Fernando A. De León

¡Algo más que líquida!


Por Fernando A. De León

No siempre la libre expresión se corresponde con un clima de libertad, justicia y equidad; esa condición en el caso de los que dirigen la cosa pública responde a la necesidad de mantener apariencias democráticas, ante los ilícitos de los gobiernos y el funcionariado.

Con ciertas limitaciones, somos libres de expresar lo que nos dé la gana aunque como dijo un articulista recientemente sobre algo que habíamos leído hace un tiempo; en esta coyuntura histórica conformamos una sociedad líquida. Es decir, nada contundente, sólo nos quedamos en escaramuzas ante los latrocinios y otras corruptelas del oficialismo.

Esta liquidez (no hablamos de dinero), de alguna forma nos ha hecho cómplices de encumbradas figuras políticas, legisladores y funcionarios que no sólo son corruptos; han coqueteado con el narcotráfico. Y lo penoso es que los entes mediáticos y un apreciable segmento de la prensa, e intelectuales, son sus adeptos o beneficiarios de sus desmanes.

Esto tiene que ver con el clientelismo y el vuelco que, luego de un par de décadas, han dado los representativos de entidades que antes eran contestatarias. De repente llegaron los que con estrategias efectistas afincados en lo licencioso, el populismo y obras de relumbrón; sostenidos por funcionarios, instalaron entramados de diversas modalidades de corrupción.

Con todo y eso nos hemos tornados indiferentes de forma tal que por fanatismo e inconsciencia, asistimos a una sociedad algo más que líquida toda vez que, con o sin razones, determinamos quién o quiénes deben ser sindicados como individuos que alguna vez se relacionaron con el narcotráfico.

El autor es periodista, miembro del CDP en Nueva York, donde reside.

 

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: