Brianna Brochhausen William Herring
TELEMUNDO 47

Padres sofocan a bebé porque lloraba


NUEVA YORK.-Dos padres de Nueva Jersey están acusados de asesinar a su hijo de solo 4 meses en un motel del condado de Burlington.

William Herring, de 42 años y Brianna Brochhausen, de 22, ambos de Mahwah, Nueva Jersey, están acusados de asesinato y conspiración para cometer un asesinato, informaron los fiscales.

Bebé Eli: un atroz caso que conmociona en Ecuador

[TLMD - NY] Bebé Eli: un atroz caso que conmociona en Ecuador

Bebé Eli: un atroz caso que conmociona en Ecuador. (Publicado martes 17 de julio de 2018)

Los investigadores dicen que Herring y Brochhausen estaban con su bebito Hunter en el Hilltop Motel, en 100 block de la Ruta 68, en Springfield Township el 14 de febrero, cunado “castigaron” al pequeño porque lloraba demasiado.

Según fiscales, los padres dijeron estar frustrados por el llanto incontrolable del infante, por lo que decidieron colocarlo bocabajo sobre la cama y le cubrieron la cabeza y el cuerpo con un edredón.

Los padres salieron a fumar cigarrillos y regresaron a la habitación unos 10 minutos más tarde, fue entonces cuando descubrieron que Hunter no respiraba, dijo la policía.

El bebé fue llevado al Hospital Virtua en Mount Holly antes de ser trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos en el Hospital Infantil de Filadelfia.

El bebé murió el 3 de marzo después de que los médicos retiraran el soporte vital.

El médico forense determinó que había muerto por “complicaciones de asfixia” y su muerte fue clasificada como un homicidio.

“Las acciones irresponsables de estas personas terminaron con la vida a un niño indefenso de 4 meses”, dijo el coronel Callahan, superintendente de la policía estatal de Nueva Jersey. “Felicito a los detectives de nuestra Unidad de Homicidios del Sur y la Oficina de Investigación Criminal por su compromiso y dedicación para encontrar justicia para el bebé Hunter”.

Herring y Brochhausen fueron detenidos el lunes por la policía del estado de Nueva Jersey.

Algunos residentes del estado expresaron su indignación luego de que el padre del bebé apareciera sonriendo en la fotografía de la policía. Los vecinos acusaron al hombre de “insensible” y de no mostrar arrepentimiento por el presunto asesinato de su pequeño.

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: