Anuncios
Inundaciones Florence
REUTERS / HANDOUT

Florence no desaparece; su castigo se mantiene

EE.UU.-Convertida en tormenta tropical, Florence continúa provocando intensas lluvias, grandes inundaciones y nuevas evacuaciones.

Al menos 15 personas han muerto en Carolina del Norte por los estragos que ha causado a su paso el ciclón ‘Florence’, que a pesar de perder fuerza hasta convertirse en una tormenta tropical, si bien las autoridades siguen pidiendo a los ciudadanos que extremen la precaución en varios estados norteamericanos.

El agujero en el techo tenía el tamaño de una pelota de baloncesto, así que llamaron al teléfono de emergencias. Cuando los bomberos acudieron al lugar, vieron que la estructura del Triangle Motor Inn, un motel de la ciudad de Jacksonville, en Carolina del Norte, se podía venir abajo.

El techo se había hundido en varios tramos y algunas de las habitaciones estaban iuundadas. La estructura del edificio amenazaba con colapsar cuando evacuaron a 63 personas, incluidos bebés y menores, también animales de compañía. Sin haber tocado tierra todavía, el huracán Florence provocó ya los primeros daños estructurales, inundaciones, caídas de árboles y cortes de luz en las dos Carolinas. Su llegada a suelo estadounidense se produjo el viernes a las 7.15 de la mañana (13.15 en España) y, aunque antes de llegar ya había perdido fuerza y se consideraba de categoría 1, las ráfagas de viento superaban los 125 kilómetros por hora. Por el momento, un millón de personas continúan sin luz.

Los destrozos se cuantificarán cuando remita el huracán, que se ha debilitado a tormenta tropical mientras se desplaza lentamente por el extremo sureste de Carolina del Norte. Sin embargo, los primeros embates de Florence se han cobrado al 15 vidas –entre ellas una madre y su hijo a los que les ha caído un árbol encima– y han dejado sin luz a más de medio millón de abonados en Carolina del Norte. Funcionarios del condado de Onslow, en ese estado, han informado, además, de importantes daños estructurales en casas, negocios e instituciones, incluidos algunos de los refugios que habían sido habilitados para los ciudadanos. A media tarde se adecuaron otros nuevos en sustitución de los que no habían resistido la fuerza del huracán.

La virulencia de la tempestad ha provocado olas de más de dos metros en Emerald Isle, una población vacacional de la costa, aunque probablemente sea un registro superado con el transcurso de las horas en una zona donde el agua acumulada podía alcanzar rápidamente un metro de altura. Desde el Servicio Océanico Nacional han aportado un dato histórico: la altura de la marea ha superado un récord al elevarse casi un metro sobre la altura de la marea alta. El anterior registro lo estableció el huracán Ione en el año 1955.

Destruccion

Durante su arremetida inicial a lo largo de la costa, Florence doblegó edificios, inundó comunidades enteras y dejó sin electricidad a más de 900,000 hogares y comercios. (AP

El de Jacksonville no ha sido el único de los rescates que han efectuado las autoridades. Durante la mañana de este viernes, alrededor de 200 personas han sido rescatadas en la pequeña localidad de New Bern (Carolina del Norte), donde se produce la confluencia de dos ríos, que han anegado la villa. Sus casas han quedado inundadas y han tenido que refugiarse en la segunda planta o en los áticos de sus viviendas, desde donde han llamado alarmadas a los equipos de emergencia. Más de 150 personas siguen pidiendo ayuda.

Se quedaron muchos vecinos

En palabras del alcalde Dana Outlaw, «New Bern no ha visto una tormenta así desde los años 50». A pesar de las advertencias de evacuación de los días previos, según Outlaw, un 30% de los vecinos no siguieron las indicaciones. «La gente simplemente dio por sentado que cosas así no pasarían».

Essence Keys, de 25 años, ha apurado, pero ha logrado salir a tiempo de su casa y llevar a sus dos hijos a casa de la abuela. Tal y como recoge el periódico «The New York Times», al ver que el agua iba subiendo, decidió abandonar su casa. «Cuando estaba saliendo por la puerta de atrás, el agua ya entraba por la puerta principal». El ojo de la tormenta hizo su entrada por Wrightsville Beach, al este de la población de Wilmington. Y ocurrió lo advertido por las autoridades y expertos, que Florence se ha ido desplazando muy lentamente, a menos de 5 km/h, mientras descargaba a su paso enormes cantidades de agua. La predicción es que la dirección del huracán virará ligeramente hacia el sudoeste, hacia Carolina del Sur. En este estado, las autoridades ya han preparado 64 refugios con capacidad para 34.000 personas.

La Marina, la Guardia Costera, cuadrillas de civiles y voluntarios utilizaron helicópteros, barcos y vehículos todoterreno el sábado para rescatar a cientos de personas atrapadas por la arremetida de Florence en la franja costera, incluso mientras Carolina del Norte se prepara para la nueva fase de un desastre: catastróficas inundaciones generalizadas tierra adentro.

La cifra de muertes a causa del huracán debilitado a tormenta tropical aumentó a 15.

Un día después de tocar tierra con vientos de 145 kph (90 mph), Florence prácticamente se estacionó sobre tierra durante todo el día y liberó la lluvia. Con las crecidas de los ríos alcanzando niveles históricos, las autoridades han ordenado el desalojo de miles de personas por temor a que en los próximos días se registre la etapa más destructiva a causa de una inundación en la historia de Carolina del Norte.

La tormenta descargó más de 60 centímetros (dos pies) de agua en algunas localidades y los meteorólogos advirtieron que las lluvias torrenciales podrían aumentar a hasta un metro (tres pies y medio) y ocasionar fuertes inundaciones tierra adentro en los próximos días.

“No puedo exagerarlo: Aumentan las inundaciones y si uno no está al pendiente, arriesga su vida”, manifestó el gobernador Roy Cooper.

VEA: Los destrozos que ha dejado Florence en su paso por EEUU

Hasta las 5:00 de la tarde del sábado, el vórtice de Florence se encontraba aproximadamente a 95 kilómetros (60 millas) al oeste de Myrtle Beach, Carolina del Sur, y avanzaba hacia el oeste a 4 kilómetros por hora (2 mph). Sus vientos máximos sostenidos se debilitaron a 75 km/h (45 mph), informó el Centro Nacional de Huracanes.

Durante su arremetida inicial a lo largo de la costa, Florence doblegó edificios, inundó comunidades enteras y dejó sin electricidad a más de 900,000 hogares y comercios. Sin embargo, la tormenta parecía ser un desastre a dos tiempos, y la segunda fase retrasada fue detonada por agua de lluvia que se abre paso hacia ríos y riachuelos.

Las inundaciones súbitas podrían devastar comunidades y poner en riesgo presas, caminos y puentes.

Florence D

El presidente Donald Trump emitió una declaración de desastre para Carolina del Norte y pondrá fondos federales a disposición de la gente en los condados de Beaufort, Brunswick, Carteret, Craven, New Hanover, Onslow, Pamlico y Pender, informó la Casa Blanca el sábado.

La ayuda del gobierno puede incluir subvenciones para viviendas temporales y reparaciones de hogares, préstamos de bajo costo para cubrir pérdidas de propiedades no aseguradas y otros programas para ayudar a las personas y a los propietarios de empresas a recuperarse de los efectos del huracán, ahora debilitado y convertido en tormenta tropical.

También habrá fondos disponibles para el estado, algunos gobiernos locales y algunos grupos privados sin fines de lucro sobre una base de costo compartido para el trabajo de emergencia realizado en esos condados

 

 

 

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: