Crisis en la televisión dominicana

Por Luis Alfredo Collado.-La televisión que nos llega de la República Dominicana es pésima en sentido general si la comparamos con los estándares de la televisión que se produce en los Estados Unidos.

Lo primero es que la de allá es análoga y la de aquí digital, eso hace que la diferencia visual sea del cielo a la tierra.

El concepto es también bastante diferente, mientras en la República Dominicana siguen haciendo programas meridianos de entretenimiento con música, bailarinas y una producción propia de clubes nocturnos, aquí esos programas se hacen en la noche y los fines de semana.

En Estados Unidos manejan el entretenimiento de otro modo, diferente al de la isla donde lo dirigen a las amas de casa, a los vagos y al tigueraje que por lo regular no tiene poder adquisitivo y vive siempre frente a un televisor.

El producto que recibimos de allá es flojo y monótono no son espacios que podemos ver por más de 10 minutos, más de ese tiempo es una tortura a menos que sea una transmisión especial que genere otro interés.

En la República Dominicana el talento no se depura como antes y cualquiera habla en televisión, dicen palabras vulgares y se comportan como si estuvieran en la esquina de un barrio paupérrimo.

Y Claro que hay excepciones pero los que hacen una buena televisión están arropados por la basura visual que nos bombardean, puede decirse que las buenas producciones no se están exportando al mercado neoyorquino.

En muchos casos, en los famosos analistas se observa un derroche de petulancia propia de la conducta isleña. Los que vieron la televisión de los años 80 y 90 saben que en esos tiempos el producto era mil veces mejor, aun sin los adelantos tecnológicos de hoy, la televisión se trabajaba más que ahora.Ese negocio ha involucionado en calidad y está peor que antes en lo que a contenido respecta.

Hasta los noticiarios que nos llegan están fuera de espacio y del interés de los televidentes de aquí. Allá la programación la inician al revés, en lugar de un contenido ligero para empezar el día, lo que hacen es que contaminan la mañana con descargas políticas y comentarios de cosas pesadas y negativas.

Creo que debieran exportar un mejor producto sobre todo para el mercado norteamericano que es más exigente y donde viven casi dos millones de dominicanos.

Pero el contenido basura no es lo único que se le cuestiona a la televisión que nos llega desde la República Dominicana, es también la falta de respeto al público cuando lo engañan con programas grabados que pasan como si fuera en directo.

Muchos de esos “programeros” también han dañado el mercado neoyorquino, vienen a vender unos famosos paquetes de cuñas, hasta a 20 dólares, eso ha hecho quebrar muchos programas locales y desde luego estos anuncios son de ventorrillos el único atractivo que tiene es que esos canales se ven en muchos Estados y dueños de restaurantes y otros negocios pequeños hasta por la ilusión de que vean sus establecimientos en otros lugares, y creyendo que se ven en la República Dominicana, prefieren anunciarse en esos medios baratos.

Seguro que usted nunca ha visto en Telemicro internacional, Súper Canal, Dominican View y Televisión Dominicana, los anuncios, por ejemplo de Mc Donald, Honda, Ford y Macys, esas compañías no se anunciarían ni de gratis en esos espacios.

La televisión broadcasting que llega de la República Dominicana, es más o menos igual que la que se hace en los basement de New York, para canales de cable y de acceso público.

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: