Anuncios

Descredito con chantaje

Mi Ventana Óptica

Grupos “pro haitianos” intentan impedir pongamos reglas migratorias claras, un derecho intrínseco de cualquier país soberano, igual hace Europa, Estados Unidos y otros. No bien terminó la inscripción de extranjeros indocumentados, ladridos ensordecedores nos acusan de (racistas, segregacionistas y abusadores).

Dichos ataques los encabeza el presidente títere haitiano, Martelly. Lo inició diciendo, “no aceptaré haitianos nacidos en República Dominicana”, demostrando desconocer su Constitución, que establece “los haitianos son de Haití, no importa dónde nazcan”.

Igualmente, el alcalde Bill de Blasio, quien sin saber de lo que habló, se unió a esa perversa trama. Quizás su accidentada niñez, le impidió conocer la historia del Continente Americano, iniciado con la llegada de Colón, en 1492, a La (Hispaniola), territorio ocupado por la (Quisqueya) de Enriquillo, y el (Haití) de Hatuey.

Que el nombre de América, se debe a Américo Vespucio, un italiano, radicado en Castilla, España, quien descubrió, que la llegada del almirante no había sido a la India, si no, a un nuevo continente, al que le dieron su nombre.

De haber sabido eso, entendería por qué, tanta intriga y envidia contra la primera tierra pisada por Europa, que originó el mulataje, con la mezcla de españoles e indios, y el mestizaje, de la unión con africanos.

A pesar de la vergüenza por tan fatídico acontecimiento, admitimos que somos la Puerta de Las Américas. Dueños del primer Ayuntamiento, primera Catedral, y primera Universidad del “Nuevo Mundo”.

Si los restos de Colón no descansan en suelo quisqueyano como fueron sus deseos, se debe al resentimiento, que no nos perdona seamos dueños de la historia que nos da origen, y por eso no descansan en sus conjuras.

Pero hemos demostrado suficiente coraje, para defender lo que por derecho de conciencia nos pertenece, nunca nos hemos rendido, ni siquiera ante la Corona, cuando fuimos Colonia, por lo que la mentira y el chantaje no nos doblegarán.

Ojalá, el alcalde de Blasio, haga lo mismo contra la administración Obama, que ha roto record deportando ciudadanos (Hispanos). Que en su “defensa” a los hijos de Toussaint, enumere sus aportes a ese empobrecido país.

De nuestro Prepuesto, se gastan cientos de millones de pesos en atención médica a haitianos, incluyendo parturientas, que llegan desde ese territorio a dar a luz en nuestros hospitales, hijos, que dice el presidente haitiano no son sus nacionales.

No conocemos aportes de de Blasio a este país cuando el terremoto lo destruyó, cuántos hospitales, escuelas y universidades les ha construido desde entonces, pues los haitianos no necesitan amigos de boca, si no, de hechos.

Por eso, su posición no es sincera, si lo fuera, exigiría a Holanda, Canadá y Francia, ir en su auxilio, antes que pretender obligar a República Dominicana cargar con problemas generados por ellos en Haití.

Debía preguntarse, de dónde saca Martelly recursos para montar su campaña de descredito y chantaje contra el país que siempre ha apoyado a Haití, mientras para la regularización de los haitianos no aportó un dólar.

“Defensores” haitianos, incluyendo el CARICOM, temen que al ponerse reglas migratorias claras aquí, estos salgan en masa hacia sus países, donde no los quieren ver ni en fotografías, por eso hablan de “crisis humanitaria”, buscando más ayudas extranjeras a nombre de los pobres de Haití, que nunca reciben nada.

 

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: