California concedió más de 600.000 licencias a indocumentados 

Alrededor de 605.000 inmigrantes indocumentados residentes en California lograron sacarse la licencia de conducir en 2015, en el primer año de funcionamiento de una medida que beneficia sobre todo a personas de origen latino, confirmaron varias fuentes oficiales a la AFP.

Desde que la ley AB 60 entró en vigor el 2 de enero de 2015 hasta final de año “emitimos 605.000 licencias” de las 830.000 peticiones recibidas, explicó Artemio Armenta, portavoz del departamento de tráfico californiano (DMV, en inglés).

En total se emitieron 1.396.000 permisos no comerciales el año pasado.

Las autoridades ya concedieron otras 27.000 licencias en el primer mes de 2016, dato que esperan mantener mensualmente a lo largo del año para alcanzar a finales de 2017 los 1,4 millones de beneficiarios.

La normativa fue aprobada en octubre de 2013 por el gobernador demócrata Jerry Brown para dar un documento legal a los 2,5 millones de personas indocumentadas que viven en California, la cifra estatal más alta del país y cuya mayoría es hispana.

La licencia no otorga beneficios federales, por lo que sus titulares no pueden sacarse ni el pasaporte estadounidense ni abordar aviones. Sin embargo, les permite conducir por todo el país de forma legal sin riesgo a ser multados o a que sus vehículos sean confiscados.

“Creemos que (esta legislación) mejora la seguridad en las carreteras”, señaló el portavoz del DMV.

El legislador demócrata Luis Alejo, autor de la ley, dijo a la AFP que la AB 60 no solo garantiza la seguridad vial, sino que contribuye a la economía estatal.

“La gente ahora puede contratar seguros, comprar coches y alquilar vehículos”, señaló.

En año electoral, donde el debate sobre el futuro de los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos vuelve a ser uno de los ejes de la campaña, esta medida es “un gran éxito”, valoró Alejo.

“Si podemos aprobar políticas que integren inmigrantes (indocumentados), todas las personas que viven en California se benefician”, aseguró.

“Está demostrada la falta de acción de Washington”, apuntó.

Para lograr la licencia, los sin papeles deben demostrar que residen en California mediante facturas o alquileres a su nombre, y posteriormente aprobar un examen teórico y otro práctico.

California es el duodécimo Estado de los 50 que conforman Estados Unidos que aprueba este tipo de ley, además del distrito federal.

La ciudad de Nueva York, por su parte, aprobó en 2014 una cédula de identidad que ayuda a los indocumentados a abrirse cuentas bancarias o acceder a las escuelas. AFP

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: