Obama pondrá fin a enfrentamiento fiscal en EE.UU.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

WASHINGTON, 2 nov (PL).- El presidente estadounidense, Barack Obama, firmará hoy la ley sobre el presupuesto del país que pone fin a casi cinco años de luchas entre los republicanos y la Casa Blanca sobre política fiscal.

Luego de ser aprobado en la madrugada del 30 de noviembre por el Senado, el proyecto solo espera por la firma del mandatario para así eliminar la amenaza de impago (default) que se haría efectiva a partir de mañana martes.

El acuerdo, diseñado por el presidente saliente de la Cámara, John Boehner, fue negociado en las últimas semanas y evitará una crisis presupuestaria que amenazaba con poner a Estados Unidos en una situación similar a lo que sucedió en 2013, cuando provocó el cierre de varias agencias federales durante 16 días por falta de fondos.

La ley incrementará los gastos federales en 80 mil millones de dólares hasta septiembre de 2017, para elevar el techo de la deuda hasta el 16 de marzo de 2017, que ahora está en unos 18,1 billones (millones de millones).

La Cámara de Representantes aprobó esta medida, con el apoyo mayoritario de los demócratas y menos de un tercio de los legisladores del partido rojo.

Según Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, este acuerdo es imperfecto, pero rechaza el alza de impuestos, garantiza ahorros a largo plazo y apoya a las fuerzas armadas en momentos en que Estados Unidos enfrenta amenazas en múltiples teatros de operaciones.

Tras negociaciones entre los liderazgos republicano y demócrata y la Casa Blanca, la iniciativa bipartidista -apoyada también por el nuevo presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan- calmará un tanto los ánimos en el legislativo.

Para Obama representará un alivio en sus diferencias con el Congreso para evitar una debacle fiscal un año antes de las elecciones presidenciales de noviembre 2016 y y le permitirá en los últimos 14 meses de mandato dirigir esfuerzos hacia la reforma judicial, entre otros temas en su agenda.

El acuerdo alcanzado también favorece a los republicanos que no podían permitirse un impago de la deuda o el cierre del gobierno, si quieren mantener el control del Senado y elegir a un presidente de ese partido el próximo año.

No obstante, una gran mayoría de sus legisladores en ambas cámaras votaron en contra del acuerdo (167 votaron en contra en la Cámara y 35 en el Senado) y muchos, incluyendo un trío de candidatos presidenciales, criticó a sus líderes por no extraer más concesiones de Obama.

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: