Fernando A. De León

Coincidencias


Por Fernando A. De León

Al margen de un discurso trasnochado que no oferta nada trascendente, si algo tiene en común Luis Ramfis Domínguez Trujillo con figuras que son impenitentes aspirantes a la presidencia de la república, es que también es fruto de gente que alguna vez reprimió al pueblo dominicano.

Que el nieto del ajusticiado dictador Rafael Leónidas Trujillo aspire a ser presidente de los dominicanos para el 2020, que de seguro sabe que tiene impedimento constitucional, no es nada extraño. De todas formas convoca al fantasma de su abuelo que, tal parece, a través de “médiums”, insiste en aposentarse en el palacio presidencial.

Figuras políticas que ya han sido presidentes, tan continuistas como lo fue su muy querido abuelo, y descendientes directos de esbirros y testaferros que de alguna forma tuvieron al servicio de su otrora dictadura, hoy, pretenden eternizarse en el poder.

Es decir, políticos que heredan lo corrosivo de sujetos que militarmente estuvieron ligados al régimen dictatorial del pariente de este otro Ramfis, han ordenado todo constitucionalmente para ascender, aunque no consecutivamente, al solio presidencial. En República Dominicana persiste la asechanza de lo permisivo y corrupto que tiende a repetirse.

Así como el nieto que tanto admira a su desaparecido abuelo ha recibido en Nueva York el apoyo de jóvenes que desconocen nuestra historia, y de un sector de judíos de Queens, no votantes en República Dominicana otros, con ascendencia de individuos que también admiraron al sátrapa Trujillo y maltrataron a infelices dominicanos; por nueva vez, también anhelan retornar al poder.

El autor es periodista, miembro del CDP en Nueva York, donde reside.

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: