis Abinader.

 

 

 

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: