Peledeistas de NY se disputan control del Index


Primera Plana/Luis Alfredo Collado.-Ya estaba oscuro y caía una ligera llovizna. Cuando caminaba por la plaza un caballero alcanzó a una dama y le dijo: ¡Kenia! “te puedo tapar”. Ella aceptó y el la cubrió con su paraguas. En ese momento éramos tres los que buscábamos la puerta para entrar a la Hispanic Society of America. Es aquí, indicó Kenia. La abrimos y del otro lado nos recibió Miguelina Echavarría con una sonrisa automática.

Seguí y ellos quedaron atrás, a pocos pasos un hombre de tez morena me detuvo y se hizo sentir con voz melódica: “Señor no puede entrar con esa mochila debe dejarla en ese cuarto”. Le respondí: “aquí llevo mi equipo de grabación, si usted no me lo deja pasar entonces no podré hacer nada”. Sin pensarlo y sin averiguar lo que llevaba me permitió continuar. Cuando entré al auditorio estaba lleno, la concurrencia llegó puntual y el canciller impuntual.

Hice un paneo con la mirada y alcancé a ver los rostros que son comunes en los eventos que emanan del oficialismo. Luego me quedé  inmóvil como una estatua desde que observé las paredes adornadas con los murales de Sorolla, algo impresionante que no imaginaba encontrar en ese lugar que no conocía.

Ver:  Nueva York despliega 6 mil policías en operativo de Año Nuevo

Era el lunes 14 de diciembre, día en que el canciller Andrés Navarro, iba a anunciar la apertura del “Instituto de los dominicanos y dominicanas en el exterior” (Index).

Al evento acudieron en su mayoría los del Partido de la Liberación Dominicana. Empleados del consulado y la Misión ante las Naciones Unidas, sus relacionados y algunas personalidades de la comunidad.

Después de una buena espera entró el canciller y sus acompañantes. Primero habló el cónsul Eduardo Selman, luego el embajador Julio Santana, después Ana García Reyes y finalmente Andrés Navarro, el jefe de la diplomacia dominicana.

Los discursos fueron improvisados con explicaciones que explicaban poco. Todo lo que va a ser el Index, estuvo empotrado entre la teoría y la fantasía. Lo más claro que hubo fueron las loas al Presidente Danilo Medina, por su atención a los dominicanos que residen en el exterior.

Tanto el canciller como el resto de los que hicieron uso de la palabra ignoraron a dirigentes empresariales, cívicos y comunitarios. Algunos incluso sentados en primera fila, y que manejan organizaciones de mucha incidencia en New York.

Ver:  Bombero muere al caer del quinto piso en Queens, NY

Parece que el Index nació al revés. Lo anunciaron sin haberlo aprobado en el pleno del congreso, solo el decreto 372-15, hasta el momento le da vida. No hablaron de su presupuesto para ponerlo a funcionar, ni quién lo va a dirigir. Aquí tiene un local, aun sin personal y ya se ha comentado que existe un forcejeo entre grupos del PLD que quieren tomar el control de esa oficina.

Por si fuera poco operará en el controversial “edificio triangular” que construyó Alianza Dominicana. Sus líos de carácter económico lo llevaron hasta las manos y el control de la Universidad de Columbia.

Una fuente bien informada nos contó que al día siguiente, martes 15, el canciller entrevistó a varios aspirantes a empleados pero que estos en su mayoría pertenecen a los grupos de Frank Cortorreal y Marcos Montilla, quienes precisamente estuvieron en la mesa de honor, sentados junto a Navarro. Esto parece que ha generado revueltas estomacales entre más de un dirigente morado.

Ver:  Hombre asalta dos bancos en Queens con minutos de diferencia

Pero el Index no es nuevo en su género, antes con iguales o parecidos propósitos hicieron su debut los Consejos Consultivos, y el Consejo Nacional para las Comunidades Dominicanas en el Exterior (Condex), ambos sin éxito ni utilidad.

Este tercer intento del Gobierno Dominicano por establecer una entidad vinculante entre las comunidades del exterior y el país debiera funcionar. Eso sería lo ideal.

El gobierno conoce a la perfección las necesidades de la diáspora. Sabe que pagamos los vuelos más caros, porque nos castiga con impuestos abusivos. A nuestros hijos le cobran estadía igual que a los turistas, también pagan como extranjeros en universidades y colegios. El gobierno sabe que los servicios consulares son una estafa. El gobierno está consciente que no hay garantías para las inversiones y el retorno de los migrantes.

Esto es parte de lo que a simple vista más afecta a los que han cruzado el océano. Si lo corrigen no tienen necesidad de hacer ningún Index.

[mom_video type=”youtube” id=”doPMmNwLcTY” width=”600″ height=”355″]

Déjanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: