Los conservadores sufren otro gran revés en Estados Unidos


El alcalde Bil De Blasio mientras casa a una pareja de lesbianas, en una acto para celebrar la sentencia del Tribunal Supremo que otorga el derecho al matrimonio entre homosexuales en todos los estados de la Unión Americana

El alcalde Bil De Blasio mientras casa a una pareja de lesbianas, en una acto para celebrar la sentencia del Tribunal Supremo que otorga el derecho al matrimonio entre homosexuales en todos los estados de la Unión Americana

NUEVA YORK- Con el fallo de este viernes que otorga a las parejas del mismo sexo el derecho a casarse en cualquier lugar de los Estados Unidos, la Suprema Corte de Justicia asesta un segundo golpe contundente, en apenas 24 horas, a la agenda republicana tachándole dos de sus principales temas conservadores.

En horas tempranas de la víspera, el máximo tribunal judicial, ratificó el derecho que tienen millones asegurados de bajos ingresos en el programa conocido como Obama Care, a recibir servicios subvencionados por el gobierno.

El presidente Barack Obama, promotor de la reforma de salud que rechazan rabiosamente los conservadores republicanos y del Tea Party, no pudo contener su alegría al enterarse de la sentencia de la Suprema Corte, el pasado jueves.

Y también este viernes, se apresuró a festejar por la felicidad que sienten las parejas del mismo sexo, por la decisión aprobada por cinco de los nueve jueces de la Corte Suprema, que desafía el rechazo de varios estados bajo control republicano que han legislado en contra del matrimonio entre homosexuales.

En esta ciudad, la principal del estado del mimo nombre y del país, el alcalde Bill De Blasio llamó temprano a festejar en horas de la tarde, con la celebración de la boda de una  pareja de lesbianas.

“Hoy en día, podemos sentir profundamente las inmortales palabras del Dr. King (Martin Luther King) – que han llegado a la vida – cuando dijo: “El arco del universo moral es largo, pero se dobla hacia la justicia”, dijo De Blasio en un breve discurso, interrumpido frecuentemente por el público, compuesto mayormente por parejas de gais y de lesbianas.

Este es un momento culminante – y vamos a recordar estas palabras potentes y sencillas de justicia  de Kennedy, quien escribió: “Ningún sindicato es más profundo que el matrimonio, ya que encarna los más altos ideales de amor, la fidelidad, dedicación, sacrificio, y la familia.”

El alcalde neoyorkino terminó su discurso diciendo “es en ese espíritu que me siento feliz y me siento muy honrado de unir legalmente dos parejas de Nueva York”.

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: