Trump Protesta
Cresencia Alcalde y Ed McTiernan protestan. Inmigrantes protestan en frente del del Teatro Van Nostrand en la Suffolk County Community College donde el presidente Trump habla sobre las pandillas de Long Island. DIARIO LA PRENSA

Trump visita hoy por segunda vez Long Island, NY, donde les espera manifestantes por sus comentarios racista


NUEVA YORK.-La visita del presidente Donald Trump este miércoles a la localidad de Bethpage, Long Island, donde tiene previsto discutir los esfuerzos para erradicar la pandilla MS-13, que ha sembrado el terror en esa parte del Estado, no será bien recibida por líderes y activistas, quienes aseguran que la movida del mandatario solo pretende continuar con su intención de criminalizar a los inmigrantes, algo que envalentona a los racistas.

Trump vuelve a Nueva York luego que el republicano asegurara hace unos días que algunos inmigrantes “no son personas sino animales”, y tras denuncias que revelan que las policías de Long Island estaría vinculando a jóvenes con pandillas sin evidencia real, poniendo a muchos camino a la deportación.

“La retórica de odio y deshumanizadora contra los inmigrantes no es bienvenida en Nueva York“, aseguró Donna Lieberman, directora ejecutiva de la organización NYCLU, quien agregó que las comunidades en Long Island y en todo el Estado “están siendo destrozadas por las crueles políticas de deportación” de la administración Trump, y pidió a los líderes políticos locales que renueven su compromiso con los inmigrantes.

Walter Barrientos, director organizativo de la asociación Make the Road New York, en Long Island, criticó la visita del Presidente y anticipó que atacará con su discurso nuevamente a los inmigrantes. La misma postura fue asumida en julio del 2017 cuando Trump hizo su primera visita oficial a ese condado.

“La visita de Trump al condado de Nassau es parte de su agenda racista y anti-inmigrante para promover su retórica que deshumaniza y criminaliza a jóvenes inmigrantes”, dijo el activista. “Desde el comienzo de la presidencia de Trump hemos visto cómo ha trabajado para seguir su narrativa de jóvenes inmigrantes y pandillas para dividir a nuestras comunidades y avanzar en su plan de deportación masiva. Sin embargo, en Long Island, él no nos dividirá”.

No es bienvenido

Anu Joshi, directora de Políticas de Inmigración de la New York Immigration Coalition Nueva York, advirtió que para luchar contra el crimen es necesario generar confianza en las comunidades de inmigrantes, en lugar de infundir temor y “etiquetarlos” arbitrariamente.

“El presidente Trump no es bienvenido a Nueva York. Sus comentarios deshumanizadores y viles solo sirven como pretexto para perfilar y detener a los jóvenes inmigrantes”, advirtió la defensora.

Hasan Shafiqullah, abogado a cargo de la Unidad de Ley de Inmigración de la organización The Legal Aid Society, compartió los comentarios de Joshi y agregó que es injusto desconocer que los inmigrantes son parte integral del tejido social y económico del estado.

“La última diatriba del Presidente, etiquetar a todos los inmigrantes como ‘animales’ y ‘criminales’, es aborrecible y nada menos que un discurso de odio”, dijo el abogado.

El concejal Rafael Espinal, uno de los líderes del Concejo Municipal de Nueva York, se sumó a las voces de protesta por la manera como el mandatario ha atacado a la comunidad y le recordó a Trump que aunque las autoridades locales comparten la necesidad de combatir a las pandillas, no se puede insinuar que todos los inmigrantes son delincuentes.

“El lenguaje y las acciones del presidente Trump sobre los inmigrantes son inaceptables y nosotros en Nueva York no defenderemos su intolerancia”, dijo el político de origen dominicano. “Por supuesto no aceptamos el terror de los miembros de la pandilla MS-13, pero no nos equivoquemos, los comentarios del Presidente no solo se refieren a la MS-13, sino que combinan a todos los inmigrantes hispanos con la pandilla y perpetúan el odio. Debemos continuar rechazando cualquiera de sus comentarios”.

Comentarios peligrosos

Lucía Gómez, experta en temas políticos y líder comunitaria de la unión sindical Local 78, destacó que los ataques que hace Trump contra inmigrantes le pueden sumar puntos a él con sus seguidores, pero ponen en peligro a todas las comunidades vulnerables, y aumentan los crímenes de odio.

“El señor Trump necesita dejar de antagonizar con sus seguidores, que ya son racistas y xenófobos, y admitir que los inmigrantes no solo construyeron este país (y le ayudaron a construir su imperio), sino que contribuyen a la vitalidad económica y social todos los días”, agregó la sindicalista.

Héctor Figueroa, presidente del sindicato 32BJ, advirtió que los ataques de Trump, que promueven incidentes como el ocurrido la semana pasada en un restaurante de Manhattan, cuando un abogado atacó verbalmente a jóvenes hispanos por estar hablando español, no solamente aumenta las acciones de odio sino que afecta la seguridad.

“Vilipendiar a comunidades enteras de familias trabajadoras pone en peligro toda nuestra seguridad y perjudica a las personas que aumentan nuestra economía y apoyan a nuestras comunidades”, concluyo el líder.

Se espera que tras su visita a Long Island, Trump pronuncie un discurso que pocos consideran será un acto de contrición hacia la comunidad inmigrante.

Datos de ataques discriminatorios en Nueva York en era Trump

  • 30% ha aumentado los casos de discriminación y acoso basados en estatus migratorio, origen nacional, raza y religión en los últimos dos años.
  • 856 quejas fueron interpuestas en el 2016 y 2017.
  • 645 denuncias fueron interpuestas en el 2014 y el 2015.
  • 20% aumentaron las investigaciones por discriminación y acoso relacionadas con estatus migratorio en los últimos dos años
  • 334 quejas hubo en el período del 2016 al 2017.

Denuncias de criminalización en Long Island

  • 78% de los proveedores de servicios informan que la policía hizo acusaciones relacionadas con pandillas contra clientes inmigrantes o miembros de la comunidad.
  • 50% de los afectados denunciaron que las autoridades hacen esas acusaciones en las calles.
  • 33% denunciaron incursiones en sus domicilios.
Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: