Juro por Dios

Mi Ventana Óptica

Alejandro Almanzar

Alejandro Almanzar

Por Alejandro Almánzar: Mi padre nos enseñó, que cuando alguien debía jurar para ser creído, era porque él mismo no creía sus palabras. Sostenía, que todo Juramento estaba cargado de engaños. Nunca creyó en quienes se llamaban a sí mismos “hombres de palabras”.

Y eso, que papá no conoció la tesis de un ilustre catedrático mío, “dimes de lo que te alardea, y te diré de lo que careces”. El presidente Medina convencido de haber faltado a sus palabras, pone a Dios como garante para que le crean.

Pero Bosch nos enseñó, “quien me engaña una vez, tonto es, si me engaña dos, tonto yo”. Con las veces que prometió no presentarse a un nuevo mandato, nadie se imaginaba tenerlo buscando la reelección presidencial.

Allí apeló a los leonelistas a no guardar odio, ni rencor, como si no fue él, quien movido por esos factores se impuso a raja tabla como candidato, y siendo él mismo que se quedó en su casa cuando Leonel lo derrotó en el 2008.

Pensará que los seguidores de este le devolverán la misma moneda en el 16, y les echarán jabón a su sancocho electoral. La urna es el único espacio donde el pueblo tiene el mandato soberano para cobrarle a los que juegan con su inteligencia.

Por eso, Juro por Dios, que desde finalizado los 80s, no me he levantado muchas veces de mi cama para ir a votar, porque no creo en ese sistema. Pero respondiendo a Duarte y a Los Trinitarios, estaré en primera fila el 15 de Mayo.

Ellos han despertado a su pueblo, por tener la convicción de que gente en el poder tienen en capilla ardiente la dominicanidad. Por populista que se pinte Danilo, la Patria está malherida y Los Restauradores estarán prestos para ir en su auxilio.

Juramos, que en las elecciones venideras hijos y descendientes del padre de la patria estaremos echando el voto de conciencia, por aquellos que valoran su gesto de legarnos un gentilicio, y el heroísmo de llamarnos dominicanos.

Que con el voto, responderemos las asechanzas perversas contra la República Dominicana, porque hasta en eso, nos ha mentido el actual mandatario, cediéndole el poder a quienes con sus agendas personales la han ofendido.

En estos cuatro años ha sido estremecida, y gracias al fuerte material de dignidad con que fue fundada, no han podido darle la estocada mortal, por eso, el país tiene que pensarlo bien para seguir en esta montura, aunque esté vadeando el río.

Derribemos en medio de las aguas embravecidas al jinete que la mancilla, para como buenos gladiadores, la salvemos del deshonor y la vileza. Los buenos dominicanos olvidarán banderías partidarias y depositarán su voto en defensa de la Soberanía.

Danilo le juró a Leonel, que nunca lo enfrentaría. Juró al país, que cumpliría sus cuatro años y nada más. Que nunca modificaría la Constitución para su provecho personal, echando todo eso por tierra, y ahora se escuda en Dios para que le crean de nuevo.

Por lo que el país Jura, que en esas elecciones le pasará facturas, pues nadie duda que en el 2020 haga el mismo juramento, y volverá a violar la Constitución otra vez, como decía papá, el que jura para ser creído, es porque ni él cree lo que dice.

 

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: