Anuncios
Protesta Pto Rico 1
Foto: María Peña/Impremedia

Activistas protestan por crisis en Puerto Rico a 6 meses del huracán Maria

WASHINGTON.-Cubriéndose de una intensa lluvia fría, Daiza Aponte llora cuando describe su situación de “nómada” en hoteles de Nueva York, donde se refugia desde diciembre pasado tras perder su casa en Puerto Rico, pero este martes se sumó a una protesta en Washington para que el Congreso dé más ayuda a los damnificados.

Aponte vino a Washington con sus dos pequeñas para participar en una jornada de protestas que la llevó, junto a más de 250 activistas, desde la sede de la Administración Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), hasta los corredores del Congreso. Una veintena de activistas fueron arrestados en uno de los edificios del Senado, como parte de la jornada de protesta organizada por la coalición “Power 4 Puerto Rico”.

Fue exactamente hoy, hace seis meses, que el huracán “María” devastó la isla, dejando una estela de daños de al menos $94,000 millones, incluyendo el pequeño apartamento de Aponte, y los activistas, muchos de Nueva York, viajaron a Washington para pedir que los legisladores aceleren la ayuda.

El lento proceso de reconstrucción ha puesto a decenas de miles de puertorriqueños al borde de la desesperación y la desesperanza.

“Necesito vivienda para mis niñas, porque ellas la necesitan. Ellas necesitan un lugar estable, no estar de hotel en hotel”, dijo a este diario Aponte, de 29 años y quien ha pasado en hoteles de Brooklyn y Nueva York desde el pasado 29 de diciembre.

Lo perdí todo, por las condiciones médicas de mis niñas me vine para acá… dejé a mi mamá y hermana para dejarle mejor vida a mis hijas, pero mi mamá me hace mucha falta”, dijo Aponte, cuyas lágrimas se mezclaban con la intensa lluvia.

Originaria de Carolina, Aponte no piensa regresar a Puerto Rico porque allí no hay trabajo, sumándose a los más de 135,000 puertorriqueños desplazados por “María” y que se han establecido en Estados Unidos.

Halando el cochecito en el que dormía su hija menor, Aponte marchó junto a los activistas, que se escudaban de la lluvia con inmensas carpas azules que les servían de techo, en alusión a las que aún usan miles de damnificados en la isla.

Los activistas visitaron las oficinas de varios congresistas y, durante un acto de desobediencia civil en el edificio Russell del Senado,  una veintena de activistas fueron arrestados, mientras otros los apoyaban gritando consignas como “Congreso, escucha, estamos en la lucha”, y ” se ve, se siente, Puerto Rico está presente”.

Julio López, director de las campañas de la diáspora puertorriqueña del “Centro para la Democracia Popular”,  dijo que la Administración y el Congreso deberían sentir “vergüenza” ante la crisis humanitaria que sigue consumiendo a la isla, donde muchos “pasan hambre, y no tienen luz, agua, techo o medicina”.

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: