Trump Despidos
EFE Trump amenaza con más despidos para sacar el "hedor" de la Justicia de EE.UU. En la imagen un registro del vicefiscal general de EE.UU., Rod Rosenstein. EFE/Archivo.

Trump advierte de despidos en FBI y Departamento de Justicia


WASHINGTON.-El presidente Donald Trump, amenazó ayer con efectuar más despidos dentro del Departamento de Justicia y el FBI después de que se revelase que el vice fiscal general, Rod Rosenstein, abordó en secreto la posibilidad de comenzar un proceso constitucional para deponer al mandatario de su cargo.

Durante un mitin en Misuri de cara a las elecciones legislativas que se celebrarán el próximo noviembre, Trump no mencionó explícitamente las informaciones sobre Rosenstein, reveladas por el diario The New York Times, pero sí continuó su cruzada contra el sector del aparato judicial que no le complace.

“Han visto lo que sucedió en el FBI y el Departamento de Justicia. Los malos, se han ido todos. Todos se han ido. Pero hay un hedor persistente y nos vamos a deshacer de eso también”, dijo el mandatario ante sus seguidores.

Trump arremetió contra aquellos que dentro del Departamento de Justicia actúan, a su parecer, con un prejuicio hacia su persona, y se vanaglorió de los despidos que ha llevado a cabo entre su plantilla en los últimos meses, especialmente dirigidos a aquellos involucrados en la investigación sobre la denominada “trama rusa”.

Según el diario neoyorquino, Rosenstein, que ha sido ampliamente criticado por Trump y que es el responsable de vigilar a la fiscalía especial de la investigación independiente sobre el caso ruso, propuso en 2017 grabar en secreto al mandatario en la Casa Blanca y sugirió convencer a miembros del Gobierno para aplicar el proceso de deposición.

El vicefiscal no tardó en responder a la afirmación y emitió un comunicado minutos más tarde de conocerse la noticia en el que tachó la información de “imprecisa” e “incorrecta”.

Trump, no obstante, también abordó en su discurso uno de los temas más candentes de las últimas semanas en Washington, la confirmación para juez del Tribunal Supremo de su nominado, Brett Kavanaugh, cuyo proceso para llegar a la alta corte se ha visto obstaculizado por una acusación de acoso sexual ocurrida en sus años de instituto.

Trump hizo del futuro de Kavanaugh y del poder judicial el eje de su discurso en Misuri, donde acudió para apoyar al candidato republicano al Senado por ese estado, Josh Hawley, quien pretende arrebatar el escaño a la actual senadora demócrata Claire McCaskill, quien, a su vez, ha rechazado la nominación del aspirante al Supremo.

“No sé con quién está, pero ella no está en el estado de Misuri. (Kavanaugh) es un hombre fantástico, un hombre fantástico. Ella no votará por él”, alegó el mandatario.

Trump se mostró optimista sobre el futuro de Kavanaugh pese al retraso de la votación para su cargo en el Senado a causa de las acusaciones de abuso efectuadas por Christine Blasey Ford, y afirmó que su candidato “nació para la Suprema Corte de Estados Unidos”.

“Tenemos que luchar por él, no nos preocupemos por los otros, dijo en referencia a los demócratas. Y, por cierto, las mujeres lo apoyan más de lo que nadie puediese entender”.

De hecho, hoy mismo, el multimillonario rompió la línea que había seguido en los últimos días, tratando de mantenerse equidistante y abogando por escuchar a ambas partes sobre lo sucedido.

“No tengo dudas de que si el ataque a la doctora Ford fue tan malo como ella dice, se habrían presentado cargos de inmediato con las autoridades locales por ella misma o sus cariñosos padres”, afirmó Trump en su cuenta de Twitter.

Ford ha rechazado acudir a testificar el lunes al Senado como le habían solicitado los republicanos y pidió fijar una nueva fecha negociada durante la próxima semana.

Tanto la víctima como la oposición demócrata, que ha buscado retrasar el proceso de confirmación desde el comienzo, reclamaron que se lleve a cabo una investigación del Buró Federal de Investigaciones (FBI) antes de cualquier audiencia sobre el tema en el comité, algo que han rechazado los republicanos, con mayoría en el Senado.

Los republicanos ven la batalla entre McCaskill y Hawley como una de sus mejores opciones para arrebatar un asiento a los demócratas en el Senado, donde el Partido Republicano tiene una escasa mayoría de 51-49.

 En los días posteriores al despido del director del FBI James Comey en mayo de 2017, el subsecretario de Justicia Rod Rosenstein discutió usar un “cable” para grabar conversaciones con el presidente Donald Trump y reclutar miembros del gabinete para invocar la Enmienda 25 para sacar a Trump del cargo, informó The New York Times el viernes.

Estas acusaciones extraordinarias, que representan al funcionario No. 2 en el Departamento de Justicia como alguien preso del pánico y que ha sido un objetivo del presidente en el pasado, se esbozan en memorandos escritos por el ex subdirector del FBI Andrew McCabe, según el Times. CNN no ha revisado los memorandos, pero han sido entregados al fiscal especial Robert Mueller, de acuerdo con fuentes familiarizadas con el asunto.

Rosenstein emitió una extraña declaración en la que niega categóricamente el informe del Times.

“La historia del New York Times es inexacta y objetivamente incorrecta. No comentaré más sobre una historia basada en fuentes anónimas que obviamente son parciales en contra del Departamento y que están avanzando en su propia agenda personal”, dijo Rosenstein en un comunicado obtenido el viernes por CNN. “Pero déjenme ser claro acerca de esto: con base en mis tratos personales con el presidente, no hay base para invocar la Enmienda 25”.

Los detalles de los memorandos, ya sea un reflejo totalmente exacto de todo lo que ocurrió o no, podrían poner aún más en peligro la delicada posición de Rosenstein dentro de la administración Trump. Rosenstein supervisa la investigación de Mueller sobre posibles vínculos entre la campaña de Trump y el gobierno ruso, y recientemente aseguró la cooperación del ex presidente de la campaña de Trump, Paul Manafort.

El abogado de McCabe, Michael Bromwich, dijo en una declaración a CNN que su cliente “redactó memorandos para recordar las discusiones importantes que tuvo con funcionarios de alto nivel y los preservó para que tuviera un registro preciso y contemporáneo de esas discusiones”.

“Cuando fue entrevistado por el fiscal especial hace más de un año, entregó todos sus memos, clasificados y no clasificados, a la oficina del fiscal especial. Un conjunto de esos memos permaneció en el FBI en el momento de su partida en a fines de enero de 2018. No tiene conocimiento de cómo un miembro de los medios obtuvo esos memorandos “, agregó Bromwich.

Una fuente que estaba en la sala le dijo a CNN que el comentario fue “sarcástico y nunca se discutió con la intención de grabar una conversación con el presidente”. El NY Times, sin embargo, citando fuentes que describieron sus comentarios, dijo que Rosenstein hablaba en serio sobre la idea y siguió sugiriendo que funcionarios del FBI que sean entrevistados para ser director del FBI registran secretamente a Trump.

La Casa Blanca no comentó de inmediato la historia del Times.

Rosenstein ha sido un objetivo de ataques frecuente del presidente, que ha llamado a la investigación del fiscal especial una cacería de brujas y un engaño, y los republicanos de la Cámara de Representantes han amenazado con descalificar al subsecretario de Justicia o incluso acusarlo.

En abril, CNN informó que Trump consideró haber despedido a Rosenstein a raíz de la redada del FBI contra el abogado personal del presidente, Michael Cohen. Trump también sugirió que podría eliminar a Rosenstein en febrero luego de que Rosenstein fuera nombrado en el memorando republicano de la Cámara por presuntos abusos de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera. “Te das cuenta de eso”, dijo Trump cuando los periodistas de la Oficina Oval le preguntaron si estaba considerando despedir a Rosenstein.

CNN informó anteriormente que McCabe le entregó a Mueller sus notas contemporáneas sobre lo que Comey le contó a McCabe sobre sus interacciones privadas con Trump, las propias interacciones de McCabe con Trump y las impresiones de McCabe sobre las reuniones con Rosenstein.

El secretario de Justicia Jeff Sessions despidió a McCabe en marzo por acusaciones de que había aprobado a otros funcionarios del FBI hablando con los medios sobre una investigación en curso sobre la Fundación Clinton y engañando a los investigadores sobre sus acciones.

McCabe ha disputado con vehemencia los hallazgos del inspector general del Departamento de Justicia, pero todavía está bajo investigación criminal por parte de la oficina del secretario de Justicia.

EFE

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: