Marcha Ee Uu
A un año de las protestas en Charlottesville, manifestantes se concentrarán en la capital de EE.UU. el domingo 12. AP

Supremacistas que atemorizaron EEUU hace un año protestan hoy en la Casa Blanca


Hace un año, la ciudad de Charlottesville, Virginia, vivió uno de sus días más oscuros. Cientos de adeptos de la ultra derecha y supremacistas blancos se tomaron las calles durante casi dos días en una marcha para ‘unificar la derecha’.

En la tarde del sábado 12 de agosto 2017, un coche arremetió contra la multitud, en donde estaban tanto asistentes a la marcha como manifestantes que acudieron para protestar contra ellos. El atentado, perpetrado por un hombre de 20 años, acabó con la vida de Heather Heyer, de 32 años, y dejó decenas de heridos.

Este domingo 12 de agosto 2018, la ultra derecha vuelve a salir a las calles, pero esta vez lo harán en Washington, su destino final es la Casa Blanca. Específicamente, los participantes de la protesta ‘Unificar la Derecha 2’, Unite the Right 2, han sido convocados al parque Lafayette Square. Según la solicitud de permiso que el organizador, Jason Kressler, entregó al Servicio Nacional de Parques, congregará a unas 400 personas.

Pero no son los únicos que tienen cita en esta reconocida plazoleta de la capital estadounidense.

Al igual que sucedió el año pasado en Virginia, grupos de activistas locales tienen también planeado manifestarse en contra del movimiento de derecha alternativa conocido como ‘alt-right’ .

Ver:  Giuliani: Mueller reconoce que no puede imputar a Trump

Brendan Orsinger, uno de los organizadores de la contra-protesta, dice estar seguro de que serán muchos más los que vendrán quienes estén en su lado de la acera. Según reportan algunos medios, la contra-protesta podría contar más de 1.000 personas.

“Vendrán menos miembros de la ultra derecha porque [los adeptos de esta ideología] no quieren ser asociados con este movimiento”, afirmó el activista, quien también estuvo el año pasado en Charlottesville.

Varias figuras prominentes de ‘alt-right’ como Richard Spencer, quien fue uno de los conferencistas en la protesta de 2017 y es el presidente del centro de pensamiento National Policy Institue se han desmarcado de la protesta.

A través de su cuenta de Twitter, Spencer dijo que no irá al evento del domingo y que no recomendaba que otras personas asistieran.

“Sé que muchos tienen buenas intenciones al ir, pero un evento como este no tiene sentido ahora mismo. No sé exactamente qué sucederá, pero probablemente no será bueno”, dijo el líder de ultraderecha.

Varios de los asistentes a la marcha de Charlottsville han sido llevados a la corte por parte de las víctimas de la violencia en la manifestación o incluso han visto su identidad revelada por organizaciones como ProPublica, lo que ha desencadenado el rechazo social o la pérdida de su empleo.

Ver:  (video) EE.UU. lanza su mayor bomba no nuclear sobre Afganistán

No obstante, el gobierno y la policía metropolitana de Washington D.C. se están preparandos ya para garantizar la seguridad de los ciudadanos durante el evento.

En una conferencia de prensa, la alcaldesa Muriel Bowser anunció el jueves en la tarde que activará el Centro de Operaciones de Emergencia del Distrito, lo cual le permitirá a las autoridades locales, estatales y federales trabajar en conjunto para coordinar los “apoyos necesarios para todas las respuestas a incidentes críticos”.

La alcaldesa también expresó su rechazo a la ideología de ultraderecha.

“Afortunadamente, muy muy pocos comparten las ideas que serán expresadas en el Parque Lafayette el domingo”, señaló la alcaldesa Bowser. “Washington D.C. es una ciudad de amor, inclusión, diversidad y sabemos que las personas que están viniendo aquí a profesar el odio y la división están equivocadas”, sentenció.

El tono de rechazo ha ido marcando la agenda de la ciudad durante la semana previa al encuentro de ‘Unificar la Derecha 2’.

Después de que se filtraran los planes del sistema de metro de la ciudad, para supuestamente, proveer líneas de metro separadas para los asistentes a la marcha, el Sindicato Fusionado de Tráfico dijo que se negaría a dar ese tipo de servicio, según informó el portal de noticias Fortune.

“Más del 80% de los miembros de Local 689 [el capítulo local de la Unión de transportistas] son personas de color, las mismas personas que el Ku Klux Klan y otros grupos de nacionalistas blancos han matado, acosado y violado”, dijo el Sindicato en un comunicado.

Ver:  Nueva tormenta invernal golpea el centro de EEUU, la víspera del 2017

Según informó la cadena de televisión local Fox5, David Duke, el ex líder del KKK, sería uno de los ponentes frente a la Casa Blanca el domingo.

Orsinger opina que, lo que los ultraderechistas buscan, es una aprobación de “su líder, el presidente Donald J. Trump”, pero que “no la conseguirán”.

El año pasado, ante los hechos en Charlottesville, el presidente Trump dio unas polémicas declaraciones en las que expresó que “ambos lados”, tanto los manifestantes de ultra derecha como quienes protestaron en su contra, fueron los culpables de la violencia en la ciudad de Carolina del Norte.

Por su parte, Orsinger dijo que, estando en desventaja numérica, este año los radicales de derecha se pondrán a sí mismos en una situación muy incómoda: “Muchos de los que estuvimos en Virginia el año pasado estaremos allí y nunca vamos a olvidar [lo que sucedió]”.

Déjanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: