Anuncios
Tiroteo Florida

” Basta Ya’’, No más muertes inocentes. Ahora Siria

¿Ha llegado la hora del cambio?.  ¿Seguirá todo igual?

En las últimas semanas, escuchamos estas y otras tantas preguntas, sin que hasta ahora halla encontrado una respuesta.. Testimonio verdaderamente desgarradores, dramático, de padres que perdieron algún hijo, incluso de sobrevivientes de la tragedia protagonizada por Nikolas Cruz, el joven de apenas 19 años, y señalado como el responsable de la última masacre en una secundaria en la Florida.

Y no es para menos al menos 17 personas perdieron la vida, en su mayoria jovenes que empezaban a vivir, a manos de otro joven con trastornos mentales, y quien dió desde su niñez muchas señales, de que algo no estaba bien en su cerebro. Utilizó para cometer su peor osadia de exterminación un rifle AR-15 que había adquirido con extrema facilidad, convirtiéndose este tiroteo en el número 291 en  una escuela desde el comienzo del 2013.

Nikolas Cruz Corte Masacre

Aquellas escenas lucían tomadas de una películas de terror, horrible y trágica, imágenes que impactan al más sensible de los mortales, excepto a quienes tienen el poder de hacer cambiar este panorama, y en especial a los dueños del business o  negocio, pese a lo repetitivo en que vienen ocurriendo en este país,

De igual manera lucen aterradoras ver como cientos de niños han muerto en los tres primeros meses del 2018 en Siria, a causa del conflicto, que se mantiene en ese país, y que fue atacado hace algunas horas por Estados Unidos, Reino Unido y Francia, lanzando un ataque con alrededor de 100 misiles en una ofensiva conjunta contra posiciones de Bachar al Asad como represalia por un presunto ataque químico del que culpan al Gobierno sirio.

Siria Ninos

Si bien resulta preocupante que, en forma sistemática, Siria utilice armas químicas prohibidas o que EE.UU. emplee la fuerza al margen del derecho internacional (más aún a manera de represalia), lo que más inquieta del reciente ataque al país árabe es que pueda culminar en un enfrentamiento militar entre las potencias implicadas.

Por un lado, la ofensiva llevada a cabo repite el mismo patrón del accionar del año pasado frente a una situación similar: es un ataque quirúrgico (se dirige a objetivos militares e instalaciones químicas) y sin carácter de permanencia (no implica un accionar mayor). Occidente parece tener mucho cuidado para no afectar intereses rusos. Incluso, hace unos meses el ataque fue previamente coordinado con Rusia para evitar cualquier imprevisto.

Siria Ataque 1

FOTO: Dos bomberos extinguen el sábado el fuego en Barzah, cerca de Damasco, tras el ataque conjunto de EE .UU. Francia y Reino Unido. AP

Por otro lado, los conflictos armados entre Estados son cada vez más escasos. Los costos, desde los militares y humanos hasta la ruptura de las redes de interdependencia, son muy altos; y entre potencias mundiales, las guerras son más costosas aún. Para Occidente, Rusia no solo es un importante productor de petróleo y gas, sino también es un actor clave en la solución de los conflictos en Siria y Ucrania, así como un garante del acuerdo nuclear con Irán.

Retormando el tema principal sobre el que quiero hacer incapie, y del que ya no se habla , en su momento se escucharon las repetidas retórica, basta ya, fue colocado el tema sobre la mesa, se inició el debate, qué más qué tocar la raíz del mal, los  debates siguian por semanas concentrados en acusaciones, en teorías baratas, hablando hasta del diseño de la pena de muerte para quien o quienes cometan este tipo de masacre, como de hecho está establecida, en algunos estados de la unión. Además se habló  hasta de militarizar prácticamente los centros, educativo, los cuales están destinados para la enseñanza, no para  centro de guerra y hasta que los maestros porten armas, que ¡barbaridad!

Armas M17

En sí, pocos tocan el problema de fondo, que es la venta de armas, de alto calibre, de guerra, y que van a parar a millones de persona con problemas mentales. Es lógico, nunca van a legislar para salvaguardar a toda una nación, pocos les importan, no legislarán para controlar un negocio tan lucrativo, que genera tantos millones y millones de dólares, no afectarán las actividades de una Asociación,  que tiene 5 millones de miembros, que defiende a punta y espada el derecho a tener armas  y que no es noticia para nadie, viene apoyando campañas de muchos políticos desde hace algún tiempo.

Durante días muy pocos medios recordaban la indisimulada presencia de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), en diversos actos políticos. Además, la asociación convirtió al republicano en el candidato que más donaciones ha recibido de sus arcas, con más de 21 millones de dólares. La dimensión del potencial de la NRA quedó mejor retratada con los 200 millones de dólares que ha destinado a la actividad lobista desde 2001. Su activa y permanente labor en el Capítolio en favor de sus intereses nunca pasa desapercibida.

Aunque la realidad social y política estadounidense es más compleja, poliédrica y bipartidista de lo que pudiera parecer, el hecho es que el debate político volvió a enfrentar un día después de esta tragedia a republicanos y demócratas. 

Paul 2

Paul Ryan. EFE

El presidente del Congreso, Paul Ryan, salió al paso con rapidez de las críticas de miembros del partido minoritario, cuando aseveró que la matanza de Florida «no puede servir para acabar con el derecho de los estadounidenses a portar armas».

El todopodero Paul Ryan, el Speaker of the House del Congreso de los Estados Unidos, anunció esta semana que no se presenta a la reelección, retirándose al acabar la legislatura. El Speaker of the House (“portavoz de la casa”, en traducción literal) es el jefe de la mayoría de la cámara representantes en Estados Unidos. Aunque los medios le prestan mucho menos atención que al presidente, el Speaker es probablemente el político más importante del país en una mayoría abrumadora de materias. O solía serlo, al menos, hasta que Donald J. Trump designó a otro tipo como el hombre que marca la agenda política Americana.

Es más fácil atacar, acusar a otros de la causa del mal, como en el argot popular, ver la paja en ojos ajenos, no asumir con responsabilidad, y reconocer que la culpa es compartida, especialmente de quien o quienes han dando luz verde para que la NRA, se llene los bolsillo de dinero y como en efecto inundar las calles de estas super poderosas armas, peor aún en manos de personas desequilibradas.

Se estima que 55 millones de personas poseen un arma de fuego en Estados Unidos, según una encuesta nacional realizada en el 2016 por las universidades de Northeastern y Harvard.

Armas Control

Getty Images un entusiasta mira una de las armas en un show realizado en Las Vegas

La influyente NRA, que gastó unos $30 millones en apoyar la campaña presidencial de Trump, se opone radicalmente a elevar la edad legal para comprar armas largas de los 18 años actuales a 21.

De entrada el presidente estadounidense Donald Trump acusó al FBI de no haber evitado el tiroteo en cuestión, advirtiendo que la policía federal dedica “demasiado tiempo” a investigar la injerencia rusa en las elecciones de 2016, y en parte tiene razón.

Trump Armas

AP

El buró Federal tenía información importante sobre el estado de salud del adolescente, fue alertado por su comportamiento agresivo y sus intenciones asesinas, sin haber informado de ello a su oficina de Miami. Esto no lo libera de toda culpa, debido a que al  mandatario les llueven  las críticas por sus vínculos con la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el poderoso lobby de las armas de fuego en Estados Unidos.

Es una verdadera pena que el FBI haya omitido todas las señales enviadas por el tirador del colegio de Florida. No es aceptable”, escribió el mandatario estadounidense en Twitter.

“Pasan demasiado tiempo tratando de probar la colusión rusa con la campaña Trump – No hay colusión. ¡Vuelvan a lo básico y hagan sentirnos orgullos de ustedes!”, añadió el presidente, aunque desde mayo ya no es el FBI quien dirige la investigación sobre la injerencia rusa sino el procurador especial Robert Mueller.

Tragedia ante un gran descuido, crónica de una muerte anunciada.

Tal como se titula una de las novelas del escritor colombiano Gabriel García Marquez: Nikolas Cruz tuvo tres encuentros con la policía en poco más de tres semanas. Primero cuando vivió por un breve periódo de tiempo en Palm Beach tras la muerte de su madre adoptiva en noviembre, según las llamadas al 9-1-1 dadas a conocer a pocos días de la masacre.

En una llamada, se puede escuchar a Cruz,, cuando le habla al operador sobre la muerte de su madre.

“Perdí a mi madre hace un par de días y ahora estoy lidiando con algunas cosas”, dijo Cruz.

El joven de 19 años había llamado al servicio de emergencia para contar su versión de una pelea que tuvo con el hijo de una mujer que lo albergó tras la muerte de su madre, Lynda Cruz, el 1 de noviembre.

“Me enojé y comencé a golpear paredes”, le dijo Cruz al operador.

Los operadores del 9-1-1 del sheriff del condado de Palm Beach ya habían oído sobre lo que sucedió dentro de la residencia, un remolque en la cuadra 6400 de Easter Cay Way en Lantana.

La dueño de la casa, Roxanne Deschamps, había llamado para informar que su hijo intervino para tratar de evitar que Cruz dañase la casa cuando se lanzaron golpes.

En la llamada al 9-1-1, Deschamps describe su temor de que Cruz regrese con un arma.

“Eso es todo lo que quiere, su arma, y eso es todo lo que le importa, su arma. Compró toneladas de balas y se las quité”, explicó Deschamps.

 El informe policial dice que Deschamps no quería que arrestaran a Cruz y que los dos se abrazaron para “reconciliar sus diferencias”.

 Pero no fue la primera vez que llamaron a la policía. Deschamps había llamado unos días antes para alertarnos de que temía que Cruz hubiera enterrado una pistola en el patio trasero.

 Al día siguiente al tiroteo, Trump insistió sobre los problemas mentales del atacante, sin mencionar para nada el derecho a poseer un arma, garantizado por la segunda enmienda de la Constitución, ni sobre las armas semiautomáticas como el fusil AR-15 que utilizó el tirador.

Estudiantes Presionan

Chris Grady, un estudiante de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, posa frente a un monumento en honor de las víctimas de la matanza de la semana pasada en Parkland, Florida. AP

Durante una manifestación realizada a tres días de la masacre una sobrevivientes de este horrible suceso denunció con firmeza los vínculo del presidente Trump con la NRA.

“A todos los políticos que recibieron donaciones de la NRA, ¡qué vergüenza!”, proclamó la joven Emma González tras haber fustigado a Trump por haber recibido el apoyo financiero del poderoso grupo durante la campaña presidencial de 2016.

 “¡Qué vergüenza, qué vergüenza!”, gritaron a coro los manifestantes.

Protestas Armas

Los manifestantes se reunieron frente a la Casa Blanca donde se mantuvieron por 17 minutos en silencio, en memoria de las víctimas del tiroteo que ocurrió hace un mes en un colegio de Parkland. AFP

 “Si el presidente me dice en la cara que fue una terrible tragedia (…) y que no podemos hacer nada, yo le preguntaré cuánto le dio la Asociación Nacional del Rifle. Yo lo sé: 30 millones de dólares”, dijo con furia otra joven de 18 años con el cabello rapado.

“¿Eso es lo que valen las personas para usted, señor Trump?”, añadió González al comparar esa suma con el número de víctimas de tiroteos que ensangrentar al país desde comienzos del año.

“El hecho de ser autorizado para comprar armas automáticas no es una cuestión política, es una cuestión de vida o muerte”, afirmó la estudiante más tarde en diálogo con la AFP.

González cursa el último año en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, ubicada en la localidad vecina de Parkland. Ella se escondió en el anfiteatro del colegio cuando Nikolas Cruz abrió fuego en los corredores del establecimiento,.

Mientras sigue el debate si se controla o no las ventas de armas, las escuelas, están a merced de que se repita igual o peor tragedia que la que sucedió en la Florida, y las amenazas se han triplicado en todo el país. Entre tanto Trump dejó en manos de cada estado de la nación para que regule o no el uso de las armas, o que decidan si lo maestros deben portar o no armas en los planteles educativos.

En otro mensaje central de su intervención, el inquilino de la Casa Blanca se comprometió a hacer de la «seguridad» en los centros educativos del país una de sus «prioridades», aspiración que resumió con esta frase: «Ningún estudiante, ningún profesor, deberían estar jamás inseguros en un colegio». Un compromiso y un recuerdo que extendió a los padres, en especial a los afectados por la tragedia, a quienes se dirigió así: «Estamos aquí para lo que necesitéis, para todo lo que podamos hacer para aliviar vuestro dolor».

Casa Blanca H

AP

Cinco días después el mandatario se mostró partidario de fortalecer las revisiones de antecedentes penales para quienes deseen comprar armas, mientras pasaba sus vacaciones en su campo de golf privado en Florida a pocas millas de donde ocurrió la masacre escolar de la semana pasada.

Ocho días después, pese a las fuertes protestas en todo el país y presiones el mandatario seguía ambivalente en su postura en relación al tema central, dijo que su Gobierno podría prohibir un accesorio que permite que un rifle dispare cientos de balas por minuto, y la Casa Blanca agregó que consideraría otras restricciones a las armas de fuego tras el tiroteo en cuestión..

“Hace pocos momentos firmé un memorando que ordenaba al fiscal general proponer regulaciones para prohibir todos los aparatos que convierten armas legales en ametralladoras”, dijo Trump durante un evento en la Casa Blanca.

La medida no pasaría por el Congreso, donde un proyecto de ley para prohibir los aparatos conocidos como “bump stocks” ha permanecido estancado desde una masacre de octubre en Las Vegas en la que murieron 58 personas.

El flirteo de Trump con un conjunto de modestas medidas de control de armas provocó una rápida condena de grupos de defensores de las armas, cazadores y deportistas, que consideraban que el dirigente era un firme opositor a cualquier nueva regulación en ese campo.

AR-15, el rifle más usado en las masacres en EEUU

El arma se ha utilizado en siete Matanzas en los últimos tiempos, incluyendo en Las Vegas y en la escuela del sur de Florida. 

“En la comunidad de las armas de fuego hay un gran sentimiento de traición y abandono, por el apoyo que se le dio en su campaña a la presidencia”, dijo el Tony Fabian, presidente de la Asociación de Tiro Deportivo de Colorado.

Estas declaraciones ponen de manifiesto el poco espacio de maniobra que tienen Trump y el Partido Republicano para no enojar y movilizar a la poderosa comunidad armamentística.

La confrontación demostrará si Trump, una figura muy popular entre las bases del Partido Republicano, está dispuesto a arriesgar su capital político para medirse a un sector del electorado al que pocos republicanos plantaron cara, pero sobre todo por la baja valoración que obtuvo en su primer año en la Casa Blanca.

De acuerdo a una encuesta de Gallup y datos recopilados por la agencia AP. Trump promedia apenas un 39% de aprobación desde que llegó a la Oficina Oval, el número más bajo entre los presidentes en el primer año de gestión.

 A esto se suma, que a  diez días de la masacre, el llamado a través de las redes sociales de un movimiento denominado nunca más, se ha hecho viral. Piden a la población a boicotear a las compañías que apoyan a la Asociación Nacional de rifles, el cual surtió sus primeros efecto y  dos grandes aerolíneas, una firma de ciberseguridad, seis de renta de autos, una de seguridad en el hogar y un banco son empresas anunciaron que cortaron sus nexos con la poderosa NRA, lista que parece seguirá creciendo .

Delta Airlines anunció que daba por terminadas las tarifas de descuento para los miembros de la NRA. “Pediremos que la NRA remueva nuestra información de su sitio web”, dijo la compañía en un tuit.

United Airlines le siguió poco después al anunciar que la compañía ya no ofrecerá descuentos en vuelos a la reunión anual de la NRA.

Y TrueCar, un servicio de compra de autos, dijo el viernes por la noche que el 28 de febrero daría por terminado una asociación con la NRA.

Estas compañías fueron las últimas en abandonar acuerdos de asociación con la NRA en medio de un renovado debate público sobre leyes de armas más estrictas después de un tiroteo en una escuela de Florida la semana pasada que dejó 17 muertos.

El banco First National Bank de Omaha prometió a finales de Febrero dejar de emitir una tarjeta de crédito Visa con la marca de la NRA. Un portavoz del banco dijo que “comentarios de los clientes” llevaron a una revisión de su sociedad con la NRA, y eligió no renovar su actual contrato.

También hubo una oleada de abandonos por parte de compañías de alquiler de vehículos.

Enterprise Holdings, que administra los grupos de renta de autos Enterprise, Alamo y National, anunció que el 26 dará por terminado el acuerdo de descuentos que tiene con la NRA.

 Además,  la compañías de alquiler de autos Hertz dijo en un twit que también dará por terminado su programa de descuentos para la NRA.

Su única decisión

Victimas Florida

Rostros de las víctimas, sueños rotos tras masacre en escuela

La realidad muestra que en sus trece meses de mandato, pese a los trágicos sucesos que no cesan, Trump sólo ha tomado una decisión relacionada con el control de las armas, y no precisamente restrictiva. En otra de sus múltiples medidas que desmontan el legado de su predecesor, Barack Obama, el presidente suscribió una orden que dejaba sin efecto la necesidad de que los compradores tuvieran que mostrar sus datos de la Seguridad Social cada vez que quisieran adquirir una arma. La firma de la nueva normativa no contó con convocatoria previa a la prensa, al contrario que en la mayoría de las ocasiones.

La defensa de la segunda enmienda de la Constitución, que consagra el derecho a portar armas, fue uno de los grandes reclamos de Trump para ganarse el voto conservador durante la pasada campaña electoral.

¿Qué dice la segunda Enmienda?

La Segunda Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos de América (o Enmienda II) protege el derecho del pueblo estadounidense a poseer y portar armas. Asi, Estados Unidos es uno de los países con menores limitaciones para adquirir y portar armas de fuego. Es parte de la llamada Bill of Rights o Carta de Derechos estadounidense.

La Corte Suprema de los Estados Unidos ha aclarado en numerosas ocasiones el texto constitucional: ha afirmado que el derecho a portar armas es un derecho individual que tienen todos los estadounidenses, pero también ha declarado que el derecho no es ilimitado y que no prohíbe la regulación de la producción y compra las armas de fuego o de dispositivos similares. La Segunda Enmienda establece que ni el gobierno federal de los Estados Unidos ni los gobiernos estatales y locales pueden infringir el derecho a portar armas.

 En tiempos de Obama

Durante sus últimos años en el Despacho Oval, Obama planteó sin éxito al Congreso una serie de medidas para restringir el acceso a las armas de fuego, mediante un control previo más riguroso para los vendedores y compradores. Entre los objetivos, se encontraba también la exigencia de exámenes mentales a los aspirantes. Antes, mediado su mandato, cuando el joven Adam Lanza segó a tiros la vida de veinte niños y seis adultos en la escuela básica de Sandy Hook, en Newtown (Connecticut), el destino del país pareció cambiar.

Con el 14 de diciembre de 2012 como trágica fecha, aún marcada a sangre y fuego en la dramática relación de Estados Unidos con sus armas, la sensibilidad política aparentó abrirse paso para tomar medidas. La mayoría republicana (aunque no sólo) se bastó para frenar cualquier iniciativa. Es la dialéctica diabólica de un país atenazado por la sagrada tradición y la inevitable tragedia. Sin término medio.

 Marco Rubio encabeza lista de senadores que más dinero reciben de la Asociación Nacional del Rifle

No por conocido deja de ser importante. Marco Rubio, el Senador cubano-americano y uno de los representantes políticos de la Florida con más alto rango dentro de las altas esferas de EE.UU. es uno de los que más dinero recibe de la Asociación Nacional del Rifle Americano (NRA, por sus siglas en inglés), como “método” para sufragar y sostener su carrera. Marco Rubio 8

Pero, ¿quiénes son los miembros del Congreso que reciben la mayor cantidad de fondos NRA? De acuerdo con CBS, la mayoría son republicanos, encabezados todos por “la leyenda” McCain, quien de acuerdo con un informe elaborado por el Centro para Políticas Responsables, ha recibido desde 1989, más de siete millones (siete millones, setecientos cuarenta mil quinientos veintiún dólares exactamente). Mc Cain es la persona que más dinero ha recibido de la NRA que cualquier otra persona en la historia del Senado estadounidense.

Aunque el centro especifica que la mayoría de este dinero lo recibió McCain mientras corrió para presidente en el año 2008, la cifra no deja de ser significativa. Mucho más cuando desde hace años la nación Americana enfrenta matanzas múltiples en escuelas, centros comerciales, cines, espectáculos al aire libro y los congresistas y senadores no logran encontrar una solución al problema dado su estado de compromiso con la NRA.

Detrás de McCain viene French Hill, de Arkansas, quien según el mismo informe ha recibido un total de $ 1,089,477 dólares. Le siguen Richard Burr de Carolina del Norte,

Roy Blunt de Missouri, Thom Tillis de Carolina del Norte, Cory Gardner de Colorado y Marco Rubio de Florida; además de Joni Ernst de Iowa, Rob Portman de Ohio,

Todd Young de Indiana y Bill Cassidy de Louisiana, a los que se unen Ken Buck de Colorado, David Young de Iowa, Mike Simpson de Idaho, Greg Gianforte de Montana, Don Young de Alaska, Lloyd Smucker de Pensilvania, Bruce Poliquin de Maine, Pete Sessions de Texas y Barbara Comstock de Virginia.

El Top Ten, registrado hasta el momento en que ocurrió la fatídica matanza en Las Vegas el año pasado, arroja estos resultados:

En total Rubio ha recibido $3,303,355, lo que lo sitúa entre los políticos que más dinero han recibido del fabricante del rifle, y si tenemos en cuenta su edad y lo comparamos con el viejo McCain, muy probablemente rompa el récord.

En el pasado, Rubio fue criticado fuertemente por eso. Cuando la matanza de la discoteca Pulse, y ahora con la sucedida del 14 de Febrero en la escuela Marjory Stoneman Douglas. ¿Viajará a la escuela? ¿Se reunirá con los familiares de las víctimas? ¿Qué les dirá?

Tal vez les diga que desde el 2016 ha recibido más de un millón de dólares por concepto de “apoyo al NRA” de acuerdo con una tabla publicada por Opensecrets.org, donde queda desglosado cuándo y cómo Rubio aceptó el dinero.

 Resulta chocante, hasta desafiante que a solo cuatro días de tal masacre, entretanto en la  Florida se realizaba una vigilia en solidaridad de las víctimas, a tan solo 40 millas se celebraba una feria de armas en, las que se vendieron, entre otros e irónicamente, rifles AR-15 como el que usó Cruz para perpetrar el mayor baño de sangre ocurrido en un centro escolar en EEUU. 

EFE Foto de archivo

Increible, pero cierto , las ventas de pistolas y fusiles subieron después de las tragedias, pareciera como una burla, un desafío a un pueblo que ve perder a sus seres queridos, como si se tratara de una pesadilla,

Y justo durante esos mismos días, suben las ventas. Ocurrió tras la matanza de niños en una escuela de Connecticut, en el 2012, se repitió tras la sangría de aquel concierto del pasado octubre en Las Vegas y resulta fácil adivinar que sucederá lo mismo con el instituto de Parkland (Florida). Cuando el defensor de las armas teme que una tragedia puede llevar a los legisladores a acordar restricciones, se lanzan a comprar de forma preventiva. El dato muestra lo inquebrantable de la cultura de las armas, inmune a las masacres: el país supone menos del 5% de la población mundial , pero posee casi la mitad de todas las armas privadas.

En el último Black Friday (Viernes Negro), ese famoso día de descuentos de locura que hacen las tiendas después de Acción de Gracias, se batió el récord histórico de venta de armas en un solo día. El FBI recibió 203.086 solicitudes de información de antecedentes de estadounidenses que querían hacerse de pistolas y fusiles, según adelantó USA Today. Dos semanas antes, un hombre llamado Devin Kelley se había presentado una Iglesia de Sutherland Spring (Texas) y matado a 26 feligreses que asistían en el servicio del domingo.

La adhesión de los estadounidenses al derecho a las armas, consagrado en la segunda enmienda de la constitución, se ha mantenido en el mismo (alto) nivel durante años, sin altibajos demasiado significativos. El 30% de la población adulta es propietaria de alguna pistola o fusil, el 36% no posee ahora, pero afirma que podría hacerlo en el futuro y tan solo un 33% lo descarta, según datos de Pew Research del pasado verano.

Un argumento que suelen esgrimir los activistas, con la Asociación Nacional del Rifle a la cabeza, consiste en que la mayor parte de muertes con armas se producen en sucesos no masivos y que, en esos casos, las armas suelen ser ilegales, con lo que una regulación distinta no cambiaría nada. Pero el fenómeno de los tiroteos masivos es algo demasiado acentuado en esta gran nación,   como para no vincularlo a esa excepcional proliferación de armas en manos civiles.

 dam Lankford, profesor de la Universidad de Alabama, analizó los datos de posesión y de matanzas de una lista de 171 países y se topó con que el 31% de las masacres de entre 1966 y 2012 se había producido en suelo estadounidense. “Estados Unidos, Yemen, Suiza, Finlandia y Serbia son los países con más armas per cápita y en el estudio figuran entre los 15 con más tiroteos”, afirma el académico.

En tan solo mes y medio  han muerto 1.816 personas por violencia con armas según la organización Gun Violence Archive. Y en centros educativos se ha producido al menos cuatro tiroteos desde que comenzó 2018, de chicos que toman un fusil y se presentan en el instituto para matar. La lista de tiroteos masivos sucedidos está llena de atrocidades de este tipo, por eso es habitual ver arcos de seguridad a la entrada de muchos institutos e incluso guardias de seguridad armados. En Parkland había un agente ese fatídico  miércoles, pero no pudo frenar a Nikolas Cruz. El chico mató  a 17  vidas con un fusil de guerra que obtuvo de forma legal, pese a que el FBI había recibido alertas y había investigado al joven.

Por consiguiente, Estados Unidos es el único país desarrollado donde los tiroteos en centros escolares se repiten implacablemente.

La mayoría de estos casos ni siquiera aparece en los titulares de la prensa nacional, al ser hechos usuales.

Hay aproximadamente un tiroteo escolar por semana, según Every Town for Gun Safety, otra organización de control de armas, que aboga por endurecer la ley sobre este tema.

El 23 de enero, un estudiante abrió fuego en su escuela en Kentucky, al comienzo de la jornada. Mató a un chico y una chica, ambos de 15 años como él; 14 más resultaron heridos.

El día anterior, a un adolescente le dispararon en la cafetería de su escuela en Texas. Ese mismo lunes, un muchacho de 14 años recibió un balazo en el estacionamiento de una universidad en Nueva Orleans.

En enero también le dispararon a un autobús escolar en Iowa, hubo un tiroteo en una escuela secundaria en Seattle, en un campus en California.

Estas tragedias reviven un debate que parece no tener fin.

¿Se debería equipar a todas las escuelas con puertas de seguridad? ¿Es necesario armar a los maestros? En el fondo, muchos sienten que otra vez habrá reacciones de indignación tras la inacción de un Congreso controlado por los republicanos, firmemente opuestos a limitar el porte de armas.

 Con o sin legislación, la tendencia es preocupante

Un estudio del Buró Federal de Investigaciones (FBI) notó una “frecuencia creciente” de los tiroteos entre el 2000 y el 2013.

En el 70% de los casos, lo irreparable sucede en cinco minutos o menos, lo que relativiza la reacción que pueda tener la policía. El 24,4% de los tiroteos ocurre en ámbitos educativos.

En la mayoría de los casos reseñados, los tiradores que abren fuego dentro de una escuela secundaria o universidad son estudiantes del propio establecimiento. Y, según el FBI, los tiroteos en las escuelas son a menudo los más letales.

Estados Unidos quedó traumatizado luego de algunas de estas tragedias, en particular después de la de Columbine en 1999, la de Virginia Tech en el 2007 y la masacre de Sandy Hook, una escuela primaria de Connecticut, donde murieron 20 niños de seis y siete años en el 2012.

Desde entonces, las escuelas han multiplicado los procedimientos de alerta y los ejercicios de entrenamiento.

El objetivo es enseñar a los escolares cómo reaccionar ante un individuo que dispara a ciegas para alcanzar un máximo de víctimas.

El país que prohibió la posesión de armas tras ataque escolar

El 13 de marzo de 1996 ocurrió la última masacre escolar en el Reino Unido. Ese día, Thomas Hamilton ingresó armado al gimnasio de la Escuela de Educación Primaria de Dunblane, en Escocia, y acabó con la vida de 16 alumnos —de entre 5 y 6 años— y una profesora.

El terrible suceso, en el que el atacante se suicidó luego de perpetrar lo, llevó al Gobierno británico a prohibir la posesión de armas a particulares, que hasta entonces era completamente legal.

La medida entró en vigor el 1 de febrero de 1998. Se convirtió en delito poseer y guardar una pistola o un revólver en casa: la tenencia ilegal está penada con hasta 5 años de prisión.

A la par de la prohibición, se hicieron campañas de entrega voluntaria de armas y recompra por parte del Gobierno a los ciudadanos. Hasta el año 2000, se habían recogido más de 162.000 armas de diversa índole.

En conclusión en norteamérica, de acuerdo a reportes uno de cada cinco estadounidenses posee una arma, y las ventas de armas de altos calibre es algo normal.

Alumnos de la escuela que sobrevivieron a la masacre se hicieron sentir en Washington DC el pasado 24 de Marzo, con una masiva marcha a nivel nacional para que finalmente las leyes se modifiquen en lo relativo a la compra y tenencia de armas, sin lograr nada en concreto hasta la fecha.

El presidente Donald Trump dice estar dispuesto a enfrentarse a la National Rifle Association (NRA) en torno a las leyes sobre armas, pero los republicanos que controlan el Congreso no están tan seguros de respaldarlo: prefieren sopesar solamente cambios modestos a esas leyes en respuesta a la masacre en una secundaria de Florida.

 Los legisladores regresaron a sus escaños sin seguir la pauta marcada por Trump en ninguna de las propuestas que ha hecho desde el tiroteo en la secundaria Marjory Stoneman Douglas.

 Pese a  las exhortaciones del público para que haya leyes más estrictas sobre armas, los líderes republicanos se han mantenido prácticamente en silencio tras el ataque que dejó 17 muertos y dio pie a una nueva fase en el debate acerca de las armas, impulsada por el activismo de los jóvenes sobrevivientes.

 No más la Casa Blanca invitó a los legisladores a sostener reuniones, pero las ideas de Trump, las cuales incluyen darles armas a muchos profesores, parecen no tener el efecto deseado.

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: