A “La multitud y Toy jarto” le pusieron un bozal de arepa

Por Luis Alfredo Collado.-Los movimientos juveniles “Toy jarto” y “La multitud”, en sus momentos de gloria se convirtieron en celebridades mediáticas y por escasas pulgadas llegan a ser reconocidos como los héroes y salvadores de una generación atrapada por el descalabro social que implica la proliferación de las cosas malas que hoy hunden al país.

El joven economista Hecmilio Galván de La Multitud y Elizabeth Mateo de Toy jarto, lograron articular las luchas por causas justas con el respaldo casi masivo de los jóvenes y el pueblo. Algunos consideraban que esos jóvenes habían logrado en poco tiempo lo que no han podido en toda su vida los movimientos de izquierda.

Hicieron un alboroto contra la corrupción, luchaban por el 4% para la educación, defendían los Haitises, condenaban de forma enérgica el crimen ecológico que significa el traslado del Rocash, desde Puerto Rico hacia la República Dominicana, le hicieron la guerra al alcalde Roberto Salcedo, por sus medidas impopulares, y protagonizaron otras manifestaciones. Nadie como ellos tenían tanto poder de convocatoria y simpatía.

Estos movimientos crecían como olas expansivas, y la roncha que le estaban haciendo a la imagen del gobierno empezó a preocupar al palacio. Los tenían en la mira y les tendieron una trampa mortal. A Galván y a Mateo, los atraparon con dos nombramientos y desde que cobraron sus primeros sueldos los frieron en su propio aceite.

El encanto de sus cheques no les volvió a dejar ver los problemas de la nación, y no volvieron a luchar aunque la situación sigue igual o peor. Hecmilio Galván y Elizabeth Mateo, nunca entendieron su responsabilidad social, ni el espacio que habían ganado. No entendieron que meterse voluntariamente en el vientre del monstruo que enfrentaban causó tanta decepción.

Si hubiesen tenido un poco de sentido común y se iban a trabajar al sector privado o a cualquier otra entidad que no fuera el gobierno, habrían conservado su prestigio y la admiración que le tenía el pueblo. Ellos son el más reciente ejemplo de que ya no hay en quien creer.

Hecmilio Galván fue “bendecido” por un puesto en Economía Solidaria y Elizabeth Mateo, en la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (Sisaril). Muchos consideran que ambos son dos ídolos de barro derrumbados por dos sueldos del gobierno.

En el video, Galván aparece diciéndole ladrón a Leonel Fernández y manifestándose a favor de Hipólito Mejía y el PRM, Mientras Mateo justifica su sueldo.

[mom_video type=”youtube” id=”VzQxTpdRWYI” width=”600″ height=”350″]
Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: