Congresistas Nydia
PROTESTA. La representante Nydia M. Velázquez, centro, acompañada de legisladoras habla en Capitol Hill, Washington, contra la política de separar a los niños inmigrantes de sus padres en la frontera entre EU y México.

Actores y legisladores protestan por separación de familias en EE.UU


WASHINGTON DC.-El actor estadunidense John Cusack, el líder de los derechos civiles John Lewis y una decena de legisladores demócratas protestaron hoy contra lo que calificaron como la política “vergonzosa” e “inhumana” de separación de familias .

Al grito de “vergüenza”, “vergüenza”, el contingente se aglomeró en la Plaza de la Libertad y marchó para realizar un plantón frente a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) a fin de ser arrestados en protesta por la política migratoria del presidente Donald Trump.

“No se puede negociar con gente que pone a los niños en jaulas. Es hora de una acción directa”, señaló Cusack sentado en el piso a espaldas de las puertas de CBP, fuertemente custodiada por agentes federales.

“Tenemos un presidente en la Casa Blanca que es un nacionalista blanco. Antes lo llamábamos fascista. Y no se va a ir, no se puede cambiar el canal y la pelea está aquí, así que mejor lo derrotamos”, dijo el actor entre aplausos de los manifestantes.

John Lewis, el líder de los derechos civiles y compañero de Martin Luther King, pidió un minuto de silencio como un gesto simbólico en solidaridad con los menores de edad separados de sus padres.

Al cabo de un espacio de silencio total, solo interrumpido por el ruido de automóviles, el contingente entonó “No seremos movidos”, una canción folclórica estadunidense que fue adaptada como himno de batalla por el movimiento de los derechos civiles en la década de los años 60.

Ante la decisión de la CBP de no arrestarlos porque no es ilegal sentarse en la banqueta, el grupo decidió marchar a la Casa Blanca, donde es ilegal bloquear el tránsito en la histórica avenida Pensilvania, a fin de ser detenidos.

En el grupo marchaba el más notorio impulsor de la reforma migratoria en Estados Unidos, Luis Gutiérrez; el primer legislador de origen dominicano  Adriano Espaillat, los congresistas mexicanos estadunidenses Raúl Grijalva, Jimmy González y Al Green.

También marcharon los legisladores Pramila Jayapal -la primera de origen indio-, Joe Crowley y Judy Chu, entre otros.

Al coro de “Devuélvanos a nuestros hijos” y escoltada por la policía la marcha atravesó la avenida Pensilvania, el Departamento del Tesoro y se enfiló hacia el Parque Lafayette, aledaño a la Casa Blanca

Madres de familia de organizaciones locales ondeaban pancartas con las leyendas “No me quiten a mis hijos” y “No separen familias”. Otros portaban un póster gigante con la leyenda “Trump Racista”.

Fue la parte final de una jornada de movilizaciones en rechazo a la política de “tolerancia cero”, a la separación de familias y a una iniciativa migratoria republicana del presidente del Comité Judicial, Bob Goodlatte, que será votada la próxima semana.

Amnistía Internacional y Latin America Working Group realizaron un mitin frente al Capitolio para anunciar la entrega de una petición a la secretaria de Seguridad Interna (DHS), Kirstjen Nielsen, apoyada con 300 mil firmas, en demanda del fin de la separación familiar.

La petición, apoyada por el representante Joaquín Castro y por el senador Jeff Merkel, deplora la política de atemorizar por parte del DHS y demanda un fin inmediato a la “inhumana práctica de detención y separación de familias”.

Decenas de personas protestan en EE.UU. por la separación de familias inmigrantes

Decenas de personas se manifestaron el pasado domingo a las afueras del centro de detención en Otay Mesa, en San Diego (EE.UU.), para exigir que se detengan la separación de familias inmigrantes y que se les otorgue un trato digno.

“¡No están solos!”, gritaron los concentrados, cerca de un centenar, por medio de altavoces ante la mirada del personal de seguridad del centro de detención, a la vez que despotricaron contra la política de “tolerancia cero” adoptada por el Gobierno de Donald Trump que ha motivado la separación de menores de sus padres.

Según cifras oficiales, al menos 1.000 niños han sido apartados de sus padres desde mediados del mes de mayo.

Protesta Ee Uu

En los últimos días, decenas de inmigrantes, entre ellos miembros de la caravana centroamericana que se entregó en la frontera en búsqueda de asilo, denunciaron malos tratos al interior del centro de detención. EFE/Archivo

En los últimos días, decenas de inmigrantes, entre ellos miembros de la caravana centroamericana que se entregó en la frontera en búsqueda de asilo, denunciaron malos tratos al interior del centro de detención.

“¿De qué sirve que nos digan que están bien si creemos que a ellos no les han preguntado cómo se sienten de estar separados de sus madres?”, cuestionó un grupo de madres inmigrantes a través de una carta que fue leída hoy por activistas del grupo Pueblos Sin Fronteras.

La entrada en vigor de las nuevas medidas en materia de inmigración generaron en las últimas semanas un aumento de las redadas, los juicios masivos y las separaciones familiares, lo que ha causado indignación entre organizaciones defensoras de derechos humanos que han calificado dicha práctica de “cruel e inhumana”.

En medio de la protesta los activistas pudieron hablar por teléfono con Édgar, un inmigrante retenido al interior del centro de detención, quien dijo no se le permitió salir ni a él ni a sus compañeros al patio mientras se realizaba la acción.

“Exigimos justicia y que se nos trate como personas que somos, no somos criminales”, manifestó.

Los manifestantes leyeron otra carta firmada por 37 inmigrantes centroamericanos y en la que denuncian “discriminación, condiciones precarias y falta de atención médica” al interior del centro en Otay Mesa, una queja que es investigada por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

“Realmente no sorprende, pero es importante que las personas detenidas aquí están encontrando el espacio para denunciar los atropellos que están viviendo”, comentó a Efe Pedro Ríos, director del Comité de Amigos Americanos de San Diego.

Entre las manifestante figuró la salvadoreña Jenni, que llegó a Estados Unidos con una caravana que se entregó el año pasado y, tras pasar meses en el centro de detención de Otay Mesa, ahora continúa su proceso con un grillete electrónico.

“Cuando yo estuve en la detención hubo varias protestas y nosotros escuchábamos y esas personas nos daban aliento para poder seguir, porque cada día ahí es como un infierno”, dijo a Efe.

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: