Trump Putin 1
La multimillonaria demanda contra Rusia y la campaña de Trump fue presentada en una corte del distrito federal de Manhattan este 20 de abril de 2018. AP

Demócratas demandan a Rusia, campaña de Trump y WikiLeaks por interferir en elecciones


El Partido Demócrata de Estados Unidos presentó ayer una demanda contra Rusia, la campaña del presidente Donald Trump y WikiLeaks, a quienes acusan de conspirar para interferir con la campaña por las elecciones presidenciales de 2016 de Estados Unidos, mostró un documento del tribunal.

El partido alega que en “un acto de traición sin precedentes” altos funcionarios de la campaña Trump conspiraron con el gobierno ruso y su agencia de espionaje militar para perjudicar a la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton e inclinar la elección a favor de Trump, a través de la intervención en las computadoras del Partido Demócrata.

“Creemos que Rusia encontró un socio dispuesto en la campaña de Trump, que compartió su objetivo de dañar al Partido Demócrata y ayudar a elegir a Donald Trump”, dice un comunicado de Tom Perez, el presidente del Comité Nacional Demócrata.

Tom Perez, presidente del Comité Nacional Demócrata, DNC.

Tom Perez, presidente del Comité Nacional Demócrata, DNC.

 

El DNC acusa que “la campaña de Trump tuvo repetidas comunicaciones secretas con agentes rusos y WikiLeaks. Los agentes rusos le dijeron a los asesores de Trump que el Kremlin quería ayudar a Trump y había robado correos electrónicos y otro material que podía dañar al oponente de Trump. Y el asesor político más cercano de Trump, Roger Stone, tenía conocimiento previo de una importante publicación de correos electrónicos demócratas robados”.

El presidente Trump ha dicho en repetidas ocasiones que no hubo confabulación entre su campaña y Rusia. Horas después del anuncio de la demanda demócrata, el viernes, el mandatario respondió que la decisión del DNC es “buena noticia”.

“Acabo de escuchar que la Campaña fue demandada por los obstruccionistas demócratas. Esto puede ser una buena noticia, ya que ahora vamos a contrarrestar por el Servidor del DNC que se negaron a entregar al FBI, los Servidores de Wendy Wasserman Schultz y los Documentos mantenidos por el hombre misterioso pakistaní y los Correos electrónicos de Clinton”, escribió el presidente.

Los demócratas dicen que tomaron la medida porque “creemos que nadie está por encima de la ley, y debemos buscar toda la vía de la justicia contra los que se dedican a esta actividad ilegal contra el DNC y nuestra democracia”, contra la que afirman quieren evitar nuevos ataques.

Perez acusa a la campaña de Trump de ponerse en primer lugar antes que proteger la democracia estadounidense y advierte, “si el ocupante de la Oficina Oval se niega a proteger nuestra democracia, depende de nosotros”.

Respecto a la tardanza en la presentación de la demanda, desde las elecciones de 2016, el comunicado explica que armar el caso con la documentación adecuada lleva tiempo, pero se ha hecho no solo para buscar justicia sino para “a evitar nuevos ataques contra nuestra democracia”.

Perez afirma que el principal enfoque del Comité Nacional Demócrata sigue siendo elegir a miembros del partido a cargos gubernamentales, desde “la junta escolar a la Oficina Oval”, y asegura que están ganando en todo el país.

“Vamos a mantener nuestros ojos en el premio: recuperar la Cámara de Representantes y el Senado, recuperar las gobernaciones y las legislaturas estatales, y mover a nuestro país en la dirección correcta”, promete el presidente del DNC.

La demanda incluye a varios familiares del presidente Trump, incluido su hijo mayor Donald Trump Jr., su yerno Jared Kushner, el ex jefe de la campaña de Trump, Paul Manafort y el asesor Roger Stone.

La acusación alega que durante la campaña presidencial de 2016, Rusia “montó un osado ataque contra la democracia estadounidense” con un ataque cibernético al DNC por parte de agentes rusos que pasaron la información a Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, que a su vez la publicó.

Tanto Assange, como el hacker que se atribuyó haber robado la información de los demócratas, Guccifer 2.0, también son nombrados en la demanda.

La acusación dice que Kushner fue una figura clave en la conspiración, por haber sido quien dirigía la operación digital en la campaña y quien contrató a Cambridge Analytica, la empresa de asesoría para medios sociales que es investigada por utilizar inapropiadamente los datos personales de al menos 50 millones de usuarios de Facebook para crear complejos algoritmos que pueden haber influenciado a los votantes estadounidenses.

El hijo del presidente es citado por la notoria reunión en la Torre Trump con una abogada rusa que supuestamente tenía información dañina de Hillary Clinton. A esa reunión asistieron Manafort y Kushner.

Manafort enfrenta acusaciones por delitos financieros y es también investigado por presuntamente conspirar con el gobierno ruso, según documento judiciales.

Al buscar una compensación monetaria por los correos electrónicos electrónicos, el Partido Demócrata está repitiendo una jugada que puso en acción durante el escándalo de Watergate, cuando demandó a la campaña de reelección del entonces presidente Richard Nixon por $ 1 millón.

El Partido Demócrata alegó en la demanda de 1972 que los daños se incurrieron durante el robo del famoso edificio Watergate.

La prolongada batalla legal, que se desarrolló simultáneamente con la investigación del fiscal especial de Watergate y las audiencias de la Cámara de Representantes y del Senado sobre la participación de la Casa Blanca en el asalto, terminó en un acuerdo de 1974 que le valió al DNC $ 750,000, el mismo día que Nixon dejó la Casa Blanca.

La Casa Blanca no ha comentado la demanda demócrata.

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: