Hoy como nunca

Mi Ventana Óptica
Por Alejandro Almánzar

Alejandro Almanzar alex15958@hotmail.com Twitter, @alexalma09

Alejandro Almanzar
alex15958@hotmail.com
Twitter, @alexalma09

El martes 26 de Enero, se celebró el 203 Aniversario del nacimiento del prócer Duarte, su calvario vivido después de concebir y estructurar un proyecto de nación, bajo el juramento Trinitario, de Dios Patria y Libertad, aún está latente.

Porque hoy, hombres sin juicio, sin alma, ni corazón, siguen conspirando, no sólo contra la salud de la patria, si no, de su existencia. Como nunca, es necesario revivir su pensamiento y doctrina que llevan dentro los buenos dominicanos.

Cuando hablaban de esas conspiraciones, considerábamos se trataba de un tema más de los políticos, como método de distracción. Pero hoy, como nunca, hemos comprobado la seria amenaza hacia la obra del hijo de Juan José Duarte.

Pensar que la tormenta pasó y olvidar el movimiento conspirador es erróneo. Los haitianos como tales, no son esa amenaza, ni el peligro para la Patria, ni siquiera son responsables de esos lúgubres planes, ellos sólo son el instrumento.

Tenemos una gran deuda con Duarte que debemos saldar, pues permitimos a la conspiración internacional sacarlo de las escuelas, de la conciencia de nuestros hijos, para en su lugar colocar textos escolares que enaltecen a los haitianos.

Pero eso, no nos empequeñece, si somos capaces de en su nombre, retomar esas cátedras que para siempre lo inmortalicen aún más. Sus enemigos se han aprovechado de esa debilidad, pero no la tienen del todo ganada, pues sus hijos e hijas están ahí.

Sacando de circulación nuestra “Historia Patria” abrimos la puerta de la conspiración a sus enemigos, pues con eso lograban que las actuales generaciones desconocieran el significado de lo que hoy se llama “República Dominicana”.

Así mismo aceptamos que el día de honrarlo fuera movido como una fecha sin mucha importancia. Esto lo he narrado varias veces y lo repito, un día fui a la Universidad más vieja del Nuevo Mundo, buscando la reacción de estudiantes sobre el 27 de Febrero, y ningún estudiante pudo hablar con coherencia de dicha fecha.

No sé, si a la clase política le preocupa esto o no, pero es aborrecible saber que nuestros dirigentes se han unido de una forma u otra a los conspiradores, cuando no en comisión, por omisión, para que Duarte deje de ser nuestro marco de referencia.

Cuando el Estado asumió la política de Estados Unidos, de cambiar fechas conmemorativas, ningún político se dignó en reclamar que las dedicadas a los padres de la patria fueran respetadas, como sí, lo hizo la Iglesia con las suyas.

Es como si en La República Dominicana, el que no tiene dolientes es el padre fundador, mentor y guía. Entonces, no podemos decir “es culpa de los haitianos y los conspiradores”, pues hoy sabemos más de Trujillo, Lilís, Santana, Peña Gómez, Balaguer, Juan Bosch y Leonel que de nuestros forjadores.

Cuando los pueblos se abrazan a la ingratitud y la ignorancia, son presas fáciles de los que persiguen su destrucción. Por eso, hoy como nunca, el padre de la Patria toca nuestros corazones para que volvamos sin involucionar, a sus enseñanzas.

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: