Pedro Dominguez

Danilo Medina, ¿Cree en la aviación dominicana?


Por Pedro Domínguez

A pesar de las señales negativas que el presidente Danilo Medina envía a la nación con el uso de aviones y tripulaciones extranjeras para sus viajes internacionales, e independientemente de los buenos y reconocidos profesionales de la aviación nacional con que cuenta el país, nosotros creemos que al Presidente no le está llegando información que le permita confiar en lo nuestro.

Desde agosto del año 2004 se iniciaron en el país los cambios necesarios para lograr que la República Dominicana superara el impedimento de los aviones de matricula nacional para poder volar a territorio norteamericano en operaciones comerciales. Esto se logró el 2 de julio de 2007, cuando le fue entregado en el Palacio Nacional al presidente Leonel Fernández la certificación que levantó el impedimento.

Ver:  Se volvieron locos

Desde ese entonces el país ha experimentado un avance significativo en materia aeronáuticana, tomando en cuenta el trayecto que inicia con don Norge Botello hasta el Doctor Alejandro Herrera, actual director general del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC). Estos avances son reconocidos por instituciones internacionales como la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI).

Es triste ver cómo el presidente Danilo Medina al momento de abordar el avión que lo llevó a su último viaje internacional es recibido por un piloto aviador extranjero, para volar en un avión de matrícula foránea y que, para confundir nuestra inteligencia, le colocan en la puerta de abordaje de plástico nuestra bandera.

Ver:  Advertencia de Leonel revive los temores de 2015

Señor Presidente, en el país contamos con varias líneas aéreas nacionales que pueden ofrecerle un servicio calificado. Entre las que podemos citar a Helidosa, compañía que en la actualidad vuela a todas partes del mundo y que algunos de sus pilotos aviadores pertenecen a la Fuerza Aérea Dominicana, los cuales pueden servirle al Presidente con los mayores estándares de seguridad y garantía, de igual o mejor manera que algunos pilotos aviadores foráneos de los cuales los servicios de inteligencia tienen poca o ninguna información.

Ver:  Creación del INDEX puede convertirse en un fiasco para la diáspora dominicana

La seguridad del Presidente de la República es un compromiso de todos y no podemos permitir que se exponga a vivencias desagradables, tal fue el caso de la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, quien realizó dos viajes en un avión cuyo dueño fue relacionado con un narcotraficante colombiano que fue extraditado desde Brasil a Estados Unidos en 2008.

¡Quiero ver al Presidente Medina en su próximo viaje en un avión de matrícula dominicana! Volando con jóvenes y talentoso pilotos aviadores militares, que les garanticen seguridad plena desde antes incluso del despegue.

DESDE MI CABINA DE MANDO.

Déjanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: