Detenida una analista externa de EE UU por filtrar información clasificada sobre el hackeo ruso

WASHINGTON D.C.- La analista, de 25, sustrajo un documento de “alto secreto” de la NSA y lo envió a un medio de comunicación para su publicación.

El documento desvela nuevos detalles sobre los intentos de Rusia de hackear el sistema de voto y señala a la inteligencia rusa como principal responsable.

A la analista se le imputa un delito contra la seguridad nacional.

Unas horas después de que el medio digital The Intercept publicase un documento secreto de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) con nuevo datos sobre el hackeo ruso, el Departamento de Justicia de EE UU ha detenido e imputado a una analista externa de 25 años por un delito de filtración de información clasificada.

Dirigido por Glenn Greenwald, el periodista que publicó en el diario The Guardian las filtraciones del ex analista de la NSA Edward Snowden, The Intercept publicó el pasado lunes un nuevo documento en el que se revelan nuevos detalles sobre los intentos de Rusia de hackear el sistema de voto una semana antes de las elecciones presidenciales que se cerraron con la victoria de Donald Trump.

Aunque el documento no especifica que el hackeo haya cambiado los votos, sí que señala que “existen posibilidades de que el se hayan violado algunos de los elementos del sistema de votación, con unos resultados inciertos y desconcertantes”.

Además, el documento señala que el hackeo pudo llegar más lejos de lo que se pensó en un primer momento.

En el documento de la NSA se señala al Departamento Central de Inteligencia ruso (GRU, por sus siglas en ruso) como principal responsable del ataque informático contra EE UU para “obtener información sobre el software del sistema de votación”, a pesar de las constantes negativas del presidente ruso Vladimir Putin.

Como respuesta a esta filtración, el Departamento de Justicia de EE UU ha anunciado este martes que ha detenido e imputado a la contratista de inteligencia, Reality L. Winner, de 25 años, por un delito contra la seguridad nacional al haber sustraído material clasificado de una instalación gubernamental para enviarlo a un medio de comunicación.

El Departamento ha informado en un comunicado que Winner, que trabajaba para la consultora Pluribus International y que tenía autorización para manejar información clasificada como “alto secreto”, imprimió el documento el pasado 9 mayo.

El FBI detuvo a la contratista el pasado sábado en su domicilio en Georgia, según han informado fuentes del Departamento de Justicia.

Los detalles de la imputación indican que los investigadores consiguieron dar con la sospechosa al percatarse de que los documentos que publicó The Intercept tenían marcas de haber sido doblados, motivo por el que dedujeron que los documentos fueron enviados por correo.

Las autoridades registraron a quiénes podían haber impreso el documento para tratar de localizar a quién de las seis personas identificadas tenía algún contacto en el medio en el que publicó la información.

“Distribuir material clasificado sin autorización amenaza la seguridad de nuestra nación y mina la confianza pública en el Gobierno”, aseguró en un comunicado el vice fiscal general estadounidense, Rod Rosenstein.

FUENTE: EFE

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: