Adriano Espaillat2

Congresista Espaillat introduce Ley Federal de Abolición de la Pena de Muerte


WASHINGTON, D.C. –El congresista Adriano Espaillat (NY-13), junto con siete de sus colegas, presentó una legislación integral que deroga la pena de muerte para una serie de delitos penales en virtud del Código Penal Federal de los Estados Unidos, la Ley de Inmigración y Nacionalidad, la Ley de Sustancias Controladas y el Código Uniforme de Justicia Militar. Además, el proyecto de leyconvierte las sentencias de quienes se encuentran actualmente en el corredor de la muerte en una sentencia de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional y además prohíbe la sentencia de muerte como una pena por cualquier violación pendiente o futura de la ley federal.

«La pena de muerte es una práctica inmoral y debe ser abolida», dijo el congresista Adriano Espaillat (NY-13). “Creo firmemente que las decisiones sobre si una persona debe vivir o no, no deben ser tomadas por un gobierno, y mucho menos uno como el nuestro que se funda en los derechos inalienables de las personas.

“Hay innumerables razones para oponerse a la pena de muerte. Una de las más cruciales es el gran sesgo racial de los condenados a muerte, y el hecho de que las sentencias de muerte se den de manera desproporcionada si la víctima es blanca, pero el presunto autor no lo es. Ningún ejemplo lo demuestra mejor que la historia del Central Park Five (los Cinco del Parque Central). Las personas en el corredor de la muerte pueden ser encontradas inocentes y exoneradas. Pero si se ejecuta, no hay vuelta atrás. Esta verdad incómoda ha sido una mancha en el sistema de justicia de Estados Unidos durante demasiado tiempo, y debe cesar.

“La lista de razones para oponerse a la pena de muerte podría continuar, desde su costo para los contribuyentes hasta su uso indebido en personas con enfermedades mentales. Pero cuando se analiza, solo hay una razón: es moralmente incorrecto. Es incorrecto que un gobierno decida quitarle la vida a una persona como castigo por un crimen cometido, sin importar cuán atroz sea.

“La pena de muerte olvida un principio básico de la humanidad: los seres humanos cambian. Los seres humanos tienen una inmensa capacidad para aprender, sanar y crecer. Ejecutar a alguien niega este principio y no deja ninguna vía para que un ser humano cambie. Una persona no está definida por la peor elección que hizo, pero la pena de muerte solo ve la vida de alguien a través de esta lente estrecha. Y, lo que es más, socava la visión central sobre la que se fundó esta nación.

 «Como el Papa Francisco dijo antes de una reunión conjunta del Congreso en 2015:

‘La Regla de Oro también nos recuerda nuestra responsabilidad de proteger y defender la vida humana en cada etapa de su desarrollo. Esta convicción me ha llevado, desde el principio de mi ministerio, a abogar en diferentes niveles por la abolición global de la pena de muerte. Estoy convencido de que esta es la mejor manera, ya que cada vida es sagrada, cada persona humana está dotada de una dignidad inalienable, y la sociedad solo puede beneficiarse de la rehabilitación de los condenados por delitos. Recientemente, mis hermanos obispos aquí en los Estados Unidos renovaron su llamado a la abolición de la pena de muerte. No solo los apoyo, sino que también ofrezco aliento a todos aquellos que están convencidos de que un castigo justo y necesario nunca debe excluir la dimensión de la esperanza y el objetivo de la rehabilitación’.

“Una vida humana es algo invaluable, y ningún gobierno establecido sobre los valores de la vida y la libertad puede usar el robo de la vida de una persona como castigo.

«Me enorgullece presentar esta legislación para dar un paso importante hacia una sociedad estadounidense más justa».

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: