Riada de lodo cubre carreteras, atrapa autos en California

LOS ÁNGELES (AP) — Equipos de emergencia colocaron escaleras y lonas sobre el lodo, de hasta 6 pies (2 metros) de profundidad, para ayudar a sacar a cientos de personas atrapadas en vehículos aislados por una riada de lodo en una importante ruta de transporte por carretera, indicó el viernes un responsable de la Patrulla de Autopistas de California, en lo que él y otros testigos describieron como una escena caótica.
Increíblemente, señalaron las autoridades, no se registraron muertes o lesiones.

Las personas rescatadas de la ruta estatal 58, unas 30 millas (48 kilómetros) al este de Bakersfield, se quedaron varados el jueves por la noche en medio de una poderosa tormenta. Fueron rescatadas en la oscuridad unas 10 horas después de que golpeara la tormenta, y se las trasladó a tres refugios.

“Fue aterrador”, dijo el viernes a Associated Press Rhonda Flores, de 51 años y residente en Bakersfield. “Era un río embravecido de lodo. Nunca he pasado por algo así, nunca”.
Flores explicó que ella, su madre y su padrastro manejaban de vuelta a Bakersfield desde el funeral de su hermana en Utah cuando la tormenta apareció de la nada.

“Empezó a llover, y siguió lloviendo, el agua empezó a acumularse y empezó a llegar el barro”, dijo Flores en la iglesia donde ella, su familia y unas 150 personas más se refugiaron durante la noche. “El agua pasaba a toda velocidad, el barro pasaba a toda velocidad, entonces empezaron a llegar trozos de árboles y el agua pasaba de nuestras puertas”. Los tres estaban preparados para saltar por las ventanas y el agua subía más, dijo Flores. Por suerte, el nivel se redujo.

El sargento Mario López, portavoz de la Patrulla de Autopistas de California, estaba en el lugar durante el rescate y describió la escena como un caos.”Nunca antes he visto algo así”, dijo López. “Todo el lado de la colina cayó sobre la Ruta Estatal 58… No hay autopista”.

Las tormentas provocaron inundaciones repentinas y arrastraron escombros a lo largo de la 58, la Interestatal 5 y dos pequeñas comunidades de montaña donde al menos una docena de viviendas sufrieron daños.
Reabrir la ruta 58 llevará días, ya que un tramo de una milla está cubierto por entre dos y seis pies (de 60 a 180 centímetros de lodo. Unos 200 automóviles y camiones quedaron atrapados en el barro ahora endurecido, inmovilizados en ángulos extraños.

En un momento dado, cientos de camiones quedaron atascados a lo largo de 10 millas de carretera antes de que se cerrase la ruta. En algún momento tendrán que dar la vuelta, señaló López.
Mientras tanto, los equipos de emergencia trabajaban para retirar el barro de la 68 y la Interestatal 5, también cerrada cuando cientos de automóviles quedaron atrapados el jueves.
Todos los carriles de la Interestatal 5 reabrieron poco después de las 6 de la tarde del viernes. Dos carriles en dirección sur y los de dirección norte se habían reabierto antes.

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: