Casa Blanca: Trump “no es un mentiroso”

WASHINGTON D.C.- La Casa Blanca salió al frente del volátil testimonio del despedido exdirector del FBI, James Comey, al afirmar este jueves que el presidente Donald Trump “no es un mentiroso”,  aunque no pudo precisar si hay grabaciones de los contactos que ambos tuvieron antes de su despido.

Comey compareció hoy primera vez, desde su despido el mes pasado,  ante el Comité de Inteligencia del Senado, en el marco de las investigaciones del Congreso sobre la presunta injerencia de Rusia en las elecciones de 2016, y la posible colusión de la campaña de Trump con Moscú.

En su testimonio bajo juramento, Comey acusó a Trump de mentir sobre su despido y sobre la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), y trasladó el mensaje de que la agencia “es y será siempre independiente”.

“La Administración optó por difamarme y, más importante aún, al FBI, al decir que la organización estaba en caos, que estaba pobremente gestionada. Esas fueron mentiras, sencilla y llanamente”, subrayó Comey, quien explicó que guardó apuntes de sus contactos por temor a que Trump mintiera sobre su contenido.

A repetidas preguntas de varios senadores sobre la implicación de Trump, Comey afirmó que le corresponde al fiscal especial, Bob Mueller, determinar si el mandatario incurrió en la obstrucción de justicia.

Comey reveló por primera vez hoy que entregó todos sus apuntes a Mueller.

La Casa Blanca reaccionó de inmediato al testimonio de Comey, tratando de contrarrestarlo.

“Puedo decir definitivamente que el presidente no es un mentiroso”, dijo una portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, en un encuentro con la prensa fuera de cámara.

“Creo que francamente es insultante que se haga esa pregunta”, agregó.

Trump dio explicaciones cambiantes sobre el despido de Comey el pasado 9 de mayo: primero dijo que lo hizo por recomendaciones del fiscal general, Jeff Sessions, y el sub fiscal interino, Rod Rosenstein, y posteriormente dijo a NBC que lo iba a despedir de todas maneras porque había perdido confianza en él.

Durante sus contactos, sin embargo, Comey quedó con la impresión de que Trump estaba satisfecho con su desempeño.

En ese sentido, Comey expresó el deseo de que haya una grabación de sus conversaciones con Trump, para eliminar cualquier duda sobre quién dijo qué.

Al respecto, Sanders dijo no tener ninguna idea sobre si la Casa Blanca tiene un sistema que permita la grabación de conversaciones con Trump.

Durante la audiencia, Comey hizo un repaso de sus nueve contactos con Trump entre enero y abril pasado, y afirmó que, a su juicio, fue despedido el pasado 9 de mayo como parte de un esfuerzo para de alguna manera “cambiar la forma en que se conducía la investigación” sobre Rusia.

 

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: