El orgullo restaurador

Mi Ventana Óptica

 

Alejandro Almanzar

Alejandro Almanzar

A 150 años de restaurar el honor perdido, aquellos hombres deben levantarse para devolvernos el orgullo restaurador. Fernando Valerio, Gregorio Luperón, José Contreras, Santiago Rodríguez, José Antonio Pepillo Salcedo, Gaspar Polanco, Benigno Filomeno de Rojas, Pedro Antonio Pimentel y demás, al parecer, la obra todavía está inconclusa, despierten del sueño de la indiferencia.

Despierten a los Febreristas, y háganles saber que las decisiones del Estado que ellos crearon está a merced de tres mamotretos llamados OEA, ONU, y una tal comunidad internacional, que son los que deciden cuando deportar ilegales, y en qué circunstancia, ante la mirada de una autoridad genuflexa.

Ustedes se fueron al sueño eterno, sabiendo de los peligros que el prócer Duarte nos advirtió se cernirían sobre nuestra patria. Espero que el ruido conspirador les este despertando, y estén listos para lanzar de nuevo el grito de Capotillo.

Hoy como nunca, el peligro es latente, y no los hemos visto levantarse con la honorabilidad que les caracteriza. Recuérdenles a los enemigos de adentro y de afuera, que la Restauración sirvió de base para demostrarle a Cuba y a Puerto Rico, que cualquier potencia podía ser derrotada.

Que nuestro orgullo restaurador encendió la chispa de la independencia de esos pueblos, y si fuimos capaces de pelear a muerte para no ser Colonia de la Madre Patria, mucho menos cederemos a planes cobardes de quienes intentan robarnos la identidad nacional, en nombre de “derechos humanos”.

Los planes comenzaron, cuando grupos respondiendo a la fusión, sacaron de las escuelas las cátedras que nos enseñaban sobre la hombría y nobleza de ustedes. Así nos llevaron, a que cualquier tecato de música diabólica tiene más resonancia en nuestra conciencia que el nombre de nuestros prohombres.

Si vamos a las universidades y preguntamos por cada uno de ustedes, nuestros futuros profesionales no saben describirlos, porque “pueblo que no conoce su historia, estará condenado a repetirla una y mil veces”, por eso, nos quieren imponer extranjeros como dominicanos, aunque no hablen una C de nuestro Castellano.

Es por lo que se hace necesario, vuelvan al escenario para levantar el fervor patriótico de 1865, pues de manera inexplicable, el Estado renunció a su derecho soberano de deportar ilegales por casi dos años, con una frontera abierta, lo que aprovecharon los enemigos para invadirnos una vez más.

Haití viola nuestro territorio, bajo el amparo de la ONU y OEA, pero ninguna autoridad nuestra demanda internacionalmente a Haití por esa causa, y por el contrario, es a nosotros que los haitianos nos sientan en el banquillo de los acusados cuando les da la gana, en base a mentiras, chantajes y componendas.

Esos organismos internacionales tienen claro que Haití nos está creando problemas de invasión con su inmigración desbordada, lo cual desatará un conflicto de envergadura regional, pues nunca los discípulos de los restauradores cederemos la reconquista republicana.

Los busco entre los vivos, porque estoy convencido de que aún están entre nosotros, con otros nombres, diferente color de piel, pero al fin, ustedes mismos, los que con su arrojo nos dieron ese orgullo restaurador, y que hoy tendrán que volver a salir en defensa de la patria nueva vez mancillada.

Concluyo recordándoles, sólo de su despertar depende que volvamos a tener la Patria Libre, Independiente y Soberana que Duarte proclamó y que ustedes afianzaron.

alex15958@hotmail.com

Twitter, @ alexalma09

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: