Freddy1
Pastor, Dr. Freddy Noble.

La tragedia en Texas

La semana pasada el mundo fue estremecido con un acto de barbarie inimaginable. Un hombre, armado con un fusil semiautomático, entro en una iglesia bautista, donde apenas empezaba el servicio de adoración, asesinando fríamente a 26 feligreses, la mitad de ellos niños, e hiriendo a muchos. Ocho miembros de una misma familia murieron en el ataque.

Un acto de esa naturaleza es un acto irracional de indecible maldad y eso pone el dedo sobre la llaga de la condición a la que está llegando esta nación con su atmosfera gradualmente creciente de odio y de hostilidad.

Resulta terrible que alguien entre a un lugar de culto y asesine sin piedad a personas inocentes que no le deben nada al individuo. Como resulta incalificable que alguien dispare sobre una multitud que asiste a un concierto de música popular acabando con la vida de más de cincuenta personas, o que entre a una tienda  de Wal-Mart y mate a varios clientes o que vaya a una discoteca y mate de manera indiscriminada a los que asisten, o que penetre en las facilidades  de una escuela matando cruelmente a  más de una docenas de pequeños niños.

Eso apunta a la descomposición social de esta nación, a su pérdida de los valores cristianos y las convicciones morales que en otros tiempos formaron parte del tejido nacional. Y sobre todo pone la atención a la desorientación espiritual de este país, donde cada vez más personas se alejan de la verdad de la Biblia para hundirse en un relativismo moral y filosófico que lleva poco a poco al desastre.

Al mismo tiempo, este acto de barbarie pone sobre el tapete, la discusión sobre el porte y tenencia de armas y sobre la facilidad con que estas son adquiridas en los Estados Unidos. Me resulta totalmente insólito que los hombres que detentan el poder se nieguen a impulsar legislaciones que prohíban a los civiles la tenencia de un arma como la empleada en ese y los demás crímenes. Fusiles automáticos, que son arma de guerra. La versión “civil” del fusil empleado por el ejército norteamericano.

La pregunta que me hago es la siguiente ¿Para que alguien necesita un arma de guerra? ¿O es que las autoridades de esta Nación no se dan cuenta el potencial de destrucción que semejante armamento tiene?

O la otra pregunta es ¿Son más importantes los intereses millonarios de la Asociación Nacional del Rifle y sus contribuciones a las campañas políticas que la vida de los seres humanos? Y la otra pregunta es ¿Donde están los cristianos que defienden la vida contra la eutanasia y el aborto que no los oigo levantar sus voces con la misma energía cuando se trata del tema de las armas? ¿No le parece que debe ser parte también de la defensa de la vida oponerse por lo menos a la tenencia de este tipo de armamento?

La discusión está en pie. Mucha gente se pregunta ¿Cuántos más tienen que morir para que los que gobiernan se muevan a legislar por un mayor control de armas y por exámenes más rigurosos a los que las solicitan?

Mientras tanto, oremos por las familias de las víctimas de esta tragedia reciente, así como por toda esa comunidad herida por este terrible acto y levantemos nuestras voces a favor de legislaciones que contribuyan a evitar que acto como estos vuelvan a repetirse.

Autor: Dr. Freddy Noble, Pastor de la 1ra Iglesia Bautista Hispana de Manhattan.

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: