El Cabral y Báez es un cementerio de gente viva

Por Luis Alfredo Collado.-Esto es para que reflexionen sobre el país real y el que nos inventan los politicos en los discursos, en los foros internacionales, y en las chicanas populistas de los manipuladores de conciencia colectiva.

Oscar, es un joven de 19 años que ayer sufrió un accidente en una motocicleta, permanece inconsciente y fue sometido a una delicada operación. Le extrajeron una parte del cráneo que debe refrigerarse por 6 o 7 meses para luego volver a insertarlo.

Como algo insólito y vergonzoso, el “Hospital Regional Universitario” José María Cabral y Báez de Santiago, no dispone de espacio para refrigerarlo, hubo que comprar una bolsa de hielo para protegerlo y llevarlo a casa de su tía Irma.

El hospital tampoco disponía de sábanas, y Esteban, un primo de Oscar tuvo que comprar una manta para cubrirlo.

Lo que les cuento lo pueden comprobar si lo desean. Oscar y su familia pertenecen a las estadísticas oficiales de los que salieron de la pobreza, su madre recibe creo que unos 814 pesos al mes.

La salud pública es deprimente y pésima, los hospitales son almacenes de cadáveres vivos. Nos dicen mentiras y le ponen antifaz a la realidad dolorosa de los que no pueden pagar por la atención médica privada.

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: