Deforestación y contaminación en la Cordillera Central

Por Leudy Espinal.

La protección del medio ambiente es uno de los temas que más conmoción ha generado en las últimas décadas.

En la República Dominicana, al igual que en resto del mundo, el problema ambiental se ha convertido en una preocupación real para organizaciones sin fines de lucro, empresas privadas, líderes políticos, activistas comunitarios, personalidades públicas y ciudadanos comunes, quienes entienden que la contaminación, la destrucción y el mal manejo de los recursos naturales son prácticas que podrían llevar el país al borde de muchas precariedades.

En los últimos años la comunidad dominicana se ha concienciado, tal vez mirándose en el espejo de nuestros vecinos de Haití, quienes enfrentan graves problemas por la falta de agua y la deforestación. Tanto la población del país como los ciudadanos que vivimos en el extranjero hemos venido reclamando a los gobierno del PLD que se tomen en cuenta los daños colaterales al medio ambiente, causados por compañías transnacionales de extracción minera las cuales dejan un beneficio económico mínimo al país y mucha contaminación y deforestación.

El pueblo dominicano reclama que Loma Miranda sea convertida en parque nacional.

El reclamo más reciente de la población al gobierno del presidente Danilo Medina es el reconocimiento de Loma Miranda como un área protegida y la petición de que sea convertida en un parque nacional. Mientras que la mayoría de la población y las organizaciones que abogan por la protección del medio ambiente se han enfocado en el problema de Loma Miranda, parece que quienes se dedican a tala de bosques para la venta de madera y a la extracción de arena y grava de la orilla de los ríos, en complicidad con las autoridades de medio ambiente, están aprovechando la ocasión para hacer sus labores sin mayores inconvenientes en municipios como Jánico, San Jose de las Matas, Jarabacoa, Constanza, etc, ubicados en el macizo de la Cordillera Central donde nacen los principales ríos del país.

Camión cargado de madera en el distrito municipal Juncalito.(Foto: Yovanny Rodriguez)

La deforestación y la contaminación son dos de los grandes problemas que el país debe enfrentar en materia ecológica; poder controlar estos males garantiza una mayor cantidad de agua potable y de mejor calidad para la población, así como también la conservación de muchas especies de nuestra flora y fauna, que corren el peligro de desaparecer.

Rio Yaque del Norte, a su paso por Santiago, contaminado por desechos plasticos. (Foto: Ricardo Toribio)

Un punto en el que los gobiernos locales tienen mucho que aportar es en la recolección efectiva y manejo adecuado de la basura. La falta de un sistema apropiado de recolección de basura genera problemas como la creación de vertederos improvisados que afectan la salud de las comunidades donde son establecidos; otro mal muy común y que obedece al mismo factor es la práctica de tirar los desperdicios a la orilla de ríos, arroyos y cañadas. La contaminación de estas fuentes acuíferas se traduce en enfermedades para quienes viven en sus alrededores ya que la mayoría de las veces estas representan el único acceso a este líquido vital.

Artesania realizada por los moradores de Las Placetas en el proyecto Basura Cero. Foto: Listin Diario

Un ejemplo a seguir en lo que a un buen manejo de la basura se refiere es el caso del distrito municipal Las Placetas, un pequeño pueblo perteneciente a San Jose de las Matas, enclavado en la Cordillera Central, donde se ha implementado el plan Basura Cero. El plan consiste en reciclar todos los materiales no degradables, clasificándolos en plásticos, metales, vidrios y cartón, para venderlos a compañías recicladoras o convertirlos en productos artesanales. Aquí lo que para la mayoría es basura se convierte en materia prima, que es transformada por la creatividad de los serranos, quienes además de colaborar con la protección ambiental obtienen beneficios económicos por la venta de sus creaciones.

Los desechos orgánicos son almacenados para producir abono que luego se exporta hacia Haití; sólo el 15% de la basura no es reciclable la cual es compactada y almacenada en un depósito para desechos sólidos y cubierta por varias capas de tierra.

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: