Trump Drogas
El presidente Donald Trump enseña al público un cartel de campaña firmado por él durante un acto en Moon Township, Pensilvania (David Maxwell / EFE)

Trump aboga por aplicar la pena de muerte a los narcos siguiendo el ejemplo de China


PENSYLVANIA.-El presidente Donald Trump pidió castigos duros para los traficantes de drogas, incluida la pena de muerte. El presidente estadounidense ha afirmado que países como Singapur o China tienen menos problemas con la drogadicción debido a la forma más dura de castigar a sus distribuidores. “La única forma de resolver el problema de las drogas es mediante la dureza”, ha asegurado.

Trump asegura que mientras una persona puede ser condenada a la pena de muerte o cadena perpetua por dispararle a una sola víctima, un traficante de drogas puede matar a miles y pasar poco tiempo en la cárcel o no pisarla. Están “matando a nuestros hijos, están matando a nuestras familias, están matando a nuestros trabajadores”, ha afirmado.

Trump ha amenazado con imponer gravámenes a constructores de automóviles europeos como Mercedes-Benz y BMW

El presidente estadounidense realizó estas afirmaciones durante un discurso en apoyo al republicano Rick Saccone en los últimos días de unas elecciones especiales sorprendentemente competitivas en Pittsburgh que podrían repercutir a nivel nacional ante las elecciones legislativas de noviembre.

El presidente Donald Trump también cargó el sábado contra la Unión Europea (UE) y advirtió que “se preparen para los aranceles”, a la vez que amenazó con imponer gravámenes a constructores de automóviles europeos como Mercedes-Benz y BMW.

”La Unión Europea, maravillosos países que tratan a EEUU muy mal en comercio, se están quejando de los aranceles al acero y aluminio. Si eliminan sus barreras y aranceles horribles a los productos de EEUU, nosotros haremos lo mismo y quitaremos las nuestras”, dijo Trump en su cuenta de Twitter.

”Si no, ponemos impuestos a los coches (…) Prepárense para los aranceles”, agregó el mandatario al citar las marcas alemanas Mercedes-Benz y BMW, poco después en un acto electoral en Moon Township, una zona con una gran concentración del sector siderúrgico, en el oeste de Pensilvania.

Las palabras de Trump llegan después de que esta semana decidiese imponer aranceles del 25 % a las importaciones de acero y 10 % de aluminio, con el argumento de proteger la industria doméstica, y que ha provocado preocupación acerca de una posible guerra comercial por represalias de otros socios comerciales.

”Vuestro acero va a volver. El acero extranjero es basura”, subrayó el presidente al defender su agenda proteccionista. La Unión Europea ha prometido responder con medidas similares a los aranceles estadounidenses.

En el acto de la rúbrica oficial, el jueves, Trump dijo que el acero y el aluminio son “vitales” para la seguridad nacional de Estados Unidos, y eximió a México y Canadá de los aranceles por estas renegociando una nueva versión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

También el sábado, Trump pronosticó que las conversaciones con el líder norcoreano Kim Jong-un serán “un tremendo éxito”, a la vez que alabó la colaboración de China y criticó la inacción de sus predecesores al asegurar que “no hicieron nada”.

”Creo que Corea del Norte va a ir muy bien, será un tremendo éxito (…) La promesa es que ellos no lanzarán misiles mientras tanto, y van a buscar la desnuclearización. Eso sería maravilloso”, dijo Trump a periodistas poco antes participar en un acto en Moon Township, en el oeste de Pensilvania.

”Veremos qué pasa (…) Pero esto debería haber sido encarado, por cierto, en los últimos 30 años, no ahora. (Los expresidentes Barack) Obama, (George W.) Bush, (Bill) Clinton, tuvieron su oportunidad y no hicieron nada”, agregó luego en el mitin en las afueras de Pittsburgh.

En cambio, el mandatario estadounidense sí que aplaudió la colaboración del presidente chino Xi Jinping, respecto a Corea del Norte. ”China ha hecho más por nosotros de lo que han hecho nunca antes por cualquier otro presidente o por este país, y respeto eso”, dijo.

Trump comentaba así la noticia de que había aceptado un histórico encuentro con Kim, cita que presumiblemente se produciría en mayo en un lugar por concretar y que sería la primera reunión de la historia entre los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte.

El sorprendente anuncio sobre la reunión entre ambos mandatarios lo hizo el jefe de la Oficina de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Chung Eui-yong, quien se reunió este jueves con Trump en la Casa Blanca para transmitirle un mensaje de Kim Jong-un, a quien había visto el lunes en Pyongyang. Posteriormente, sin embargo, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, redujo las expectativas creadas al precisar que “ni un lugar ni un fecha fijados”.

La noticia de la posible reunión entre Trump y Kim fue bien recibida a nivel internacional, dada la escalada de las tensiones y las amenazas del último año, pero algunos analistas se mostraron escépticos sobre el riesgo que supone programar este encuentro sin que haya habido contactos públicos preparatorios entre Pyongyang y Washington.

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: