Florences
Los expertos vaticinaron que la crisis durará mucho tiempo debido a que el huracán Florence está prácticamente estático sobre la frontera entre las Carolinas.

Huracán Florence comienza a azotar con furia a las Carolinas


Myrtle Beach, Carolina del Sur – Las bandas exteriores de viento y lluvia de un debilitado, pero aún mortífero, huracán Florence comenzaron a azotar esta mañana a Carolina del Norte y Carolina del Sur.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) reportó a las 5:00 p.m. que vientos de tormenta tropical de hasta 68 millas por hora ya se sienten en las zonas costeras de estos estados. Se espera que los vientos de huracán lleguen a la costa entre esta noche o temprano en la mañana del viernes.

Alertó que fuertes lluvias ya se registran en la zona y emitió una alerta ante el alto potencial de que se formen tornados.

El ciclón, el cual es de gran tamaño y se le ha catalogado como un “monstruo”, avanza lentamente a lo largo de la costa sureste de Estados Unidos y amenaza los hogares de hasta 10 millones de personas con las inmensas cantidades de lluvia que se auguran y sus vientos huracanados.

Florence ha perdido su fuerza desde anoche, cuando pasó de ser un huracán categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, con vientos de 140 millas por hora, a la categoría 2 con vientos sostenidos máximos de 100 millas por hora.

Es posible que se debilite más a medida que se acerque a la costa, informó el NHC.

En el boletín de las 5:00 de la tarde, el sistema se encontraba a 100 millas  al este-sureste de Wilmington, Carolina del Norte, y a 155 millas al este de Myrtle Beach, Carolina del Sur. El meteoro redujo su velocidad de traslación a apenas cinco millas por hora y la presión central permanece en 955 milibares.

Los vientos con fuerza de huracán se extienden a 80 millas del ojo, mientras que los vientos de tormenta tropical se extienden hasta 195 millas.

Las autoridades advirtieron que Florence tiene un enorme campo de viento que ha ido en aumento, lo que eleva el riesgo de crecidas en la costa y hacen de ella una tormenta extremadamente peligrosa. Específicamente, los vientos huracanados se extienden a 80 millas del centro y los de tormenta tropical a 195 millas.

El NHC describió que “Florence es un huracán grande”.

Mira el movimiento de Florence

via GIPHY

Pese a la pérdida de fuerza, los expertos alertaron de que su potencial destructor sigue intacto.

Según el NHC, “se esperan pocos cambios en la fuerza antes de que el centro llegue a la costa”, algo que podría pasar entre la tarde del viernes y la mañana del sábado.

Florence “se acercará alas costas de las Carolinas este jueves” y “luego se moverá cerca o sobre” la línea costera entre el jueves por la noche y el viernes, indicó el NHC.

A diferencia de ayer, que se esperaba que Florence permaneciera cerca de la costa por más de 24 horas, hoy el NHC ha proyectado que el ojo del huracán entre por Wilmington, Carolina del Norte, durante la madrugada del viernes y asuma una trayectoria hacia el suroeste, rumbo a Carolina del Sur. Este trayecto le tomaría unas 24 horas.

Se anticipa, además, que Florence llegue a Carolina del Sur en la madrugada del sábado como una tormenta tropical y continúe debilitándose para el domingo, cuando todavía estaría en este mismo estado.

Los meteorólogos también advirtieron que el ciclón puede quedarse estacionario en la costa costa por varios días, generando lluvias torrenciales.

Ante estos pronósticos, el administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) preguntó a la comunidad: “¿quieres que te atropelle un tren o un camión de cemento?”

El NHC ha anticipado “inundaciones catastróficas” que podrían arrasar viviendas, negocios y granjas.

El ciclón también generará marejadas ciclónicas de hasta 13 pies y derramará hasta 40 pulgadas de lluvia entre Carolina del Norte y Carolina del Sur, así como hasta 24 pulgadas en Virginia.

En las zonas para las que se emitieron alertas o avisos de huracán -desde el río South Santee, en Carolina del Sur a Duck, en Carolina del Norte, incluidos Albemarle and Pamlico Sounds,- hay 5.25 millones de residentes, y 4.9 millones de personas más, viven en zonas bajo alertas y avisos de tormenta tropical, indicó el Servicio Nacional de Meteorología.

El presidente Donald Trump elogió los preparativos del gobierno y pidió a la población que se alejara de la ruta de Florence: “No jueguen con este. Es grande”, dijo desde la Casa Blanca.

No estuvo claro cuántas personas desalojaron la zona, pero los avisos afectaban a más de 1.7 millones en las Carolinas y Virginia.

Se informó que las aerolíneas cancelaron al menos 1,000 vuelos. Home Depot y Lowe activaron centros de respuesta de emergencia para llevar generadores, bolsas de basura y agua embotellada a sus tiendas antes y después del paso de la tormenta. Las dos cadenas de materiales dijeron que en total enviaron alrededor de 1,100 camiones.

Residentes de un parque de precarias casas pre fabricadas  cerca de Wilmington, Carolina del Norte, se apresuraban a empacar sus pertenencias antes de que el huracán Florence tocara tierra en la costa este de Estados Unidos, sin saber si tendrán un techo cuando regresen.

Ubicado entre el río Cape Fear y el océano Atlántico, el Royal Palms Mobile Home Park podría pasar, a primera vista, por un camping de verano.

Casa Pobre 1

Contenido relacionado: Miles desalojan la costa este de EE.UU. por huracán Florence

En rigor, alberga familias de bajos ingresos que viven en precarias estructuras de madera de unos pocos metros cuadrados.

“¡Viviendas accesibles cerca de la playa!”, se puede leer en el sitió web del parque.

A medida que la intensidad del viento aumentaba en la tarde del miércoles anunciando la inminente llegada de Florence, voluntarios de una iglesia hispana golpeaban en cada puerta urgiendo a los residentes a refugiarse en otra parte.

Oscar Pérez, residente del lugar, dijo que había decidido irse.

“Estas casas son muy frágiles, y con un huracán categoría 4 en camino, no tenemos otra opción que irnos”, dijo este jardinero de origen mexicano que vive hace 12 años en Estados Unidos. Florence se degradó luego a huracán categoría 2, con vientos de 175 km/h.

“Vamos a tomar algo de comida para sobrevivir unos días con los niños y no sabemos qué esperar”, agregó.

“Lo más importante es mantenerse vivo. Lo material es secundario”, afirmó, mientras colocaba un tablón en una de las ventanas de su casa prefabricada.

– Los más lejos posible –

El auto de Alondra Espinoza, estacionado en la calle que atraviesa el parque, exhibe el baúl lleno.

“Empacamos todo, estamos listos para partir”, dijo, mientras se escuchaba la voz de un niño dentro del coche.

“He pasado por huracanes anteriormente, pero nunca con niños”, dijo. “Si no fuera por ellos, no me hubiera importado quedarme aquí. Pero esta vez es diferente. Quiero alejarlos lo más posible de aquí y del peligro del huracán”.

Espinoza espera que su hogar esté intacto cuando regrese, pero está preparada para lo peor.

“Nos quedaríamos con mi hermano hasta que encontremos otro lugar para vivir”, dijo.

Su vecino Diego Hernández se apronta para dirigirse a un hotel del centro de la ciudad con su familia, que se tomó el trabajo de levantar los muebles del piso para protegerlos en caso de inundación.

Hernández, recientemente graduado de la secundaria, dice que se llevan solo lo esencial: comida, ropa y los dispositivos electrónicos que puedan cargar.

“Para ser honesto, realmente no sé lo que siento. Pero sé que la cosa se va a poner fea. Así que sé que se va a poner emocional y todo eso”.

”Pones en riesgo tu vida quedándote”, dijo el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper. “No planees salir una vez que comiencen los vientos y las lluvias”. Florence es ahora un huracán categoría 2, pero se espera que se fortalezca. Florence traerá un desastre que podría durar varios días en las costas de EE.UU. | Mira cómo la furia de los vientos del huracán Florence golpea la costa de Carolina del Sur |Sigue

Fuente: AFP

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: