La comunicación en las manos equivocadas

Una gran cantidad de seguidores, fans y personas que se refieren o escriben sobre mi trayectoria en los medios de comunicación siempre me hacen el favor de valorarme muy por encima de una mayoría. Eso lo agradezco y valoro infinitamente.

Pero me pregunto con tristeza hasta cuando seguiremos viendo que todas las profesiones dan a respetar su ejercicio y su territorio de ejecución. Quien no es médico no puede dar consultas de salud, el que no es ingeniero no puede firmar o ejecutar planos y obras y así cada Colegio, gremio o asociación hace valer el derecho y respeto a su clase.

Sin embargo, las décadas han servido para que los locutores que sí cuentan con una debida preparación y acreditación legal para ejercer en nuestro país sean desplazados por vulgares boca-sucias que solo van a los medios de comunicación a prácticamente simular relaciones sexuales en el aire o a gritar palabras obscenas. Tanta culpa tiene la sociedad que los acepta y en gran porcentaje se ve reflejada en ellos como los propietarios de medios que lo permiten o patrocinan.

Cada proceso ilegal equivocado tarde o temprano conlleva a consecuencias fatales. Recordamos cómo en la década 90 la Asociación Dominicana de Radiodifusoras Adora Radiodifusoras Dominicanas llevó a cabo una batalla contra las emisoras ilegales que comenzaron a proliferar y que acabaron convirtiéndose en mayoría.

ADORA perdió la guerra y sus subsecuentes batallas. Las doble moral hizo que una buena cantidad de sus integrantes acabaran siendo propietarios de la mayoría de estaciones de radio ilegales que surgieron y que mayormente terminaron vendidas, hasta caer casi todas en manos de la mafia peledeista que se aprovechó de circunstancias que se dieron para convertirse en propietarios directos o indirectos de la casi totalidad de medios existentes en nuestro país.

Hoy día una notable cantidad de semi-analfabetos son patrocinados directa o indirectamente por el Estado-Partido para poder seguir promoviendo la vulgaridad y alejar a las nuevas generaciones de la capacidad del razonamiento.

La foto que ilustra esta publicación fue una inspiración que me surgió este mediodía mientras atendía la atenta llamada que me hizo desde los Estados Unidos el brillante comunicador dominicano Luis Alfredo Collado y me referí a muchos mal llamados locutores que actualmente ejercen llamándoles ÑAMES.

Esta tarde pude corroborar lo mismo viendo un programa de televisión que se emite a las 2:00 de la tarde en uno de los canales locales de cable. Me dió pena, verguenza y desesperanza ver cómo dos ñames hablaban del caso de los dos pilotos franceses condenados a 20 años de prisión cada uno en el país por ser atrapados contrabandeando nada menos que 700 kilos de cocaína. Los dos tubérculos dotados del habla se referían a que Francia no los extraditará a nuestro país por no existir un tratado de extradición entre ellos y República Dominicana.

Por Dios! Sí, tenemos un acuerdo de extradición firmado con Francia. El mismo establece que los gobiernos de la República Dominicana y Francia entregarán a toda persona que haya cometido delitos en los territorios de esos países. El convenio fue suscrito el 7 de marzo del año 2000 entre los estados dominicano y francés y había sido ratificado por el Senado anteriormente.

En el tratado los gobiernos dominicano y francés “se comprometen a entregarse recíprocamente a toda persona que encontrándose en el territorio de alguno de los dos estados, sea perseguida por una infracción penal o requerida para la ejecución de una pena privativa de libertad pronunciada por las autoridades judiciales del otro Estado como consecuencia de una infracción penal”.

Es hora de que la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía haga saber que existe y que conoce el Reglamente 824, que la rige. No podemos seguir permitiendo que ñames vestidos de personas sigan alienando mas a nuestra sociedad y nuestra juventud. Necesitamos que la Asociación de Locutores de Santiago – ALS, ColegioDominicano De Locutores Cdl, el Círculo de Locutores Dominicano y las asociaciones provinciales hagan parte de su labor promoviendo la salvaguarda de los escenarios para el ejercicio de nuestra profesión.

La comunicación en República Dominicana no puede seguir en manos y voces equivocadas.

Autor: Carlos Benoit

Locutor Carlos Benoit

Locutor Carlos Benoit

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: